Matriz Histórica
Del Gremio De La Prensa
Miércoles, 21 octubre 2020
Informe Especial
Líderes de todo el mundo exigen vacuna universal y gratuita contra covid-19

GINEBRA.- Líderes de todas las regiones del mundo demandaron a la asamblea que reunirá a los  ministros de Salud de 194 países que, cuando se consiga una vacuna eficaz contra el covid-19, se ponga gratuitamente a disposición de todos los habitantes del planeta.

Una carta abierta firmada por 140 figuras, entre ellos gobernantes y exmandatarios de una veintena de países, fue divulgada este jueves 14 con propuestas dirigidas a la Asamblea Mundial de la Salud, que deliberará virtualmente el 18 y 19 de mayo.

Los gobiernos y entidades internacionales “deben unirse para crear una garantía mundial que asegure que, cuando se desarrolle una vacuna segura y eficaz, se produzca rápidamente a gran escala y se ponga a disposición de todas las personas, en todos los países, de forma gratuita”, dice la carta.

La misma demanda “se aplica a todos los tratamientos, diagnósticos y otras tecnologías para frenar el covid-19”, añadió el texto.

Encabezan las firmas Cyril Ramaphosa, presidente de Sudáfrica y de la Unión Africana, los presidentes de Ghana, Nana Addo Dankwa Akufo-Addo, de Senegal, Macky Sall, y el primer ministro de Pakistán, Imran Khan.

El documento señaló que gracias a los esfuerzos de los sectores público y privado se avanza con rapidez en el proceso, y varias “vacunas candidatas” ya entraron en la fase de los ensayos clínicos.

El mundo “solo estará seguro cuando todos y todas podamos acceder a una vacuna”, por lo que la Asamblea “debe forjar un acuerdo mundial que asegure el acceso rápido y universal a vacunas y tratamientos de calidad garantizada, en los que la necesidad se priorice por encima de la capacidad de pago”, postularon.

“Ya es hora de que los ministros renueven los compromisos contraídos en el momento de la fundación de la Organización Mundial de la Salud, en el que todos los Estados aceptaron proporcionar el más alto nivel posible de salud como derecho fundamental de todo ser humano”, reza la carta.

Subrayaron que “ahora no es el momento de permitir que los intereses de las empresas y gobiernos más ricos se antepongan a la necesidad universal de salvar vidas, ni de dejar esta tarea tan importante y ética a merced de las fuerzas del mercado”.

Recordaron las “dolorosas lecciones” dejadas por la historia del acceso desigual a los medicamentos para tratar el VIH y el ébola”, epidemias que siguen cobrando centenares de miles de vidas y comprometiendo enormes recursos para su combate.

Numerosos exgobernantes suscriben la carta, entre ellos los latinoamericanos Fernando Henrique Cardoso, de Brasil, Laura Chinchilla, de Costa Rica, Ricardo Lagos, de Chile, Juan Manuel Santos, de Colombia, y Ernesto Zedillo, de México.

Están los europeos destacan Gordon Brown, de Gran Bretaña, Felipe González, de España, José Manuel Durao Barroso, de Portugal, Vigdís Finnbogadóttir, de Islandia, Mary Robinsom, de Irlanda, Horst Köhler, de Alemania, Jan Peter Balkenende , de Holanda, y  Viktor Yushchenko, de Ucrania.

De África, Asia y Oceanía sumaron sus firmas Olusegun Obasanjo, de Nigeria, Festus Mogae, de Botswana, Chandrika Kumaratunga, de Sri Lanka, José Manuel Ramos Horta, de Timor-Este, y Helen Clark, de Nueva Zelanda.

También figuraron los economistas Joseph Stiglitz, Michael Spence y Thomas Pikeytty, el Nobel de la Paz 2014 y activista de los derechos de la infancia Kailash Satyarthi, y la directora de la agencia de las Naciones Unidas contra el sida, Winnie Byanyima.

El documento demanda que la asamblea de ministros de Salud “garantice el intercambio obligatorio en todo el mundo de los conocimientos, datos y tecnologías relacionados con el covid-19, además de la creación de patentes conjuntas y de libre acceso para todos los países”, sobre esta enfermedad.

Piden que se establezca “un plan global y justo de fabricación y distribución rápida, totalmente financiado por las naciones ricas, para la vacuna y todos los productos y tecnologías en relación con el covid-19”, y que garantice precios de costos reales, transparentes y que se suministre según la necesidad.

La prioridad debe estar en “el acceso de los trabajadores y trabajadoras de primera línea, las personas más vulnerables y los países pobres con menor capacidad para salvar vidas”, según el documento.

Insistieron en que “solo una vacuna universal, que tenga los valores de la igualdad y la solidaridad en su epicentro, puede proteger a toda la humanidad y hacer que nuestras sociedades vuelvan a funcionar de forma segura”, por lo que “ ha llegado la hora de crear un valiente acuerdo internacional”.

(IPS).

 
Pinza letal presiona a países pobres: covid-19 y deuda devastadora

Las naciones más pobres del mundo, se tambalean ante el ataque implacable contra sus frágiles economías de la pandemia de la covid-19, que se suma a otro golpe igualmente letal para su sobrevivencia: las cargas de deudas inasumibles.

Abiy Ahmed, el primer ministro de Etiopía y Premio Nobel de la Paz 2019, destacó en un artículo en The New York Times el 30 de abril que el año pasado 64 países, casi la mitad de ellos en África subsahariana, gastaron más en el servicio de la deuda externa que en salud.

Solo Etiopía, escribió en un artículo de opinión titulado “Por qué la deuda global de los países pobres debe ser condonada”, gasta el doble en pagar la deuda externa que en salud. «Gastamos 47 por ciento de nuestros ingresos de exportación de mercancías en el servicio de la deuda», indicó.

Los organizadores de la campaña por el Jubileo de la deuda, con sede en Gran Bretaña, indicaron que algunos de los países que luchan contra la deuda incluyen a Líbano, que gasta alrededor de 41 por ciento de sus ingresos en el servicio de la deuda; El Salvador, con 38 por ciento de sus ingresos destinados al servicio de la deuda; y Sudán del Sur, con 29 por ciento.

Y estos no son necesariamente los países pobres más altamente endeudados del mundo: Sri Lanka tiene que destinar 48 por ciento de sus ingresos al servicio de la deuda y Angola 43 por ciento, indicó la organización que promueve la condonación de la deuda a los países más vulnerables.

El 15 de abril, el Grupo de los 20 países (G20) grandes países industriales y emergentes ofreció alivio temporal a algunos de los países con menores ingresos del mundo al suspenderles los pagos de la deuda hasta el final del año.

Pero esa moratoria estuvo muy por debajo de lo esperado y de lo que los países más pobres requieren con urgencia.

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, ha pedido una «suspensión generalizada de la deuda» en todos los países en desarrollo afectados por las vulnerabilidades de la deuda. Esto incluye la deuda externa pública y privada.

Guterres consideró que “La moratoria debería extenderse a todos los países en desarrollo que solicitan indulgencia, incluidos los países de ingresos medios”, y añadió que la participación en ese alivio del sector privado “es crucial”.

La ONU advirtió a fines de abril que en 2020 se perderán unos 300 millones de empleos en el mundo, el comercio caerá entre 13 y 32 por ciento, las remesas hacia países de bajos y medianos ingresos disminuirán en torno a 20 por ciento y se evaporará 35 por ciento de la inversión extranjera directa.

Clemence Landers, investigadora de políticas del Centro para el Desarrollo Global (CGD, en inglés), con sede en Washington, dijo a IPS que la moratoria de la deuda bilateral del G20 es un buen comienzo, pero es solo una medida provisional y temporal.

En los próximos meses, señaló, quedará claro que algunos países necesitan un alivio más profundo y permanente con sus compromisos financieros externos.

«La comunidad internacioanl debería aprovechar este tiempo para establecer el marco general de un proceso ordenado de alivio de la deuda que distribuya la carga de manera equitativa entre todos los acreedores bilaterales y comerciales», dijo la especialista.

Paralelamente, sostuvo Landers, las instituciones financieras internacionales deberían encontrar formas de implementar paquetes de financiamiento superiores a los anunciados hasta ahora, para garantizar que los flujos netos a los países vulnerables sean sólidos.

Pero un proceso ordenado y efectivo en esa dirección está lejos de ser una realidad, reconoció.

Que se avance, puntualizó, «dependerá en gran medida de la capacidad del G20 para aportar un plan ambicioso y ejercer una firme presión política para lograr un enfoque coordinado».

Kunal Sen, director de la Universidad de las Naciones Unidas – Instituto Mundial para la Investigación de la Economía del Desarrollo (UNU-WIDER), dijo a IPS consideró que la moratoria aprobada por el G20 para los países más pobres permitirá a estos canalizar esos fondos a atender las necesidades inmediatas de la pandemia.

Según la campaña de Jubileo de la deuda, la moratoria cubre los pagos de la deuda de 77 países a los acreedores oficiales del G20 y otros gobiernos, desde el 1 de mayo hasta el final de 2020.

Se estima que el aplazamiento abarcará un total de 12 000 millones de dólares. Los pagos de todo el servicio de la deuda, incluidos el capital e intereses, no se condonan, pero se aplaza su pago al trienio 2022-2024.

Además, a fines de este año, el G20 podría tomar otras medidas para flexibilizar los compromisos de la deuda de los países más vulnerables.

El G20 pidió a los acreedores privados y multilaterales que adopten medidas similares.

Los miembros del G20 son Argentina, Alemania, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica y Turquía, además de La Unión Europea (UE). Al grupo se han sumado algunos países más como invitados permanentes.

En su artículo de opinión, el primer ministro etíope dijo que, por lo menos, la moratoria debería prolongarse más allá de los pagos comprometidos este año y prolongarse hasta mucho después de que la pandemia haya terminado.

«Debe involucrar no solo la suspensión de la deuda sino también la cancelación de la deuda. Los acreedores globales deben renunciar tanto a la deuda oficial bilateral como comercial para los países de bajos ingresos», declaró.

Richard Ponzio, investigador principal y director del programa de seguridad del Centro Stimson, dijo a IPS que la iniciativa del G20 es oportuna, pero resulta incompleta si a la iniciativa no se suman los acreedores privados, que aglutinan una cuarta parte de las amortizaciones de la deuda que tienen que realizar este año los países más pobres.

Anuradha Mittal, directora ejecutiva del Instituto Oakland, un importante grupo de expertos en asuntos políticos con sede en Estados Unidos, dijo a IPS que la pandemia  ha desatado una crisis de proporciones incalculables, cuyo impacto demoledor está siendo sentido por las naciones más pobres y vulnerables.

Datos preliminares del Banco Mundial estiman que la covid-19 va a arrastrar a la pobreza extrema a entre 40 y 60 millones de personas. La región del mundo más afectada sería la de África subsahariana.

Mittal dijo que en la actual crisis los países del Sur en desarrollo, en particular los de economías más pobres, tienen como prioridad fortificar sus  sistemas de salud para combatir el coronavirus y, para ello, requieren desviar los recursos presupuestados para cumplir sus obligaciones de la deuda externa.

«Estos préstamos a menudo se generaron para financiar los llamados proyectos de ‘desarrollo’ que no lograron llevar el desarrollo a los países o a las poblaciones que pretendían beneficiarse», indicó.

En este momento, argumentó, es pertinente perdonar la deuda bilateral, multilateral y privada a cancelar este año y, en cambio, se debe proporcionar financiamiento adicional de emergencia.

Thalif Deen (IPS)

 
El contagio o el hambre es el dilema de los trabajadores informales

GINEBRA.- Las medidas de confinamiento y de contención frente a la covid-19 amenazan con aumentar los niveles de pobreza relativa de los trabajadores de la economía informal, hasta 56 por ciento en los países de bajos ingresos, señaló este viernes 8 un nuevo documento de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

También en los países ricos 52 por ciento de los trabajadores informales pueden ser empujados hacia la pobreza, y al menos la quinta parte de quienes laboran en la informalidad en los países de ingresos medios, como Marruecos en África, Indonesia en Asia y Argentina en América Latina.

Pobreza relativa es la condición de no poder satisfacer las necesidades básicas, y es una amenaza tan fuerte como la posibilidad de infectarse con el nuevo coronavirus para al menos 1600 de los 2000 millones de trabajadores ocupados en la economía informal en todo el mundo, según la OIT.

La mayoría de los informales trabaja en los sectores más afectados por la parálisis económica asociada al confinamiento, e individualmente o en pequeñas unidades económicas conforman el conjunto laboral más vulnerable en la actual crisis.

Esos sectores incluyen a los trabajadores en los servicios de hostelería y restauración, la industria manufacturera, la venta al por mayor y al por menor, y los más de 500 millones de agricultores que abastecen los mercados urbanos.

Las mujeres se ven especialmente afectadas en los sectores de alto riesgo, como son los servicios de salud, trabajo doméstico y cuidado de personas, destacó el informe.

Más de 75 por ciento del total del empleo informal tiene lugar en empresas con menos de diez trabajadores, incluido 45 por ciento de los trabajadores absolutamente independientes, sin empleados.

En muchos países las medidas de contención “no pueden ser aplicadas eficazmente porque los trabajadores necesitan laborar para alimentar a sus familias, y no tienen otros medios de subsistencia”, lo que compromete los esfuerzos de los gobiernos para proteger a la población con medidas sanitarias, reconoció la OIT.

El porcentaje de trabajadores informales gravemente afectados por el confinamiento va desde 89 por ciento en América Latina y los países árabes, a 83 por ciento en África, 73 por ciento en Asia y el Pacífico, y 64 por ciento en Europa y Asia Central.

La mayoría de los trabajadores informales no tienen otros medios de subsistencia y “por ello enfrentan un dilema que prácticamente no puede ser resuelto: morir de hambre o por el virus”, y esa situación se ha exacerbado por las perturbaciones en el suministro de alimentos a los sectores trabajadores.

El documento llamó la atención sobre la situación de los trabajadores domésticos, que son 67 millones en todo el mundo, 75 por ciento son informales, y para ellos “el desempleo es una amenaza tan grande como el mismo virus”.

Quienes siguen trabajando enfrentan un riesgo elevado de contagio, al cuidar familias en su domicilio privado y la situación es peor para los 11 millones de trabajadores que son migrantes, originarios de los países del Sur.

La crisis de la covid-19 “está exacerbando las vulnerabilidades y las desigualdades existentes, y las respuestas políticas deben garantizar que el apoyo llegue a los trabajadores y a las empresas que más lo necesitan”, afirmó el responsable del área de trabajo doméstico en la OIT, Philippe Marcadent.

Entre sus recomendaciones, la OIT pide a los gobiernos proveer ayuda alimentaria a los trabajadores informales y sus familias, garantizar que quienes resulten contagiados tengan acceso a atención médica, y ayudar a reducir la exposición de los trabajadores ante el nuevo coronavirus.

(IPS)

 
Gratitud a la mujer, hecha madre

Este domingo, segundo de mayo, nos encuentra con el alma quebrada en dos. Pendientes del homenaje a la madre, pendientes de la existencia propia y ajena. Todo en un mundo globalizado por una pandemia, que nadie nos supo advertir a tiempo. Ni siquiera la ciencia mundial. Tan avanzada ella, pero distante cuando, con inmediatez, más se le necesita. ¿Tenemos vacuna que nos inmunice ahora?¡No! ¡Tienen razón, entonces, quienes renegamos de tal descuido!…por decir lo menos.

Pero así y aunque mucho más fuera de tremenda la adversidad, no hay disculpa que nos lleve a caer en el olvido, el recuerdo de la fecha emblemática, de gratitud, a la mujer, hecha madre, que nos dio la vida. Y con ella, la luz extraordinaria para compartir entre nosotros, con ellos y todos los demás, ese sentimiento que emociona, que nos llena de esperanzas, que no se agota en su convocatoria diaria de solidaridad. Por la razón excelsa de sabernos seres humanos, venidos del vientre de una mujer.

En el Perú, las estadísticas nos dicen que subsisten aproximadamente 9 millones de madres de familia. Más del 80 por ciento habita, en medio de las mayores desigualdades sociales y económicas, en los barrios urbanos del territorio nacional. Otro 20 por ciento, igualmente, dentro de la mayor precariedad, se encuentra en las zonas rurales. La pobreza viste la existencia de la madre peruana que, en gran número, el 34 por ciento, tiene solamente educación primaria o carece de nivel educacional. Y que, además, tienen algo cierto en común: la abrumadora mayoría trabaja en el hogar y en la calle, en ocupaciones formales pero por lo general, en labores informales, olvidadas de esa hermosa expresión, casi una leyenda, que se llama protección social.

A ellas, existencias redivivas de quienes les antecedieron en tan noble misión, debemos rendirles homenaje de gratitud, trayendo al recuerdo que, ayer nomás, nos brindaron lo mejor de su existencia, que igual nos dieron maternal consejo y, con frecuencia, no les supimos escuchar, que con entrega amorosa nos acunaron con desvelo y no correspondimos con debió haber sido. Sin embargo, no creo que sea tarde, cualquiera sean nuestras circunstancias, para repetir con sincera devoción : ¡ Gracias, gracias, madre que me has dado vida y me enseñaste a ser humano. Tampoco puede vencernos la distancia y el tiempo para acercarnos a ella y, así como Carlos Oquendo, recitar emocionado :”Tu nombre viene lento como las músicas humildes …”. O acaso, si no podemos estrecharla y escuchar su voz, consolarnos ante su lejanía física, repitiendo con Vallejo : ” Hay golpes en la vida tan fuertes, yo no sé”.

Roberto Mejía Alarcón

 
Los trabajadores forjarán la sociedad del futuro

La fecha que rememora el sacrificio de quienes entregaron su vida para que se hiciera realidad la jornada de las ocho horas de trabajo, ocho horas de recreación y ocho horas de descanso, en la casi totalidad del mundo industrial, y tomara rumbo el primer paso de la dignificación del trabajo y del salario como medios de sustento, encuentra este año a la humanidad preocupada por múltiples problemas que tienen que ver con la sobrevivencia de millones y millones de personas, que luchan contra una pandemia sin precedentes similares y una emergente economía inmaterial o digital, que más temprano que tarde, condenará al desempleo, al hambre y la miseria a quienes siempre se ha negado el acceso a la distribución equitativa del bien común.

Los antecedentes históricos nos hacen recordar que no es ésta la primera vez que ocurre tan perversa realidad. El tiempo transcurrido trae a la memoria que en todas las sociedades, se ha dado el caso de la presencia de ricos y pobres. Vale decir las dos caras de la desigualdad, nunca superada: los pobres que hacen ricos a los ricos y los ricos que hacen pobres a los pobres. La vigencia de una relación de explotación ha ocurrido y ocurre, con su carga asimétrica, en el escenario de la vida cotidiana. Parece que será, por siempre, inalterable. Salvo que algún día, el ser humano deje de lado su maldad y mire en el prójimo a su propio ser.

Si observamos el mundo en forma global, vamos a llegar a la conclusión que esta desigualdad no solamente se da en el reparto de la riqueza. También ocurre en el reparto del poder. No se puede negar que en esta o aquella sociedad Occidental u Oriental, ha habido quien manda y quien obedece. Nadie cede ante el dolor ajeno, los poderosos no dan marcha atrás. De allí que siempre habrá que tener presente, que la relación de opresión no tiene cuando acabar.

¿Por qué tal situación? Hay quienes han estudiado a fondo el problema. Y nos dicen que la consecuencia está dada por una evidente tendencia a la inercia de los movimientos sociales y en toda realización humana. Discursos, conceptos, objetivos, métodos de actuación, que nacieron como respuesta a un estado de cosas real, en un momento determinado, tienden a mantenerse. Cuesta abandonarlos. Claro, significaron ayer un valor en sí mismos y existe ahora temor de perder esos valores al cuestionar los diversos aspectos en los que se concretaron. Olvidamos que estamos en el siglo XXI, de la información y el conocimiento. Quizás  nos ponemos de espalda a una realidad distinta. Y lo que es peor, no tomamos en consideración que todo ser humano es inteligente, que puede cambiar el mundo sin asumir las aventuras de la violencia física ni de la demagogia de falsos profetas. Los trabajadores de estos días tienen una visión diferente del mundo de hoy y, por eso, guardamos la esperanza que esta nueva generación de trabajadores, será capaz de diseñar la sociedad del futuro, que devuelva a la colectividad universal, la sociedad con auténtico rostro humano, dueña de una voluntad global que no sea patrimonio de una minoría, ni de una tiranía, sino algo construida por todos y para todos.

Roberto Mejía Alarcón

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 10 de 95

Alertas - OFIP

Jaén: Periodistas denuncian impedimento de coberturas y maltrato verbal por parte de autoridades
18/10/2020

Periodistas locales de la provincia de Jaén denuncian ser hostigados por altos funcionarios de la Municipalidad Provincial de dicha circunscripción como represalia por su labor informativa. Impedime [ ... ]


Jaén: Gobernador Regional de Cajamarca amenaza a periodistas locales
08/07/2020

El Gobernador Regional de Cajamarca, Mesías Antonio Guevara Amasifuen, profirió expresiones denigrantes y amenazantes en contra de medios y periodistas locales de la provincia de Jaén, en dicha r [ ... ]


Atalaya: Periodistas locales son centro de campaña difamatoria por redes sociales
08/07/2020

Los periodistas Juan López Encinas, de Radio La Poderosa, y Carlos Eduardo Armas Ríos, de Radio Atalaya, vienen siendo blanco de una campaña difamatoria en redes sociales que busca desacreditarlo [ ... ]


Otras noticias

Filiales en Acción

ANP Filial Iquitos inició actividades por 54 aniversario
18/10/2020

La ANP Filial Iquitos inició sus actividades con motivo de su 54 aniversario con el webinar "Podcast: una nueva forma de narrar desde el periodismo". Para esta actividad se cuontó con la presencia  [ ... ]


ANP condena agresión a periodista en Arequipa
06/04/2020

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú - ANP rechaza la agresión de la que fue víctima el periodista Pablo César Rojas Huayapa, corresponsal de RPP en Arequipa, a quien se le obstaculizó [ ... ]


ANP Chiclayo: Periodista Brennan Barboza Bravo participó en taller organizado por Embajada Británica y Thomson Foundation
08/03/2020

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP) saluda la participación del periodista Brennan Barboza Bravo, de la ANP Chiclayo, en el taller Seguridad física y digital para periodistas. Br [ ... ]


Otras noticias

Informe Especial

La ONU pide ayuda ante la “devastación” causada por la covid
18/10/2020

GINEBRA.- Cuatro agencias de las Naciones Unidas lanzaron un nuevo llamado a la solidaridad internacional para enfrentar el impacto de la pandemia covid-19 sobre los grupos más vulnerables del planet [ ... ]


Premio Nobel al Programa Mundial de Alimentos ayudará a salvar millones de vidas
11/10/2020

NACIONES UNIDAS.-Al ganar el Premio Nobel de la Paz 2020 al Programa Mundial de Alimentos (PMA), con sede en Roma, las Naciones Unidas y sus agencias incrementan su presencia, cercana al monopolio, en [ ... ]


El fútbol narrado y comentado por mujeres: una nueva barrera rota en Perú
11/10/2020

LIMA.- El fútbol también suena con voz de mujer, como ha comenzado a escucharse en Perú, donde por primera vez un partido de la primera división fue transmitido por televisión con la narración y [ ... ]


Otras noticias
Créditos: Eylen Jalilíe