Matriz Histórica
Del Gremio De La Prensa
Lunes, 23 julio 2018
Informe Especial
La verdad

Comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión” no solo asegura nuestro derecho a conocer y explicar lo que acontece, también es una garantía esencial para la configuración de la opinión pública, ese sentir mayoritario que resulta imprescindible para construir una sociedad libre, plural y democrática. Por eso, informar e informarse es un derecho fundamental independiente y preferente, y el periodista es el encargado de facilitarlo como el profesor lo es de enseñarlo.

Pero escuchar la vida es más complicado que vivirla. Al igual que informar es más difícil, más sacrificado, más caro que comunicar. Dos géneros, dos formas de expresión con naturaleza, alcance y protección diferentes. Opinar no es lo mismo que informar aunque tampoco se den en estado puro.

La academia nos dice que la verdad es lo que distingue la información de la opinión, que una noticia falsa nunca puede constituir el ejercicio legítimo del derecho a informar. Pero menuda palabra escogió la Constitución para defendernos de los rumores, engaños y falsedades. La verdad es tan grande, tiene tanta amplitud, significa tantas cosas que sirve de poco. Quizás se refiera a la correspondencia entre lo que se cree y lo que se dice, porque la verdad también hay que creérsela. Sin duda es una palabra muy recurrente pero también engañosa, y desde luego insuficiente para enjuiciar el fraude y la manipulación de las noticias. Además, para informar, no es necesario ser tan ambiciosos, podemos funcionar con términos más blandos y relativos como validez, evidencia, realidad, acontecimiento. Cuando hablamos de información nos basta con que esta sea probable, neutral o, mejor, cierta. Reconozcámoslo, la verdad es una expresión muy nuestra, incluso demasiado nuestra, caprichosa, siempre interesada y muy cómoda porque no compromete a nada y obliga a muy poco y si no preguntadlo a los poderosos que ayudan a que un determinado bulo, enredo o falsedad corra en la dirección correcta y triunfe.

A mi modo de ver, no es la verdad sino la técnica lo que diferencia la comunicación de la información, la opinión de la noticia. El Tribunal lo califica como un deber de diligencia profesional, como una exigencia y responsabilidad del sujeto más que del objeto. Sin duda, editar una información consiste en trabajar con adiestramiento previo para dotar de significado a los hechos y a las cosas que ocurren y apagar los rumores o acontecimientos inventados o desfigurados. El periodismo es una actividad técnica, profesional, de comprobación de lo que acontece de forma suficiente, lo más cercana posible y con medios y tiempo para que las noticias maduren.

Pero la realidad es oscura, no es lo que parece y hay que buscarla con excavadoras. De manera que la técnica, este trabajo profesional de edición, también requiere una maquinaria para manifestarse. Así es, para dotar de sentido a los acontecimientos, para situarlos en su contexto se necesita una estructura informativa independiente, sólida, capaz de convertir la verdad y con ella la posverdad en un concepto retórico, incluso folclórico y casi exclusivamente religioso o político al demostrar que un acontecimiento no necesita ser verdadero cuando se descubre evidente.

Pero a la información le ha salido un competidor. La globalización ha convertido la comunicación en un producto de entretenimiento y consumo masivo y ha creado un nuevo género, un nuevo estilo de informar que es a la vez opinión y noticia y que reina por encima de la verdad y de la realidad. Un nuevo género informativo que hacemos y consumimos nosotros incluso cuando estamos en el retrete, por eso lo sentimos como algo muy nuestro y lo defendemos sin decirlo.

En los cinco continentes se ha impuesto esta manera de comunicación de masas con titulares dirigidos a la zona del cerebro que regula las emociones para que nuestro corazón palpite a ritmo diferente. Una zona situada debajo de la corteza cerebral, que dirige nuestras sensaciones más primitivas, como el miedo, la ira o el placer.

Este es el objetivo de la posverdad, nuestro “cerebro reptil” que se encarga de los instintos más básicos y nos somete inconscientemente a las más fuertes ataduras. Una nueva forma de información que nos convierte en consumidores compulsivos de noticias muy verdes y adulteradas. Cuantos más clics hacemos más los necesitamos y el negocio aumenta.

En fin, un estilo de información rápida y sin esfuerzo, lleno de titulares, gritos, gestos y flashes dirigidos directamente al corazón ¡me gusta! Un género barato, global, sin límites, que a base de tuits intenta dirigir nuestros gustos. No importa que el mensaje sea mentira y provoque dolor, todo es cuestión de preferencias sin ninguna implicación ni responsabilidad y con mucho anonimato. Las apariencias no engañan: en el nuevo género informativo el que miente, triunfa. Esta es la realidad.

Además, la posverdad, esta información espectáculo difundida por las gigantescas plataformas de comunicación lo está enredando todo y no es fácil decirlo pero puede llegar a confundir y distorsionar la opinión pública, afectando al funcionamiento democrático de nuestros estados cuyas estructuras estorban a los mercados globales.

Así, pues, navegar por Internet es muy divertido, emocionante porque te pierdes y te encuentras y aunque la tentación de limitar este vagabundeo es grande, por suerte es muy difícil. El control de la Red no puede hacerse exclusivamente desde fuera. Cada vez resulta más complicado saber a quién tenemos que dirigirnos para que nos ayude, de manera que no tenemos más remedio que aprender a cuidarnos nosotros mismos. Nos han puesto en el centro del nuevo mundo y tenemos que ser más desconfiados y no creer en lo que dicen sin mirar quién lo dice.

No hay que caer en la tentación. Los tuits nos conectan y entretienen pero no podemos tomarlos muy en serio ni hacerles mucho caso. Aquel que construya su opinión solo con tuits o siga a rajatabla todo lo que le diga la revista de moda o el vecino, tiene un problema.

Lo más delicado es que mientras la comunicación y sus plataformas se han globalizado el periodismo no lo está haciendo a la misma velocidad. Los medios profesionales de información, por su propia naturaleza, son más caros y lentos, pero también son demasiado pequeños, locales y poco atractivos para recibir anuncios y sobrevivir. Claro que necesitamos Internet y mucho entretenimiento, pero para tener conocimiento, para vivir libre-mente necesitamos, más que nunca un periodismo técnico, independiente, responsable, plural y con su correspondiente y eficiente maquinaria en la Red. De lo contrario ya sabéis, a río revuelto…

Antonio Rovira

 

 
Lucha contra el terrorismo necesita un enfoque de género

Comprender las diferentes formas en las que los terroristas apuntan contra las mujeres y cómo prevenir su reclutamiento podría ser muy significativo para los esfuerzos contra el terrorismo, un enfoque que gana cada vez más reconocimiento internacional.

“Cualquier programa de prevención tiene que ser totalmente consciente de sus implicaciones de género, y debe diseñarse para comprender el dolor de mujeres y hombres explotados por los reclutadores”, explicó Mattias Sundholm, asesor de comunicaciones del Comité Ejecutivo contra el Terrorismo, en diálogo con IPS.

Cientos de delegados de organizaciones de la sociedad civil y de representantes de los países miembro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se reunieron en su sede de Nueva York a fines de junio en la Conferencia de Alto Nivel sobre Antiterrorismo.

En los dos días del encuentro se debatió en profundidad el papel de las cuestiones de género en las estrategias de lucha contra el terrorismo.

“La comunidad internacional reconoce cada vez más la importancia de integrar la perspectiva de género a los esfuerzos globales contra el terrorismo”, coincidió un funcionario de la Unión Europea (UE) que prefirió mantenerse en el anonimato.

“La desigualdad de género y la corrupción, sumados a la falta de información, de acceso a la educación y de comprensión sobre lo que ocurre en el campo de batalla parece desempeñar un papel importante en el reclutamiento de combatientes mujeres”, explicó.

A pesar de las derrotas del Estado Islámico (EI) en algunos países de Medio Oriente, sigue siendo prioridad de la ONU contrarrestar su influencia en los medios de comunicación y en la opinión pública, así como la de Al Qaeda y la de Boko Haram.

La Asamblea General de la ONU decidió el año pasado implementar la Estrategia Global contra el Terrorismo, y creó la Oficina de las Naciones Unidas de Lucha contra el Terrorismo; también se debatió la creación de una Red Global de coordinadores contra el terrorismo.

El tema de la reunión de este año fue “Fortalecer la cooperación internacional para luchar contra la amenaza del terrorismo” con el objetivo de crear alianzas y encontrar soluciones prácticas.

Diferentes enfoques para reclutar hombres y mujeres

Es diferente la forma en que los reclutadores terroristas encaran a mujeres y hombres pues les prometen recompensas distintas que les resulten atractivas.

“Los grupos armados extremistas explotan con habilidad el género al igual que explotan cualquier otra posible herramienta de reclutamiento”, observó Letta Tayler, investigadora sobre terrorismo de Human Rights Watch (HRW).

“A las mujeres les presentan la promesa de aventura, viajes, romance, compromiso con una causa, y la posibilidad de formar parte de una familia extendida, aunque lejos del yugo de sus familiares inmediatos”, indicó.

“Para los hombres, los argumentos suelen ser más de macho, con la promesa de gloria y varias esposas”, apuntó

Por su parte, Megan Manion, analista política de ONU Mujeres, coincidió en que a ellos los suelen atraer con la promesa de que los combatientes obtienen esposas como recompensa. “Los extremistas también les ofrecen salarios por su servicio como combatientes”, añadió.

En cambio, a las mujeres les ofrecen diferentes cosas, explicó Manion.

“Las mujeres se  unen a grupos extremistas con o para seguir a sus esposos o novios”, observó.

“También se unen a grupos extremistas violentos para tener oportunidades que no tendrán en sus comunidades debido a las desigualdades (de género)”, apuntó.

Si las estrategias de reclutamiento incluyen narrativas con perspectiva de género, lo mismo debe ocurrir con los planes de prevención.

“Las mujeres tienen un papel particularmente influyente en las familias y pueden desempeñar un papel importante en la prevención de la radicalización”, observó el alto funcionario de la UE.

Por ello, las estrategias de prevención deben elevar el nivel que tienen las de los reclutadores extremistas en su variedad de matices.

“Cuando los grupos extremistas comprenden las desigualdades, y el impacto y el poder que tienen, y nosotros, los que prevenimos el extremismo violento, no, hay un elemento significativo en torno a identificar y responder a las violaciones de derechos humanos, así como riesgos e implicaciones graves en materia de seguridad”, explicó Manion.

Al ser consultada sobre cómo enmarcar las estrategias de prevención, Tayler respondió de forma rotunda que cualquier estrategia de prevención para ser exitosa debe ofrecer el mismo sentido de pertenencia y emoción que prometen grupos como el EI.

“Eso solo puede funcionar si los estados dejan de marginar a las comunidades y a las personas vulnerables al reclutamiento”, observó Tayler.

Una de las formas de implementar estrategias con perspectiva de género podría ser fortalecer el papel de las mujeres en las fuerzas de seguridad y la policía, tanto en número como en la jerarquía, opinó el representante de la UE.

También planteó la necesidad de llegar a todas las comunidades, en especial a las que no están radicalizadas.

“Las lideresas religiosas y el diálogo interconfesional local tienen un papel importante en la construcción de un entorno menos conducente al extremismo violento”, apuntó.

Algunas organizaciones civiles, como el Centro Internacional para la Religión y la Democracia, ya incluyen actores religiosos en sus estrategias contra el terrorismo.

Sundholm añadió que también hay que empoderar a los jóvenes, y en particular las mujeres “para liderar y participar en el diseño y la implementación de los programas de prevención”.

Tayler explicó que HRW tomó en cuenta el género cuando fue necesario. Por ejemplo, las violaciones del EI y la esclavitud sexual de mujeres yazidíes requieren un enfoque con una fuerte perspectiva de género.

Otro caso sería Nigeria, donde hay denuncias de que las “mujeres que logran escapar de Boko Haram sufren violaciones a manos de las fuerzas de seguridad nigerianas, que dicen ser sus rescatadores”.

¿Qué deberían hacer los estados miembro?

La mayoría de los expertos y dirigentes políticos sostienen que la lucha contra el terrorismo debería ser responsabilidad de los estados miembro, porque controlan las fronteras y aprueban leyes, que pueden otorgar privilegios o marginar a las organizaciones.

También debería dar ejemplo e incluir la perspectiva de género en el diseño de las políticas.

“La integración de la cuestión de género debería darse en el trabajo y los programas tanto de los estados miembro como de la ONU”, subrayó la fuente de la UE.

Manion coincide en que ellos tienen la clave de la prevención.

“Las leyes represivas y la falta de seguridad, del imperio del derecho y de buena gobernanza son poderosos motores de la radicalización de mujeres y hombres”, puntualizó.

“Tienen que asegurarse de que las leyes que aprueban para responder a las amenazas terroristas no impongan cargas insostenibles sobre las mujeres, incluidas las organizaciones civiles que a menudo trabajan en el frente para identificar y prevenir la radicalización y la reintegración de los retornados”, añadió.

Pero Tayler alertó que si bien el género debe formar parte del foco de la lucha contra el terrorismo, “ni la ONU ni los gobiernos deben asumir que es la panacea”.

“Tildar la casilla de ‘género’ no es una estrategia efectiva contra el terrorismo. Las autoridades deben atender la miríada de causas (de ese flagelo)”, añadió.

Carmen Arroyo/ipsnoticias.net/

 
Feminismo en América Latina busca incluir a clases marginadas en sus políticas

MONTEVIDEO/Uruguay.- El feminismo en Latinoamérica debe incluir en sus políticas públicas a las mujeres “marginadas, campesinas, negras y trans”, dijo a Efe Marie-Anne Stival Pereira e Leal Lozano, doctora interdisciplinar en Ciencias Humanas.

“Las políticas que estamos haciendo adoptan un feminismo hegemónico, heterosexista y heteronormativo, y hay mujeres que aún no están incluidas en ellas porque siguen silenciadas”, señaló la experta brasileña que se desplazó a Montevideo en el marco de las V Jornadas de Debate Feministas, que se realizan en la capital uruguaya desde hoy hasta el próximo viernes.

En ese sentido, Leal Lozano aseguró que América Latina tiene “mucho que hacer” porque el feminismo todavía se guía por la “clase media” y no incorpora otros sectores y situaciones sociales.

“Aunque empezamos a abrigar otros feminismos de mujeres trans, de las campesinas, de negras, aún esos discursos siguen con poca fuerza. Creo que está cambiando pero tenemos que poner atención en las mujeres marginadas“, apostilló la doctora.

Asimismo, la experta reconoció que las perspectivas feministas “tratan de una diversidad de discursos” que permitieron el surgimiento de una “variedad de feminismos” que no pueden ser traducidos en una sola “posición particular”.

“Es fundamental la emergencia de movimientos que rompan con las tradiciones etnocéntricas y universalizantes que caracterizan a los feminismos hegemónicos”, resaltó.

Leal Lozano también destacó que es “fundamental” proponer “nuevas maneras” de comprender las relaciones globales y locales, entendiendo que el pensamiento “moderno y occidental” está relacionado con el colonialismo y el capitalismo como una “hegemonía de poder y saber”.

“Ese poder y saber desvaloriza, ignora, invisibiliza, excluye y silencia saberes potenciales de las poblaciones marginadas (…) Es necesario que se recuperen las historias de esas mujeres con el sentido de dirigir mejor la implementación de políticas especificas”, acotó.

Por otro lado, la licenciada en Psicología Lucia Gulisano dijo a Efe que “el campo popular” debe unirse ante una “lucha común” contra el poder hegemónico y las políticas neoliberales.

“Yo creo que tenemos que entender que no hay una sola lucha, la lucha tiene que ser transversal a muchos aspectos, porque la realidad es compleja, porque el poder es complejo y lo urgente hoy es lograr la unión”, concluyó Gulisano.

EFE

 
A la búsqueda de conceptos

Cada día es más difícil encontrar conceptos útiles. Lo saben bien periodistas, académicos, editores y todos aquellos que trabajan con la información y deben proporcionar interpretación y análisis. Para ello, necesitan palabras que den sentido a los hechos y construyan un marco de ideas que explique de alguna manera la realidad. Pero la realidad se ha vuelto una abstracción contradictoria y compleja. Andamos a la búsqueda de conceptos que definan con precisión el mundo de hoy.

Un hecho como las recientes elecciones en México se presenta a través de datos de participación y votos logrados por los candidatos. El análisis electoral da lugar a titulares como “giro a la izquierda”. Es una fórmula que se repite en todos los procesos electorales y ante cualquier fenómeno político: “vuelco conservador”, “continuismo”, “apuesta progresista”. ¿Necesitan los ciudadanos estas traducciones conceptuales? Y, sobre todo, ¿ayudan a entender lo sucedido? En el caso de México, evidentemente, no.

La propia composición de las coaliciones que se presentaban, integradas por partidos con ideas contradictorias entre sí, muestra que la victoria de Andrés Manuel López Obrador no responde estrictamente a un giro a la izquierda. Sus votantes proceden de un espectro muy amplio de la sociedad mexicana dispuesta a experimentar con otra cosa. Y es esa otra cosa lo que no logramos definir y nos lleva a utilizar lugares comunes que no explican nada.

Esta crisis conceptual la sufren los medios de comunicación —como formadores de opinión pública—, los partidos políticos, los científicos sociales y los think tanks, maestros en la construcción de términos sofisticados y “nuevos paradigmas”. Todos quieren encontrar esa gran narrativa en la que encajen los fenómenos que estamos viviendo. Utilizan conceptos como populismo, autoritarismo, disrupción, posverdad. Construyen sintagmas en los que depositan una clave explicativa: regreso de los hombres fuertes, fin del orden liberal, rebelión de las clases medias, crisis de representación. No es que sean inexactos o inútiles. Lo que sucede es que han dado lugar a una jerga utilizada en debates circulares entre periodistas, políticos, analistas y académicos que muy pocas veces llega a la sociedad.

Los ciudadanos parecen ir por delante en la aceptación de la confusión y la asimilación del cambio. La tecnología y la comunicación sin intermediarios tienen mucho que ver con esto. Pero la brecha con los ciudadanos se debe en gran medida a la resistencia y lentitud de medios de comunicación, partidos, centros de pensamiento e instituciones a la hora de asumir su cuestionamiento como intérpretes sociales ante la complejidad de los fenómenos actuales.

En el ámbito internacional, esto se traduce en un nuevo orden, aunque nada remita más al pasado que hablar de un “nuevo orden”. De ahí que resulte tan difícil explicar el populismo, el proteccionismo, el nacionalismo o la xenofobia en auge. ¿Son estos los términos precisos para describir lo que está sucediendo? Como periodista y editora me lo pregunto ante cada artículo que leo, escribo o encargo. Y la respuesta que encuentro es que esas ideas ofrecen el camino más rápido, pero equivocado, para abordar el mundo hoy y ahora. ¿Qué conceptos utilizarán las futuras generaciones al estudiar la confusión de esta época?

Muy posiblemente, la falta de certeza sea el punto de partida para que el tesauro de las ciencias sociales se amplíe, si es que no se adelanta la sociedad con sus propios términos y claves explicativas. Muchos de ellos procederán, con seguridad, de China y de África, pero es más que probable que sea Occidente, sobre todo los países anglosajones, en el centro del desconcierto actual, los que vuelvan a definir el marco de análisis dominante. Al fin y al cabo, las universidades y los medios de comunicación auténticamente globales son anglosajones.

Mientras tanto, debemos acostumbrarnos a no entender, sin resignarnos a buscar los conceptos que nos ayuden a comprender. No es tiempo para certezas. Ni falta que nos hacen.

Áurea Moltó El País (España).

 
Chile hace justicia con Víctor Jara y con su historia

La justicia es lenta, a veces exasperantemente calmosa, pero casi siempre aparece. A los responsables de los actos criminales que acabaron con la vida de Víctor Jara les ha llegado el veredicto 45 años después del secuestro y asesinato de quien es considerado el trovador de la revolución socialista de Salvador Allende. Ocho militares retirados han sido declarados esta semana culpables de un crimen cometido pocos días después del golpe de Estado de Augusto Pinochet del 11 de septiembre de 1973. Ese fue el inicio de una dictadura en la que murieron a manos de agentes del Estado unos 3.200 chilenos, de los que 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos. Otros 33.000 fueron torturados y encarcelados por causas políticas y decenas de miles se exiliaron.

El juicio, que ha necesitado años de investigaciones e infinita perseverancia, superó múltiples obstáculos. Finalmente, los culpables de la muerte de Víctor Jara y de Littré Quiroga, abogado y director de Prisiones en aquellos tiempos, han sido condenados a 18 años de cárcel. Además, el Estado chileno deberá indemnizar a la familia del compositor, profesor y director teatral con 1,8 millones de euros.

Hijo de campesinos, Jara encontró en la música que le inculcó su madre el mejor vehículo para revalorizar los cánticos del pueblo llano. Luego vendría la protesta social y el compromiso político. Militó en el Partido Comunista y fue un emblema cultural durante los tres años del gobierno de Allende. El día de la rebelión militar, el presidente tenía previsto intervenir en un acto en la Universidad Técnica del Estado, donde actuaría Jara. Fue su último recital. Mientras su guitarra sonaba las balas de los golpistas silbaban en las calles de Santiago de Chile.

Estudiantes, funcionarios y profesores permanecieron esa noche concentrados en las facultades. Los golpistas detuvieron al día siguiente a 600 personas. Fueron trasladadas al Estadio Chile (rebautizado Víctor Jara), donde un oficial reconoció al cantautor. Comenzaron entonces horas de infinitas torturas, de un ensañamiento despiadado. Cuando su cuerpo y el de Quiroga fueron hallados sin vida el 15 de septiembre junto al Cementerio Metropolitano se tuvo conocimiento del alcance del martirio. Tenía los dedos de las manos destrozados por los culatazos de fusiles y 44 impactos de bala.

Icono cultural de los chilenos, el autor de Te recuerdo Amanda, El cigarrito o El manifiesto fue referente del movimiento musical en América Latina que arraigó en los años sesenta. Quilapayún, Inti-Illimani o Violeta Parra, creadora del mítico tema Gracias a la vida, considerada por muchos como un himno humanista, alcanzaron eco internacional.

Con esta sentencia Víctor Jara obtiene justicia en los tribunales. El pueblo de Chile se la brindó en 2009, después de que sus restos fueran exhumados, examinados por los forenses y devueltos a la familia. Fue durante una emotiva y multitudinaria ceremonia oficial, sobre la que Joan Manuel Serrat escribió: “Este sábado entierran a Víctor Jara por segunda vez. Quien amó tanto la vida, 36 años después, vuelve a pasear su muerte”. Ahora, al conocer el fallo, resuenan las palabras de la expresidenta Michelle Bachelet, detenida y torturada por los golpistas: “Víctor Jara canta con más fuerza que nunca y Chile hace justicia con su historia”.

Rosario Gómez/El País (España).

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 1 de 55

Alertas - OFIP

Perú: Incendian vehículo de periodista para amedrentarlo
30/03/2018

El vehículo del periodista Juan Ferdinand Berrios Jiménez, de la Radio Tahuamanu y medio televisivo Tahuamanu RTV, fue incendiado el sábado 6 de enero al promediar las 2 A.M. en la puerta de su dom [ ... ]


Perú: Bañistas de Pucusana agreden verbalmente a reportera y camarógrafo
30/03/2018

Manuela Camacho Jaramillo, reportera del programa “La Banda del Chino” y su camarógrafo Johnny Richard García Carrillo fueron agredidos verbalmente por bañistas y trabajadores de la playa Pucus [ ... ]


Apurímac: Agreden y obstaculizan cobertura de prensa a comunicador
28/12/2017


El comunicador Guillermo Sierra García fue agredido e impedido de cumplir con su labor periodística cuando grababa con su celular a un grupo de manifestantes que se movilizaron hasta la puerta de la [ ... ]


Otras noticias

Filiales en Acción

ANP se moviliza en todo el país en demanda de garantías para la prensa
17/07/2018

  En defensa de la libertad de prensa, contra la corrupción, y en demanda de una verdadera libertad de prensa, Las bases de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP) se movilizan a lo  [ ... ]


ANP de duelo por temprana muerte de expresidente de la base Chimbote
22/06/2018

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú lamentó la temprana muerte del periodista Alberto Pérez Gonzales, expresidente de la ANP Chimbote, exmiembro del Comité Ejecutivo Nacional y, sobre  [ ... ]


ANP Filial Bellavista: Taller de capacitación a periodistas de la región San Martín
02/06/2018

SAN MARTÍN.- La capacitación no se detiene. Bellavista, en la región San Martín, fue escenario de una nueva jornada formativa. La ANP Bellavista invitó al periodista Luis Rodríguez de Convoca q [ ... ]


Otras noticias

Informe Especial

La verdad
14/07/2018

Comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión” no solo asegura nuestro derecho a conocer y explicar lo que acontece, también es una garantía esencial para la c [ ... ]


Lucha contra el terrorismo necesita un enfoque de género
14/07/2018

Comprender las diferentes formas en las que los terroristas apuntan contra las mujeres y cómo prevenir su reclutamiento podría ser muy significativo para los esfuerzos contra el terrorismo, un enfoq [ ... ]


Feminismo en América Latina busca incluir a clases marginadas en sus políticas
14/07/2018

MONTEVIDEO/Uruguay.- El feminismo en Latinoamérica debe incluir en sus políticas públicas a las mujeres “marginadas, campesinas, negras y trans”, dijo a Efe Marie-Anne Stival Pereira e Leal Loz [ ... ]


Otras noticias