avatar
La Asociación Nacional de Periodistas del Perú expresa su enérgica condena a la detención y abuso cometido contra el corresponsal del diario La República Raúl Cabrera Ramos, detenido en Nueva Fuerabamba, mientras cubría la represión policial en el contexto del conflicto social por el proyecto Las Bambas, en Apurímac, este miércoles 27 de abril.
Preocupa que no se haya tenido información exacta referente al paradero del periodista por alrededor de seis horas. En este tiempo, desde los espacios policiales, compartían información contradictoria, negando la presencia de detenidos, cuando periodistas locales confirmaron que al menos 10 personas se encontraron en esta condición, lo que fue confrontado desde la Oficina de Derechos Humanos de la ANP en comunicación con la Subprefectura de Chalhuahuacho.
Raúl Cabrera no solo fue detenido, sino que también le incautaron su teléfono, cámara y documentos, según la información difundida por sus colegas del diario La República, para luego ser llevado a la Comisaría de Chalhuahuacho.
Según expresó el comisario de dicha dependencia al Defensor del Pueblo de Apurímac, el periodista fue llevado para que le realicen exámenes médicos y negó la incautación de sus equipos.
Desde la ANP exigimos que la Comisaría de Chalhuahuacho facilite toda la documentación que constate estos hechos y sean revisados por el Ministerio Público para que determine a todos los responsables de un claro abuso de autoridad.
El periodista, en comunicación con la Oficina de Derechos Humanos de la ANP, reconoció que le desconocieron el valor de su carnet de prensa, lo llevaron al interior del campamento minero, le revisaron y retuvieron sus herramientas de trabajo y documentos, y lo tuvieron retenido en el interior de un vehículo junto a otras 20 personas aproximadamente. Asimismo, señala que le borraron los videos que registró de la intervención de los agentes policiales en la zona.
Exhortamos a la Policía Nacional del Perú (PNP) a respetar su Manual de Derechos Humanos Aplicados a la Función Policial, el mismo que establece que “sólo las autoridades policiales pueden ejercer la potestad de detener bajo los preceptos de delito flagrante o mandato escrito y motivado de juez competente”; así como lo dispuesto por organismos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que exige medidas especiales de protección al trabajo periodístico, especialmente en contextos de conflicto social.
La Asociación Nacional de Periodistas del Perú – ANP se mantiene vigilante del trabajo de hombres y mujeres de prensa, especialmente en zonas de conflicto, quienes, como Raúl Cabrera, son víctimas de algún ataque por cubrir la represión policial.
Lima, 27 de abril 2022
COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL
  • Compartir:

Leave a Comment