Matriz Histórica
Del Gremio De La Prensa
Domingo, 20 enero 2019


Freelancers francesas forman un colectivo de periodismo feminista

Audrey Lebel dejó hace poco su trabajo full-time en una redacción para convertirse en freelancer full-time. Aunque sabía que la decisión traería sus dificultades, quería tener más libertad para centrarse en las historias que le interesaban. Y, al poco tiempo, descubrió que el trabajo independiente no era tan aislado ni competitivo como esperaba.

Mientras buscaba un espacio compartido de oficina, encontró algo mejor: un equipo de freelancers que compartían sus valores personales y periodísticos.

Lebel se unió a Judith Duportail, Cerise Sudry-Le Dû y Pauline Verduzier en su nuevo colectivo periodístico Journalopes, que puede traducirse, en inglés, a Journo-bitches.

El colectivo no solo comparte una oficina en París, sino también valores de solidaridad y comunidad, y trabaja en temas relacionados con los derechos de las mujeres y los derechos humanos.

"Es un estado de ánimo compartido. Es amabilidad, sororidad, ayuda mutua, compartir contactos, aconsejarse y apoyarse cuando un editor no ha respondido, ha rechazado una propuesta o quiere que revisemos una historia", explica Lebel.

En los últimos dos años llegaron nuevos miembros y el equipo ahora tiene seis mujeres, lo que Lebel considera un número práctico para un grupo que desea permanecer cohesionado y manejable. Duportail y Sudry-Le Dû se mudaron recientemente, a Berlín y Estambul respectivamente, pero las redes sociales las ayudan a permanecer estrechamente conectadas.

Las periodistas se ponen al día a diario en un grupo privado de Facebook y tienen un grupo de WhatsApp en el que mezclan conversaciones personales y profesionales. Cada mes organizan una reunión en Skype donde hablan sobre su trabajo en curso e ideas para proyectos futuros.

Si bien todas cubren los derechos de las mujeres, han cultivado una experiencia en diferentes temas, incluyendo redes sociales, la intimidad y los derechos de las mujeres en diferentes regiones del mundo.

Lebel dice que rara vez hay competencia, y siempre que surge una tensión en el equipo se comunican de inmediato. En lugar de generar problemas, su fuerte identidad les ha permitido llegar a ser más conocidas, y promueven el trabajo del grupo a través de sus redes sociales colectivas.

"Hemos ganado visibilidad porque tras dos años estamos claramente identificadas como un colectivo feminista y femenino que cubre temas sociales relacionados con los derechos de las mujeres en Francia y el extranjero", dice Lebel.

Las periodistas se apoyan mutuamente en los fracasos y los rechazos, pero también celebran los éxitos de las demás, lo que aumenta la confianza del equipo. El año pasado, por ejemplo, Lebel reporteó desde Ucrania.

"No creo que me hubiera ido a vivir a Ucrania sin las Journalopes", dice Lebel. "Ellas me demostraron que podía hacerlo".

Mientras estuvo allí Lebel nunca se sintió sola; incluso se ha sentido más segura por ser parte del colectivo. Cada vez que una miembro va a una zona de conflicto, comparte sus números locales con el resto del grupo, así como los de su fotógrafo y fixer.

"El grupo tiene nuestra agenda, incluidos los días y los lugares donde planeamos estar", cuenta Lebel. "Es una ventaja increíble".

Cuando Journalopes acababa de nacer, sus miembros ya tenían claro que no querían ser amigas sino compañeras de trabajo, pensando que mezclar trabajo y amistad no sería eficiente ni productivo. Sin embargo, a través de sus experiencias compartidas, se acercaron y ahora se consideran una familia. Durante su reunión mensual de Skype, hablan sobre trabajo, pero suelen terminan compartiendo temas personales.

"Como en cualquier colectivo, redacción o equipo, hay tensiones, pero sabemos cómo manejarlas", dice Lebel. "Con Journalopes todas hemos encontrado lo que queríamos, y estar juntas es una verdadera fortaleza”.

Clothilde Goujard/ijnet.org/es

 
La vida robada de John Lennon

Tiene toda la pinta de ser una Historia Interminable, un Halcón maltés en versión neoyorquina. La semana pasada, las autoridades alemanas anunciaban que se iba a procesar al intermediario que en 2014 había ofrecido a una casa de subastas berlinesa los diarios, las gafas y una serie de objetos que habían pertenecido a John Lennon. Ninguna broma: el hombre había recibido 785.000 euros en concepto de adelanto por parte de su alijo. El material ya ha sido devuelto a la viuda.

Los diarios han tenido una vida agitada desde el asesinato de John, el 8 de diciembre de 1980. Su asistente personal, Frederic Seaman, se los llevó del edificio Dakota, con la intención -dijo luego- de entregárselos a Julian Lennon, el maltratado primer hijo del cantante. Como excusa ("John me lo pidió"), resultó un tanto endeble. Además, se los pasó a un periodista, Robert Rosen, que se ocupó de transcribirlos.

La codicia hizo su efecto. Entraron en escena otras personas, empeñadas en rentabilizar el hallazgo. Los diarios (en origen, unas agendas publicadas por la revista The New Yorker) fueron sustraídos posteriormente del domicilio de Rosen. Seaman fue detenido por policías al servicio de Yoko que, según su narración, le apalizaron para que entregara los manuscritos. En 1983, Seaman se reconoció culpable de hurto agravado y fue condenado a cinco años en libertad condicional.

Los diarios volvieron al Dakota pero Yoko no tomó medidas especiales para protegerlos. Y fueron birlados nuevamente, junto con cartas y grabaciones. En esta ocasión, el ladrón fue Koral Karsan, el chófer de Ono. A finales de 2006, el hombre intentó chantajear a su jefa -de la que aseguraba haber sido amante- de modo muy torpe. Retenido en una de las peores cárceles de Nueva York, Rikers Island, Karsan optó por reconocer su culpabilidad, a cambio de ser deportado rápidamente a su Turquía natal.

Por lo que parece, Yoko y sus abogados no hicieron demasiados esfuerzos por localizar las piezas sustraídas por Karsan. Que recalaron finalmente, como se ha contado, en Alemania. Los diarios ya eran más reliquias que documentos: los llamados "años del Dakota" han sido explorados minuciosamente en numerosos libros, incluyendo los publicados por Seaman (The Last Days of John Lennon) y Rosen (Nowhere man: los últimos días de John Lennon, en la versión española).

Es decir, que ya no escandaliza saber de la fascinación de John y Yoko por creencias irracionales (astrología, numerología, clarividencia, algo llamado direccionalismo), la sorda competencia con Paul McCartney o el desequilibrio en la relación de la pareja, con una esposa que se permitía todas las libertades mientras controlaba hasta el dinero que podía gastar su marido.

En los casi 40 años que han pasado tras el asesinato, Ono se ha revelado como una hábil gestora de su patrimonio, perpetuando una visión edulcorada del difunto y promocionando su propia obra. Sin embargo, Yoko no tiene una gran cultura rock y seguramente desconoce Unfaithful Servant, uno de los grandes temas de The Band. La canción de Robbie Robertson es un lamento sombrío que avisa que suelen terminar mal las relaciones entre la señora de la casa y el criado.

Diego A. Manrique/ El País (España)

 
Pelear en el barro

Como decía Bill Clinton, uno de los progresistas más sagaces (y que más añoramos en esta época de postureo izquierdista), no pelees en el barro con un cerdo. Y es lo que hacemos con los nuevos políticos ultranacionalistas. No nos preguntamos qué quieren, sino quiénes son. Y, al acusarlos de neofascistas y racistas, descendemos a un terreno enfangado donde los extremistas tienen siempre las de ganar.

El racismo es un problema, pero el problema no es el racismo. A pesar del alarmismo de los intelectuales supuestamente progresistas, ni Trump ni Bolsonaro ni la derecha radical europea serán capaces de reeditar el racismo y la homofobia imperantes en las sociedades occidentales hasta hace apenas unas pocas décadas. Somos demasiado tolerantes como para reproducir nada que se parezca no ya a las atrocidades de los años treinta del siglo pasado, sino tan siquiera a las terribles leyes homofóbicas y racistas de las más respetables sociedades de los años sesenta o setenta. El denominador común de la nueva extrema derecha no es el racismo o el neofascismo, sino el nacional-populismo. Esta distinción es crucial para entender el éxito de estos movimientos más allá de los pesebres mediáticos en los que nacieron. Algunos nacional-populistas son racistas. Pero son pocos, porque nuestras sociedades son, cada día, más tolerantes con la diversidad. Por ejemplo, hasta entrados los años ochenta, uno de cada cuatro americanos aprobaba la prohibición de los matrimonios interraciales. Ahora, casi nadie.

Para crecer fuera de la caverna neofascista, los nacional-populistas han cambiado la concepción pura de nación que tenían sus abuelos por una idea vaga y más inclusiva. No exigen las condiciones biológicas, sexuales, ni tan siquiera culturales, de los viejos fascismos. No quieren transformar la sociedad, sino evitar las transformaciones sociales. No venden políticas claras, sino amalgamas de neoliberalismo y proteccionismo. No ofrecen una ideología máxima, sino mínima, capaz de atraer a miles de votantes que simplemente temen los cambios de un mundo global. Si los llamamos racistas, reforzamos su percepción de que solo los políticos ultras les entienden de verdad. Para derrotar a la ultraderecha, debemos mostrar su evidente incoherencia programática, no su supuesto racismo.

Queda mucho camino hasta conseguir una sociedad más justa y tolerante. Pero, para andarlo, hay que salir del barro. @VictorLapuente

Víctor LaPuente

 
El falso héroe es un villano

Lo presentaron como el héroe naranja. Se había ganado la confianza de algunos congresistas, fieles a Kenyi Fujimori, declarando que su voto iba a ser consciencia, dejando entrever, la posibilidad de no acatar la orden del fujimorismo, de vacar al presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Les tendió una celada, y cayeron. Kuczynski tuvo que renunciar a la presidencia. Moisés Mamani, el desconocido congresista por Puno, se convirtió rápidamente en una celebridad y los congresistas de Fuerza Popular, salieron a defenderlo contra toda imputación.

El héroe resulto ser un villano. Ya no queda duda que la gente que captó Fuerza Popular, para conformar su lista, no pasó por un “control de calidad”. A los que compraron certificados falsos de estudios –uno de los cuales es el propio Mamani -, se suma ahora este escándalo que denigra, mucho más, a una institución representativa de la democracia: el parlamento.

Y, casi por coincidencia, sucede este incidente el mismo día de la marcha convocada por un colectivo, que bajo la premisa de que el Currículo Nacional de Educación Básica promueve la ideología de género, proponen que esta palabra, que acompaña el término enfoque de género, sea retirado.

¿Tiene algo que ver el comportamiento de Moisés Mamani con el enfoque de género? Por supuesto que sí. Si de niño, en la escuela le hubieran enseñado que a las mujeres se respeta, que no son su “propiedad”, no hubiera agredido a la trabajadora de Latam, como lo hizo.

Por eso, la conducta de Moisés Mamani, solo es explicable, dentro de una cultura, en la que el hombre cree tener todos los derechos sobre la mujer. Y, más aún, si este tiene poder, como el de ser congresista, se siente poderoso para propasarse y tocarle los glúteos a una mujer, como lo han denunciado.

En el caso de Mamani, esa cultura machista no es un atenuante, porque se trata de un congresista y se supone que conoce las leyes. Por el contrario, es un agravante, porque sabe, por el cargo que representa, que son delitos el acoso sexual y el tocamiento indebido.

Lo que ha hecho merece una sanción. La primera debe ser el desafuero del congreso. Ya la denuncia está puesta en la Comisaría del Aeropuerto Jorge Chávez, y esta lo ha derivado a un fiscal. Mamani, deberá responder ante la justicia.

¿Lo blindarán en esta oportunidad? Cuando una ex asesora de su despacho lo denunció por acoso sexual y despido arbitrario, no pasó nada, y, lo mismo ha ocurrido, con la denuncia sobre sus estudios secundarios, que se supone no los cursó, pero si figuran en su hoja de vida.

Por lo pronto, la asesora de la bancada de Fuerza Popular, la ex congresista Martha Chávez, ha puesto en duda la versión de la trabajadora de Latam, pese a la denuncia y al comunicado de la aerolínea. Para ella, si hubiera ocurrido el tocamiento, lo debieron detener por flagrancia en ese mismo momento. Además, argumenta, que en los aviones siempre hay golpes y tocamientos.

Julio Abril

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 9 de 303

Alertas - OFIP

Tarapoto: Absuelven a periodista denunciado por congresista fujimorista
24/10/2018

SAN MARTÍN.- La Corte Superior absolvió al periodista de Tarapoto, Edgar Alarcón Zavaleta, denunciado por Esther Saavedra por presunta difamación agravada. La congresista fujimorista solicitó, a [ ... ]


Puno: Amenazan de muerte a periodista
02/10/2018

El periodista Liubomir Fernández Fernández, del diario La República, en Puno, fue amenazado de muerte por Rubén Choquehuanca Mamani, cuñado del candidato a la gobernación regional, Alexander Flo [ ... ]


Periodista es atacado tras denunciar posibles corrupción
07/09/2018

El periodista de investigación Hugo Máximo Gonzales Henostroza, director del portal www.noticierolibre.com, fue agredido físicamente el reciente 19 de agosto, cuando se dirigía a su casa, en la pr [ ... ]


Otras noticias

Filiales en Acción

ANP presente en Huanta en homenaje a Hugo Bustíos
24/11/2018

AYACUCHO.- La Asociación Nacional de Periodistas del Perú participó en Huanta, de los actos conmemorativos por los 30 años del asesinato del periodista Hugo Bustíos Saavedra, quien fuera presiden [ ... ]


ANP se moviliza en todo el país en demanda de garantías para la prensa
17/07/2018

  En defensa de la libertad de prensa, contra la corrupción, y en demanda de una verdadera libertad de prensa, Las bases de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP) se movilizan a lo  [ ... ]


ANP de duelo por temprana muerte de expresidente de la base Chimbote
22/06/2018

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú lamentó la temprana muerte del periodista Alberto Pérez Gonzales, expresidente de la ANP Chimbote, exmiembro del Comité Ejecutivo Nacional y, sobre  [ ... ]


Otras noticias

Informe Especial

Jóvenes y mujeres en el medio rural
17/01/2019

ESPAÑA.- El ministro de Agricultura Luis Planas se reunió el primer lunes de año con la comisionada para el Reto Demográfico, Isaura Leal, con quien ha abordado los avances en el proceso de elabor [ ... ]


Sin cultura el mundo aburre
17/01/2019

Muchos personajes aprecian los buenos libros. Citamos algunos. Borges escribió: “Uno llega a ser grande por lo que lee y no por lo que escribe”. Thomas Carlyle afirma: “La verdadera universidad [ ... ]


Se acabaron los secretos
09/01/2019

El secreto de las comunicaciones fue el resultado de una larga lucha. Los tiranos siempre han tratado de poner sus zarpas sobre lo que piensan sus súbditos y mucho más sobre lo que escriben. Cuando  [ ... ]


Otras noticias