avatar
La Asociación Nacional de Periodistas del Perú – ANP expresa su enérgico rechazo y preocupación por los hechos hostigantes y amenazas contra Anthony Rodríguez Rumiche y Jhonatan Montoya Hurtado, equipo periodístico de Prensa Callao TV, cuya integridad se encuentra en grave peligro tras la difusión de audios que evidenciarían tráfico de influencias al interior del Fondo Municipal de Inversiones del Callao – FINVER Callao S.A.
El 1 de febrero Anthony Rodríguez recibe, de una fuente confidencial, un audio que revela un posible tráfico de influencias por parte de Tito Astudillo Rodríguez, gerente general de FINVER Callao S.A.
Dicha empresa, que depende directamente de la Municipalidad Provincial del Callao, gestiona la distribución financiera a través de obras y proyectos urbanos de dicha provincia constitucional.
El audio recibido por el medio de comunicación daba cuenta de una supuesta llamada entre el gerente y un tercero para brindarle facilidades en el otorgamiento de una obra que se encuentra paralizada hace más de dos años en la zona sur del Cercado del Callao.
Luego de recibido el material, el periodista llama a Astudillo para recoger su versión de los hechos, ante lo que el funcionario lo cita en su despacho. El gerente, nunca atendió al periodista. Ante esta situación, el periodista le deja un mensaje vía WhatsApp, notificando que realizó la solicitud de descargos y señalando que difundiría los audios.
Al día siguiente, el 2 de febrero, anuncian la difusión del audio que probaría el presunto tráfico de influencias. Después de esto, Anthony recibe una llamada telefónica de un hombre que se identifica como Raúl Rodríguez y se presenta como abogado de Tito Astudillo, solicitando que le indique su dirección para enviarle una carta notarial.
Similar situación ocurre con Jhonatan Montoya, quien recibe una llamada de la misma persona con igual solicitud. Ambos periodistas le indican que los datos para el envío de ese documento los encontraría en las redes del medio, señalando el domicilio legal, ubicado en Cercado del Callao.
Horas después de recibir la llamada, según el registro de las cámaras de seguridad de Anthony Rodríguez, personas desconocidas llaman a la puerta de su domicilio con insistencia alrededor de media hora, cuando él se encontraba junto a su familia fuera de este.
Según una vecina, que salió ante la situación inusual, los sujetos indicaron que querían ofrecer servicio de jardinería y esperarían el retorno del periodista, aunque se retiraron antes; luego de esto apareció otra persona, quien es atendido por la misma vecina, consultando si la vivienda estaba en venta.
Rodríguez Rumiche se mostró extrañado al enterarse de esto, puesto que cuenta con un servicio particular para jardinería y no había publicado ningún aviso señalando que su domicilio esté en venta.
El 3 de febrero, antes de emitir el audio de Tito Astudillo, el funcionario remite una carta notarial al domicilio de Jhonatan Montoya. El documento señalaba que ese material se encontraría en propiedad de una banda criminal que lo estaba extorsionando y acusaba a los periodistas de ser parte de la misma.
Ante esta situación, el equipo contrata a un perito particular para que compruebe la veracidad del material. Esa noche, Anthony Rodríguez difundió el audio.
Al día siguiente, 4 de febrero, llega una nueva carta notarial al domicilio de Jhonatan Montoya de forma irregular: los couriers encargados de dejar el documento ingresan hasta el domicilio del periodista.
Al observar esto, ante la conmoción de su familia, el hombre de prensa atiende al enviado, quien le hace presente el documento e invoca que recapacite para dejar de meterse con Tito Astudillo. Montoya observa extrañado la carta, la misma que adjuntaba fotografías de la fachada e interiores de su vivienda.
La policía interviene el vehículo en el que llegó el courier y encuentra bates de béisbol en su interior. El periodista, sorprendido al observar esto, hace registro videográfico de las personas y objetos encontrados, los mismos que luego difunde en Prensa Callao TV.
La Asociación Nacional de Periodistas del Perú advierte un serio riesgo contra la integridad física de los periodistas Anthony Rodríguez Rumiche y Jonathan Montoya Hurtado, de Prensa Callao TV, tras estas actuaciones intimidantes en su contra. La ANP, demanda que se otorguen garantías personales para ambos periodistas.
Ningún periodista, ni sus familias, pueden ser asediados, por destapar posibles actos de corrupción. El Estado tiene el deber de garantizar su seguridad por el riesgo al que se exponen y sus colegas tiene el imperativo moral de expresar solidaridad y demandar celeridad en la investigación de esta hostilidad infame.
  • Compartir:

Leave a Comment