Matriz Histórica
Del Gremio De La Prensa
Sábado, 30 mayo 2020
Informe Especial
Oleada de críticas a Bolsonaro por renuncia de Moro como ministro de Justicia

SAO PAULO.- La renuncia del exjuez Sergio Moro a su cargo como ministro de Justicia en Brasil desató una oleada de críticas contra el Gobierno de Jair Bolsonaro, a quien llegaron a acusar de dar un "golpe a la democracia" del país.

Uno de los discursos más discursos más duros fue el gobernador del estado de Sao Paulo, Joao Doria (Partido de la Social Democracia Brasileña, centro-derecha), quien tachó de "un golpe a la justicia, a la libertad y a la democracia de Brasil" la salida del ministro, conocido por conducir el caso de Lava Jato y llevar a la cárcel al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

"Lamento mucho que nuestro país tenga que luchar contra dos virus, el coronavirus y el que está en el Palacio de Planalto en Brasilia", añadió el gobernante de la región más poblada e industrial de Brasil, en una referencia directa al presidente Bolsonaro.

También desde su partido, el expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso (1995-2002) pidió este viernes la renuncia del mandatario para "ahorrar" un "largo proceso de impeachment" en Brasil.

"El presidente está cavando su tumba. Que renuncie antes de ser renunciado. Que nos ahorre de, además del coronavirus, tener un largo proceso de impeachment", señaló en redes sociales el ex jefe de Estado y uno de los líderes del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

El gobernador del estado de Río de Janeiro, Wilson Witzel (también del espectro de la derecha), transmitió a través de su cuenta oficial de Twitter su "tristeza" ante la renuncia de Moro.

"Estaría honrado con su presencia en mi Gobierno aquí, vuestra excelencia, tiene carta blanca siempre", complementó Witzel.

En menos de una semana, Sergio Moro se convirtió en el segundo ministro de Bolsonaro en salir del Gobierno, detrás del titular de Salud, Luiz Henrique Mandetta, quien fue sustituido por el oncólogo Nelson Teich la semana pasada en plena pandemia de COVID-19.

En Twitter, el exministro Mandetta, que como Moro gozaba de altos índices de popularidad, agradeció la labor del antiguo titular de Justicia por estar "siempre pensando en el bien común".

También se expresó por la red social la expresidenta Dilma Rousseff, la ahijada política de Lula y destituida del cargo por un juicio político en 2016.

"Si el señor Moro tuviera un 10 % de la sinceridad que intentó transmitir en su declaración contra Bolsonaro, su exjefe, habría aprovechado y pedido disculpas al pueblo brasileño por todas las mentiras que contó sobre Lula", criticó Rousseff.

De los hijos del presidente Bolsonaro considerados una suerte de consejeros, se pronunció el concejal de Río de Janeiro Carlos Bolsonaro quien, en un ataque a los medios de comunicación, criticó las noticias que lo vinculaban con la salida del titular de Justicia.

"¿Alguien cree que apoyar a Bolsonaro y no recibir críticas diarias de la prensa no es, como mínimo, incoherente?", preguntó retóricamente el hijo del presidente.

Otro hijo del presidente, el diputado federal Eduardo Bolsonaro, insistió en que el director general de la Policía Federal "salió por petición propia, aunque buena parte de los medios insisten en decir que fue interferencia de Jair Bolsonaro".

La abogada de la familia Bolsonaro, Karina Kufa, escribió para sus casi 40.000 de seguidores en Twitter que "Jair es honesto y siempre quiere el bien del país".

Por su parte, el presidente de la Frente Parlamentaria de la Seguridad Pública en el Congreso, el diputado Capitao Augusto, se limitó a escribir en sus redes sociales el hashtag "ficamoro" (#quédatemoro).

EFE

 
Bolsonaro asumió el riesgo de ser tildado de presidente de la muerte

RÍO DE JANEIRO.- Hay fuertes competidores en el mundo, pero el presidente Jair Bolsonaro aventaja en la disputa por el título de campeón de la muerte de la pandemia de covid-19, por jugar políticamente con millones de vidas.

Saltó sin paracaídas el 16 de abril, al destituir a su ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, de cuyas medidas venía discrepando y saboteando públicamente,  con incursiones por las calles para juntarse con sus adeptos y recibir su apoyo o concurrir a tiendas comerciales e iglesias.

Otros presidentes o jefes de gobierno podrán ser responsabilizados de muertes y sufrimientos evitables, por retardar el aislamiento social recomendado por la Organización Mundial de Salud (OMS).

Es el caso de Donald Trump, de Estados Unidos, y Andrés Manuel Lopez Obrador, de México. A ellos se suman algunos que ignoran la pandemia, como Daniel Ortega, de Nicaragua, por citar solo casos de América.

Pero el ultraderechista Bolsonaro no solo persiste en menospreciar los riesgos de la covid-19. También rechazó la política impulsada por su Ministerio de Salud y los gobiernos regionales con buenos resultados y aprobada por la OMS y los expertos de todo el mundo.

Asumió así, personalmente, la responsabilidad por el porvenir de la crisis sanitaria, al destituir Mandetta, cuya labor conquistó también un gran apoyo popular. Una encuesta del Instituto Datafolha le atribuyó al comienzo de abril la aprobación de 76 por ciento de los entrevistados, contra 33 por ciento a Bolsonaro.

Coincide con 76,2 por ciento que rechazaba su pronosticada destitución en la encuesta de la consultora Atlas Político, hecha del 12 al 14 de abril.

El respaldo popular al exministro se expresó en cacerolazos y gritos de “Fuera Bolsonaro” en las mayores ciudades brasileñas minutos después de conocerse la decisión presidencial.

Además de castigar a su ministro por una labor apoyada por casi todos los gobernadores de los 27 estados brasileños y por los profesionales de la medicina, el presidente lo hizo en un momento que juega contra su propio destino político.

Los epidemiólogos prevén consensualmente una aceleración del contagio por el coronavirus en Brasil para las próximas semanas, con su apogeo en mayo. Por más que esa tendencia ya estuviese prefijada, será difícil que la población no le eche la culpa al presidente.

Su popularidad, que se había estabilizado en cerca de un tercio del electorado tras un fuerte descenso los primeros meses de su mandato, iniciado en enero de 2019, tiende a un nuevo bajón debido a su actitud ante la epidemia y el caso Mandetta.

El desastre será más desgarrador si los cadáveres empiezan a acumularse en los hospitales,  tanatorios, barrios pobres o calles, como ocurre en la ciudad ecutoriana de Guayaquil.

Mandetta, un médico ortopedista, fue sustituido por el oncólogo Nelson Teich, quien tomó posesión con un discurso ambiguo. Rechazó una “definición brusca” de la política que adoptará, indicando que no cambiará pronto las directrices de su antecesor, pero garantizó “un alineamiento completo” con Bolsonaro.

Teich tiene cierto prestigio entre los médicos del sector privado, como empresario y gestor, pero nunca tuvo experiencia en la administración pública.

Anunció como sus directivas algunos principios obvios, como obtener “información sólida” y la mayor cantidad de datos para adoptar decisiones más eficientes. También rechazó antagonismos entre salud y economía para tratarlos como “sinérgicos”, ya que la salud tiene “determinantes sociales”.

Un programa de diagnósticos masivos para “entender la epidemia” y “asumir su comando” está en sus planes, aunque se conoce que Brasil no produce pruebas suficientes, enfrenta dificultades en su importación y está entre los países que menos diagnostican sus enfermos de covid-19.

Esas orientaciones anunciadas por Teich demandan un tiempo que no parece disponible en la rapidez de propagación del coronavirus SARS-CoV-2. Por eso es que se imponen el aislamiento de las personas y la suspensión de las clases escolares y de las actividades económicas no esenciales.

La expansión de la epidemia se aceleró en los cuatro últimos días, con un promedio de 200 muertes diarias en las estadísticas oficiales sabidamente subestimadas, el doble de la semana anterior, en ese país de 211 millones de habitantes donde se asesinan 115 personas al día.

Algunas metrópolis ya están al borde del colapso de sus sistemas de salud.

En Manaus, la principal ciudad de la Amazonia, con 2,2 millones de habitantes, se agotó la capacidad de sus hospitales para atender enfermos graves de Covid-19. São Paulo (12,2 millones), que concentra casi 30 por ciento de la epidemia en Brasil, y Fortaleza (2,7 millones), una de las capitales de la región del Nordeste, se acercan a la insuficiencia.

Los hospitales de campaña difícilmente se alistarán a tiempo o serán suficientes, ante la escasez de respiradores mecánicos, personal capacitado y sus equipos de protección individual.

Las ideas del nuevo ministro probablemente parecieron más aceptables a Bolsonaro por el énfasis en articular la economía y la salud en el combate al coronavirus.

Pero es una abstracción, una cuestión futura que preocupa a todos en todo el mundo, para cuando se busque una salida a la “hibernación” económica dictada por el aislamiento social, que Teich acoge como correcto, por ahora.

Queda claro que el reemplazo del ministro de Salud no resuelve el caos político provocado por el presidente. Su creencia de que se debe “volver a la normalidad” y reanudar pronto las actividades económicas para evitar un desempleo explosivo, solo por milagro tendría una respuesta satisfactoria del nuevo ministro.

Es Bolsonaro quien más contrapone salud y economía. Ha defendido que sería mejor restablecer las actividades económicas, para evitar la quiebra de empresas y el desempleo, es decir un caos que “mata más que el virus”.

No admite que una epidemia descontrolada, con miles de muertos diarios y el colapso del sistema de salud, provocaría daños económicos peores, al aterrorizar la población, exterminar o incapacitar parte de los trabajadores y consumidores, desorganizar cadenas de producción y transporte, afectando actividades esenciales hoy preservadas.

Por eso sostiene, contra todas las evidencias, que la pandemia no es tan agresiva como pintan los epidemiólogos.

El caos político no se limita a la contradicción entre la presidencia y el Ministerio de Salud. Los conflictos de Bolsonaro también se agravaron con el legislativo Congreso Nacional, con los gobernadores y con el Supremo Tribunal Federal (STF), que tiene entre sus funciones velar por la Constitución.

Son los gobernadores de los 27 estados y miles de alcaldes, con respaldo del STF y del Ministerio de Salud, cuyo papel es fundamentalmente rector, que decidieron y ejecutan las acciones de contención de la pandemia rechazadas por el presidente.

Bolsonaro amenazó con derogarlas por un decreto, que con toda probabilidad sería anulado judicialmente. Pero el presidente puede presionar a gobernadores y alcaldes, con la reducción de la ayuda financiera para compensar las pérdidas que sufren estados y municipios debido a la contracción económica.

Esa ayuda depende también del bicameral Congreso Nacional, que tiende a favorecer las entidades federales y que ahora amplía así sus roces con el gobierno central, cada vez más crecientes, nutridos por el hecho de que Bolsonaro no cuenta con partido propio en el parlamento.

Mario Osava (IPS)

 
La ciencia busca la vacuna que salve a la humanidad

La población mundial se encuentra expectante sobre la ardua tarea que día a día, sin lugar a tregua alguna, vienen realizando los científicos en el esfuerzo común de encontrar la vacuna salvadora, que permita la protección eficaz contra la pandemia del coronavirus. Los mensajes son alentadores. Frente a las incógnitas de lo que puede ocurrir mañana más tarde, hay respuestas que señalan la presencia de un ejército de personas trabajando en la vacuna para el COVID-19, al mismo tiempo que, en demostración de solidaridad, se comparten los resultados de los primeros avances de esta lucha contra la muerte.

La labor se cumple casi en forma silenciosa, en un escenario en donde vemos actores que nos dicen que la pandemia está cambiando el comportamiento de las personas, en tanto otros lanzan consejos impacientes para que que se elimine la curva de expansión  con medidas más radicales y no simplemente aplanarla, tal como hacen en Nueva Zelanda.  En ese mismo estrado alcanzan protagonismo, quienes se conduelen del dolor ajeno y señalan que el coronavirus “es más duro si eres pobre”  y hasta aquellos que recomiendan “lanzar dinero desde un helicóptero”, sin tomar en cuenta que ello abre esperanzas nada reales entre quienes no tienen cómo proveerse de víveres.

Pero regresando al trabajo de los científicos, con el convencimiento de que más temprano que tarde habrá respuesta positiva, debemos recordar que no es ni será la última vez que la ciencia logre su cometido ante desgracias como la actual. Como todos saben la vacunación es necesaria en la medida en que su administración evita la aparición de las enfermedades infecciosas. La persona queda inmunizada.

China ha sido, lo dice la historia, el lugar en donde existen pruebas que se remontan al siglo XI, en las que se hace referencia a las formas primitivas de vacunación. Ese el caso de la “variolización” que consistía en inocular el pus de la viruela para provocar la enfermedad, atenuar sus alcances e inmunizar al paciente. Había riesgos que afrontar, tanto que no siempre los resultados fueron exitosos. Buen número de vacunados terminaron enfermos y otros perdieron la vida. Aún así, ante la desesperación del mundo occidental para combatir la enfermedad, una dama, Lady Mary Wortley Montagu, asumió la iniciativa de introducirla en Europa en 1721, sobre todo en su país, Gran Bretaña.

A esos esfuerzos se sumaron otros y en 1796, el médico rural de nacionalidad inglesa, apellidado Jenner, logró descubrir la primera vacuna contra la viruela. El experimento consistió en utilizar una forma de viruela propia de las vacas -de allí el nombre de vacuna-, después de escuchar el relato de una granjera de su pueblo, quien afirmaba que ella no se enfermaría de la viruela mala porque ya había cogido la de las vacas. Jenner hizo sus investigaciones y encontró que el mal se producía en las ubres del ganado vacuno, a las que tenían acceso los ordeñadores y que por tal contacto terminaban inmunizados. Tuvieron que pasar veinte años para que las observaciones científicas culminaran y se pusiera en práctica la llamada “vacuna Jenner”.

Así como el médico inglés ha pasado a formar parte de esta lucha incansable para proteger la vida de los humanos, también hay que mencionar a Louis Pasteur, quien demostró que era posible combatir el cólera de las aves y el carbunco. A ese efecto demostró que “al administrar una forma debilitada o atenuada de microrganismo que produce la infección, se consiguen unas defensas más puras que introduciendo un germen productor de otra enfermedad similar a la que se quiere prevenir, como había hecho Jenner”. Los experimentos de Pasteur fueron objeto de cuestionamientos, debido a que el año 1885 había administrado la vacuna contra la rabia al niño Joseph Meister, de nueve años de edad. Quienes le criticaron, sin mayor información, no tomaron en cuenta que la vacuna se había elaborado con un microorganismo atenuado, tratado en laboratorio en forma conveniente.

Más adelante, en el siglo XIX, la ciencia avanzó con vacunas provenientes de microorganismos muertos y que hicieron frente al tifus, el cólera y la peste. La inactivación química de toxinas, dieron lugar a los primeros toxoides: tétanos y difteria. En el siglo XX, en 1909 se puso al servicio de la humanidad la vacuna contra la tuberculosis, contra la fiebre amarilla y en 1936 contra el virus influenza.

Se considera el año 1909 como la edad de oro de la vacunación. Con la presencia de la vacuna contra la poliomielitis, se agregaron las reclamadas contra el sarampión, la parotiditis y la rubéola. La vacuna contra la varicela surgió en los años 70 en Japón. Hasta entonces, la ciencia venía  recurriendo a las vacunas de microorganismos vivos. Dio un paso adelante y logró el desarrollo de las vacunas inactivadas para combatir la polio, la rabia, la encefalitis japonesa y la hepatitis A. En 1954 y en medio de la zozobra causada por la polio se descubrió otra vacuna contra ese mal.

Como se puede apreciar, la ciencia no ha dado paso al cansancio. Al contrario, ha ido redoblando esfuerzos. En el transcurso de los años 1970 y 1980 el trabajo en laboratorio dio espacio a las vacunas preparadas con proteínas purificadas o polisacáridos capsulares, con una pequeña parte de las células o microorganismos completos, en cantidad suficiente para defender la vida humana. Las vacunas antimeningocócica, las antineumocócica y la primera generación de vacunas contra el Haemophilus influenzae tipo E, son muestra de ello.

Hoy en día se menciona en el campo médico la era de las vacunas conjugadas y sobre todo de la ingeniería genética para los casos de vacunas ADN recombinantes en casos de hepatitis B, vigentes desde 1986.

¿Qué sucederá en el caso del coronavirus, la terrible COVID-19? Hasta el momento se cita adelantos significativos. Algo más, se han logrado inversiones que permitirán a futuro la mundialización de la vacuna. Las pruebas en seres humanos se avecinan. Las investigaciones están dando paso a las pruebas clínicas. La ciencia peruana no es ajena a estos experimentos.

Roberto Mejía Alarcón

 
Coronavirus: Cuando el agua no llega

Lidia Montes abre con extrema delicadeza el único grifo de su casa, en los suburbios de Lima. Lo hace suavemente, lo justo para que salga un chorro fino y débil que le permita lavarse las manos como ha visto en televisión.

El líquido cae en una tina de plástico, lo que evita que fluya ladera abajo del seco cerro donde está encaramada su humilde vivienda. Para ella el agua es un bien de valor incalculable, y más ahora, frente a la pandemia.

Lavarse las manos con agua y jabón, el sencillo consejo para mantener a raya al coronavirus, resulta un auténtico lujo para unos 600 millones de personas en el planeta que no tienen agua en sus casas y, desprotegidos contra la COVID-19, se han vuelto más vulnerables aún que antes de la llegada de la enfermedad.

En Latinoamérica, la región del mundo con más recursos hídricos, hay unos 34 millones de habitantes sin acceso en sus viviendas a la red pública de agua, según informes recientes del Banco Mundial (BM). La mayoría sufre pobreza económica y están entre los grupos sociales más expuestos al avance sin freno de la pandemia.

Aproximadamente uno de cada diez está en Perú, un país que paradójicamente es el octavo del mundo con mayor abundancia de agua y el tercero en Sudamérica, pero donde casi el 10 % de su población, equivalente a 3 millones, debe buscar agua por sus propios medios a un precio sangrante para sus delicados bolsillos.

POCA AGUA A PRECIO DESORBITADO EN LIMA

Para esta mujer de 39 años, madre soltera con dos hijos menores a su cargo y otros tres ya emancipados, racionar y reutilizar el agua es vital, pues en este rincón de la periferia de Lima el agua vale por lo menos cuatro veces más que en un distrito de clase alta.

“Aquí es más cara, pero… ¿qué podemos hacer? Aunque sea con un poquito de agua nos lavamos para protegernos”, comenta a Efe con resignación Montes, que se cubre la cara con una mascarilla de tela.

El agua que usa Lidia viene de un depósito de 1.100 litros. Llenarlo tres veces al mes le cuesta más de 60 soles (unos 18 dólares). Eso mismo valdría 15 soles (4,3 dólares) si la red de agua llegase al empinado cerro donde está su hogar, en un joven asentamiento en el barrio de Collique, dentro del distrito de Comas.

Como ese hay otros 244 asentamientos más solo en Comas, uno de los 43 distritos de Lima, la mayor ciudad del mundo después de El Cairo ubicada en un desierto. De sus 10 millones de habitantes, que representan al 30 % de la población de Perú, hay 400.000 aún sin servicio de agua, según la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho).

A EXPENSAS DEL “AGUATERO”

Dependen del “aguatero”, el camión cisterna que vende el agua, sobrevaluada por la necesidad. En este cerro de Collique fueron los vecinos los que construyeron un depósito y una rudimentaria red de mangueras para, con una bomba, llevar el agua hasta las partes más altas.

Lidia, que llegó hace cuatro años desde la amazónica y lluviosa región de Loreto, vive de lo que los vecinos le pagan por manejar la bomba y llenar los depósitos de cada casa.

Sin embargo, eso no es suficiente, aún menos en tiempos de pandemia y confinamiento.

“A veces lloro pensando que mi economía no me alcanza para mis hijos”, lamenta la mujer, mientras Jhon, su hijo de 4 años, le demanda atención.

“Ahorita no hay ni para comer”.

Ella y sus vecinos son parte del 70 % de la población en edad de trabajar de Perú que vive con lo que gana cada día, de modo que el confinamiento los ha dejado sin ingresos desde el 16 de marzo.

CISTERNAS GRATIS, UN ALIVIO TEMPORAL

Los únicos alivios para este mal trago son el bono de 380 soles (110 dólares) que dio el Gobierno a 3,5 millones de hogares en situación de pobreza y los camiones cisternas enviados también por el Ejecutivo para repartir agua gratuitamente.

Falta poco para el mediodía y de repente el confinamiento se rompe en este cerro, los vecinos se juntan expectantes en una descuidada cancha. Ha llegado la cisterna gratuita y esta vez acompañada de autoridades, que prometen que la red pública de agua llegará a la zona en dos o tres años.

Allí está el ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Rodolfo Yáñez, quien explica a Efe que “desde el primer día de la cuarentena el Gobierno distribuye agua a las poblaciones más vulnerables de todo el país”.

La cisterna que llegó a este polvoriento rincón de Lima es una de las 360 que en estos días abastecen gratuitamente a diversas zonas de 24 de los 50 distritos de Lima (43) y Callao (7). ¿Es eso suficiente? Yáñez responde que incrementarán la flota a 400 camiones, pero pide que usen el recurso de manera racional.

TUBERÍAS VACIAS EN GUATEMALA

Las cuatro hijas y el bebé de Angélica se apresuran a meter en su casa, cercana al borde de un barranco, los tambos, cubetas y toneles vacíos tras haber esperado sin éxito la pipa (cisterna) municipal. La que suple el inexistente flujo en las tuberías de sus casas, en la periferia de Ciudad de Guatemala, desde enero pasado.

Angélica, embarazada de su sexto hijo antes de cumplir los 30 años, se dedica a vender tortillas a pocos metros de su hogar, ubicado en Santa Catarina Pinula, a 17 kilómetros del centro de la ciudad. Ahí vive desde hace 20 años, pero no recuerda haber sufrido nunca tanto por la escasez de agua como ahora.

Unos metros abajo vive Sandra Hernández con su esposo y sus tres hijos, en una casa de piso de tierra y paredes de lámina al inicio de la ladera. También tiene varios toneles esperando el suministro que paga cada mes y que, con la nueva administración municipal, no hay modo de que llegue.

Hace unos días consiguió algunos galones de agua para lavar los trastes que se le acumulan sobre la pila. Cocina para cinco y no da abasto, está afligida porque todo es incierto con la COVID-19.

“TENEMOS MIEDO”

“A mi hija mayor solo le depositaron 500 quetzales (65 dólares) en la última quincena de su trabajo (en una importante compañía telefónica), mi marido es mecánico por cuenta propia y no tiene encargos, y mi hijo vende auto partes cerca del Parque de la Industria, pero todos tenemos miedo de que siga yendo”, describe Sandra consternada.

Y es que el Parque de la Industria es un centro de convenciones estatal designado por el presidente, Alejandro Giammattei, como el primer hospital temporal de campaña de los cinco que se instalarán en todo el territorio nacional para la emergencia sanitaria.

Su vecina, Dora Garnilla, quien ha mantenido la presión de la comunidad hacia las autoridades, sale a comprar cuatro galones y un garrafón de 20 litros de agua a otra vecina. Le costará 2,5 dólares y le servirá para que su familia de cinco se bañe y lave las manos el tiempo que pueda.

A eso sumará 4 dólares de la factura mensual por un servicio inexistente y también el precio de la pipa. En total, unos 50 dólares sin que eso sea suficiente para la familia.

POZOS FUERA DE SERVICIO

Según la Municipalidad de Santa Catarina Pinula, 18 pozos de 40 que surten al municipio estaban dañados o fuera de servicio cuando entró la nueva administración en enero, por lo que “se trabaja a marchas forzadas para revertir la situación”, dijo a Efe el secretario del municipio, Rafael Paiz.

El drama del agua ahoga con su carencia a más de tres millones de guatemaltecos, según indica el doctor en Ingeniería del Agua y del Ambiente, Marco Morales, quien lamentó a Efe que ahora las autoridades reparen en la importancia del recurso hídrico cuando “la pandemia desnuda la realidad de la crisis del agua”.

Con decenas de contagiados por el virus, Morales admite que la vulnerabilidad de la población es “altísima” por la indolencia de las autoridades en un país que, como Perú, tiene “demasiada agua”.

Al igual que Santa Catarina Pinula, otros barrios sufren una situación similar, pero el panorama se agrava en el denominado Corredor Seco guatemalteco. Una céntrica región azotada por la pobreza extrema y la desnutrición que habitan 2 millones de personas, pero de las cuales solo medio millón tiene tubería en casa, según el censo de 2018.

Esta zona es la más golpeada por la escasez de lluvia, como en 2019, cuando la sequía afectó a unas 300.000 familias, y será uno de los sectores más sensibles cuando la pandemia alcance su pico máximo en el país, previsto para finales de abril e inicios de mayo.

CHILE ATRAVIESA UNA HISTÓRICA SEQUÍA

Chile enfrenta la pandemia en medio de la peor sequía de su historia reciente. La escasez de agua hace todavía más difícil lavarse las manos con frecuencia en las zonas agrícolas, las más afectadas por la crisis hídrica.

El 47,2 % de la población rural, equivalente a más de un millón de personas, no dispone de abastecimiento formal de agua potable, según datos de Greenpeace, y la recibe a través de pozos, ríos o camiones aljibe (cisterna).

Este último es el caso de los pequeños pueblos de la comuna de Petorca, en la región de Valparaíso, donde no se puede consumir más de 50 litros por persona al día -un estadounidense medio consume entre 300 y 380.

“¿Cómo nos vamos a enfrentar al coronavirus cuando sabemos que sin agua no hay salud? Nuestra cuota diaria la repartimos entre el aseo, la alimentación y vivir”, dice a Efe el presidente de la Unión de Agua Potable Rural de la cuenca del río Petorca, Álvaro Escobar, tras expresar su “tristeza” por “el abandono del Estado”.

Unos 150 kilómetros al sur de Petorca, en Rungue, solo hay tres o cuatro horas de agua al día. Riegan las plantas con lo que sobra de lavar la ropa. Por eso Carolina Moreno, dirigente vecinal, lanza una carcajada al escuchar la medida de higiene.

“Es una falta de respeto que te digan que te laves las manos y dejes correr el agua cuando nosotros ni tenemos”, insiste.

AGUA EN MANOS DE GRANDES EMPRESAS

A la sequía se suma que un 80 % de los recursos hídricos de Chile están en manos privadas, principalmente de grandes empresas agrícolas y mineras. Tanto la Constitución (1980) como el Código de Aguas (1981) otorgaron derechos de aprovechamiento gratuitos a particulares y les dieron libertad para venderlos a precio de mercado.

Por eso para el secretario general del Movimiento de Defensa del Agua, la Tierra y la Protección del Medioambiente (Modatima), Rodrigo Mundaca, es “fundamental” que el agua se blinde como un “derecho humano”.

“Es imposible que la gente se lave 20 o 30 veces las manos gastando 2 litros cada vez”, apostilla a Efe el activista.

De norte a sur las poblaciones más desfavorecidas de Latinoamérica claman por ese derecho fundamental, el acceso al agua, cuya carencia, ahora, pone sus vidas aún más en riesgo.

EFE/ Fernando Gimeno, Emiliano Castro Sáenz y Arnald Prat Barnadas

 
2020: el año cero de una nueva sociedad

MADRID.- La humanidad se encuentra en un punto de inflexión, exacerbado por la pandemia covid-19. Esta experiencia colectiva debe servir para provocar una reflexión global sobre nuestro futuro y conducirnos hacia una sociedad del conocimiento, manteniendo siempre una perspectiva empática sobre las necesidades de todos.

“Aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla”. Esta anónima frase, atribuida, entre otros, a Napoleón Bonaparte, nos enseña que para prepararnos para el futuro es indispensable también mirar a nuestro pasado y tener presente las lecciones aprendidas.

La actual crisis sanitaria generada por la pandemia covid-19, producida por el virus SARS-CoV-2 , no es la primera ni, desafortunadamente, será la última a la que se enfrente la humanidad.

Las enfermedades, de hecho, han sido potentes palancas de cambio histórico, al tener capacidad de cambiar una sociedad, sobre todo cuando se combinaron con otros elementos perturbadores.

Unos pocos ejemplos bastan para ilustrar estos procesos: la epidemia durante la Guerra del Peloponeso entre Atenas y Esparta en el siglo V antes de la era común; la peste del siglo XIV, que cambió la estructura socioeconómica de Europa; o la viruela y otras enfermedades en la expansión europea en América y otros continentes (Diamond, 2005).

Para los implicados, tanto estructuras políticas como individuos, el cambio fue dramático y dejó múltiples damnificados, pero también abrió nuevas oportunidades.

Una plaga es una tragedia humana, pero también proporciona la posibilidad de reflexionar sobre sus orígenes, sus implicaciones y la necesidad de medidas correctoras.

Más allá, incluso permite plantearse realizar cambios de mayor calado, repitiendo las perennes preguntas: ¿Quiénes somos? ¿Hacia dónde vamos?

La sociedad que viene

La humanidad se encuentra, posiblemente, en su mejor momento. Nunca tantos seres humanos fueron tan felices y saludables. Sin embargo, numerosos problemas siguen presentes y la sociedad global ya se encontraba en un profundo cambio acelerado y desigual antes de la aparición de la pandemia covid-19.

La implantación de nuevas tecnologías y los desafíos que nos plantean, como es el caso de la inteligencia artificial o la computación cuántica, la manipulación genética, o la posibilidad de crear una nueva especie no completamente orgánica, de cíborgs, junto con los problemas generados por tecnologías obsoletas, la existencia de armas nucleares, o las actuales necesidades energéticas, en donde destaca el cambio climático y sus destructivas consecuencias, ya eran suficientes desafíos para la humanidad.

El mañana ya está aquí en forma de tsunami

Ahora, una nueva pandemia pasa a primer plano y relega al resto de las dificultades a un indefinido “mañana”. Pero en muchas ocasiones olvidamos que el mañana ya está aquí, y que, aunque lo ignoremos, sus consecuencias están ya pasando sobre nosotros como un tsunami.

El confinamiento de más de un tercio de la humanidad está forzando a replantearse las relaciones sociales y la manera en la que trabajamos. Afortunadamente Internet, un bien global, ha respondido adecuadamente a las exigencias de tráfico y las redes sociales están contribuyendo al mantenimiento de los necesarios nexos sociales.

A corto plazo podríamos ver cambios significativos: la manera en la que nos saludamos, evitando el contacto directo; la universalización del teletrabajo, mostrado ahora como factible a gran escala; o el acceso a productos culturales en línea.

De hecho, conocidas pinacotecas han creado recorridos virtuales, y grandes orquestas u óperas y compañías de teatro han democratizado el acceso a algunos productos que antes, en ocasiones, solo eran accesibles para determinadas minorías.

En cuanto a las relaciones sociales, la solidaridad se ha vuelto a poner de manifiesto, específicamente los lazos intergeneracionales.

A medio y largo plazo se abren múltiples incógnitas.

Así, el teletrabajo podría cambiar el concepto de ciudad, promoviendo una mayor descentralización y evitando la necesidad de grandes redes urbanas, descongestionando el tráfico y reduciendo la contaminación.

Las relaciones internacionales deberán ser reexaminadas y la Unión Europea, por ejemplo, deberá redefinirse: ¿espacio económico o verdaderamente ciudadano?

En cualquier caso, también puede tener un impacto en nuestro modelo social y político, y en el papel de cada ciudadano. Ahora tenemos, más que nunca, la oportunidad de cuestionarnos sobre quiénes somos y qué tipo de sociedad queremos.

Las grandes preguntas y la Generación 2020/Covid

Cada sociedad es una red de interrelaciones extraordinariamente compleja. El siglo XXI se está caracterizando por una globalización prácticamente completa y por un acceso a la información casi sin restricciones, junto con la presencia de fake news y de influencers, que en muchas ocasiones se convierten en virales y sepultan las fuentes fidedignas bajo capas de trivialidades, mentiras y tergiversaciones.

Pero si se preguntase a la inmensa mayoría qué es lo que espera, su respuesta incluiría térmicos como “felicidad”, “libertad”, “bienestar”, “salud”, “seguridad”. Posiblemente la prioridad dependería del momento en el que se formulase la cuestión. El virus SARS-CoV-2 seguramente está contribuyendo a alterar ese orden. En nuestras manos está articular una respuesta adecuada.

La pandemia actual (y otras que pudieran golpearnos en el futuro) ya es una experiencia traumática para miles de millones de seres humanos. Junto con las dos guerras mundiales es posiblemente el evento que más haya marcado a una población global.

En este caso, combatimos no contra nosotros mismos, sino contra un enemigo invisible.Todos vamos a pagar un alto precio, económico pero sobre todo humano. Es por tanto una experiencia que nos une a todos.

Para la población más joven las consecuencias pueden ser aún más significativas. La actual crisis pudiera propiciar la aparición de la Generación 2020 o Generación Covid: los adolescentes y postadolescentes actuales que encuentren en este trance, junto con el cambio climático, su leivmotiv.

Eventualmente reclamarán respuestas y responsabilidades.

¿Una nueva ciudadanía, un nuevo liderazgo social?

La crisis económica de 2008 indujo la aparición de varios movimientos ciudadanos tales como el 15 M en España u Occupy Wall Street en Estados Unidos. Más recientemente han surgido o se han visto reforzados grupos populistas o extremistas en muchas partes del mundo.

La pandemia covid-19 posiblemente tendrá consecuencias análogas, tanto por su dimensión social como por la más que posible gran crisis económica.

Pero además producirá un cuestionamiento de los actuales líderes políticos en todo el mundo.

Estamos, pues, en un punto de inflexión y la balanza se puede decantar hacia cualquier lado. A nosotros nos corresponde proporcionar el empuje adecuado.

Los problemas de una sociedad moderna no se encuentran ni en la política ni en la clase política, sino en su manera de llevarla a cabo y en el número y rol de agentes que participan en ella.

La crisis del coronavirus también entrañará una pérdida de confianza, añadida a la anterior en los responsables de los distintos gobiernos. ¿Implicará por tanto un cambio de unos por otros, independientemente de su signo?

No debiera ser así. Estamos ante un cambio de paradigma social, tenemos ante nosotros la posibilidad de protagonizar una revolución pacífica, civilizada, que debiera empezar en la educación, algo que los ilustrados ya sabían en el siglo XVIII.

Una formación para la ciudadanía, no para preparar elementos de la fuerza laboral.

Un movimiento en el que los científicos e intelectuales, junto con otros líderes sociales, cobren verdadero protagonismo.

Una corriente articulada por la racionalidad, pero que no olvide las necesidades de cada uno de sus miembros, construida sobre un conocimiento verdaderamente holístico, no sobre tecnicismos de hiperespecialistas, por muy necesarios que sean.

Tenemos, pues, la oportunidad de crear un mejor mundo, un mundo racional, un mundo para las personas.

David Barrado Navascués

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 3 de 86

Alertas - OFIP

ANP rechaza amenazas a periodistas de diario judicial Jornada en Ayacucho
30/11/2019

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú – ANP expresa su firme rechazo a las amenazas por redes sociales contra el equipo periodístico del diario judicial Jornada, en Ayacucho, que tienen  [ ... ]


Tarapoto: Absuelven a periodista denunciado por congresista fujimorista
24/10/2018

SAN MARTÍN.- La Corte Superior absolvió al periodista de Tarapoto, Edgar Alarcón Zavaleta, denunciado por Esther Saavedra por presunta difamación agravada. La congresista fujimorista solicitó, a [ ... ]


Puno: Amenazan de muerte a periodista
02/10/2018

El periodista Liubomir Fernández Fernández, del diario La República, en Puno, fue amenazado de muerte por Rubén Choquehuanca Mamani, cuñado del candidato a la gobernación regional, Alexander Flo [ ... ]


Otras noticias

Filiales en Acción

ANP condena agresión a periodista en Arequipa
06/04/2020

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú - ANP rechaza la agresión de la que fue víctima el periodista Pablo César Rojas Huayapa, corresponsal de RPP en Arequipa, a quien se le obstaculizó [ ... ]


ANP Chiclayo: Periodista Brennan Barboza Bravo participó en taller organizado por Embajada Británica y Thomson Foundation
08/03/2020

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP) saluda la participación del periodista Brennan Barboza Bravo, de la ANP Chiclayo, en el taller Seguridad física y digital para periodistas. Br [ ... ]


ANP Huamanaga presente en vigilia por periodista desaparecida Daysi Mina Huamán
29/02/2020

La ANP Huamanaga estuvo presente en la vigilia realizada en Santa Rosa exigiendo que la periodista desaparecida Daysi Mina Huamán sea hallada con prontitud. De esta forma, a través de la base Huama [ ... ]


Otras noticias

Informe Especial

Aumenta el desempleo por covid-19 en América Latina
24/05/2020

Más de 11 millones de trabajadores pueden quedar desempleados este año en América Latina y el Caribe, como consecuencia de la covid-19 y las medidas para contener la pandemia, proyectó un estudio  [ ... ]


Líderes de todo el mundo exigen vacuna universal y gratuita contra covid-19
15/05/2020

GINEBRA.- Líderes de todas las regiones del mundo demandaron a la asamblea que reunirá a los  ministros de Salud de 194 países que, cuando se consiga una vacuna eficaz contra el covid-19, se ponga [ ... ]


Pinza letal presiona a países pobres: covid-19 y deuda devastadora
09/05/2020

Las naciones más pobres del mundo, se tambalean ante el ataque implacable contra sus frágiles economías de la pandemia de la covid-19, que se suma a otro golpe igualmente letal para su sobrevivenci [ ... ]


Otras noticias
Créditos: Eylen Jalilíe