Matriz Histórica
Del Gremio De La Prensa
Domingo, 8 diciciembre 2019
Informe Especial
La violencia contra la mujer, un grave problema de salud pública

La violencia contra la mujer, especialmente la ejercida por su pareja y la violencia sexual, constituye un grave problema de salud pública y una violación de los derechos humanos de las mujeres, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las estimaciones mundiales publicadas por la OMS indican que alrededor de una de cada tres (35%) mujeres en el mundo han sufrido violencia física y/o sexual de pareja o violencia sexual por terceros en algún momento de su vida.

La mayoría de estos casos son violencia infligida por la pareja. En todo el mundo, casi un tercio (30%) de las mujeres que han tenido una relación de pareja refiere haber sufrido alguna forma de violencia física y/o sexual por parte de su pareja en algún momento de su vida.

Un 38% de los asesinatos de mujeres que se producen en el mundo son cometidos por su pareja masculina.

La violencia puede afectar negativamente la salud física, mental, sexual y reproductiva de las mujeres y, en algunos entornos, puede aumentar el riesgo de contraer el VIH.

Los hombres que tienen un nivel de instrucción bajo, han sido objeto de malos tratos durante la infancia, han estado expuestos a escenas de violencia doméstica contra sus madres y al uso nocivo de alcohol, han vivido en entornos donde se aceptaba la violencia y había normas diferentes para cada sexo, y creen que tienen derechos sobre las mujeres son más proclives a cometer actos violentos.

Las mujeres que tienen un nivel de instrucción bajo, han estado expuestas a actos de violencia de pareja contra sus madres, han sido objeto de malos tratos durante la infancia, han vivido en entornos en los que se aceptaba la violencia, los privilegios masculinos y la condición de subordinación de la mujer corren un mayor riesgo de ser víctimas de la violencia de pareja.

Existen datos que demuestran que las intervenciones que promueven la sensibilización y emancipación de la mujer, la prestación de orientación psicológica y las visitas domiciliarias podrían favorecer la prevención o la reducción de la violencia de pareja contra la mujer.

Las situaciones de conflicto, posconflicto y desplazamiento pueden agravar la violencia existente, como la infligida contra la mujer por su pareja y la violencia sexual fuera de la pareja, y dar lugar a nuevas formas de violencia contra la mujer.

Contexto

Las Naciones Unidas definen la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada”.

La violencia de pareja se refiere al comportamiento de la pareja o ex pareja que causa daño físico, sexual o psicológico, incluidas la agresión física, la coacción sexual, el maltrato psicológico y las conductas de control.

La violencia sexual es cualquier acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual u otro acto dirigido contra la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de su relación con la víctima, en cualquier ámbito. Comprende la violación, que se define como la penetración, mediante coerción física o de otra índole, de la vagina o el ano con el pene, otra parte del cuerpo o un objeto.

Así lo detalla el Informe mundial sobre la violencia y la salud.

Magnitud del problema

Las estimaciones más precisas relativas a la prevalencia de la violencia de pareja y la violencia sexual se derivan de las encuestas poblacionales basadas en los testimonios de las víctimas. En un análisis llevado a cabo en 2013 por la OMS en colaboración con la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y el Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica, en el que se utilizaron los datos de más de 80 países, se observó que, en todo el mundo, una de cada tres mujeres (o el 35%) había sido objeto de violencia física o violencia sexual bien dentro o fuera de la pareja.

Estimaciones mundiales y regionales de la violencia contra la mujer

Casi un tercio (30%) de todas las mujeres que han tenido una relación ha sufrido violencia física o sexual por parte de su pareja. Las estimaciones de prevalencia de la violencia de pareja oscilan entre el 23,2% en los países de ingresos altos y el 24,6% en la región del Pacífico Occidental, al 37% en la región del Mediterráneo Oriental y el 37,7% en la región de Asia Sudoriental.

El 38% de los feminicidios que se cometen en el mundo son perpetrados por la pareja. Además de la violencia de pareja, el 7% de las mujeres refieren haber sufrido agresiones sexuales por personas distintas de su pareja, si bien los datos a ese respecto son más escasos. Los actos de violencia de pareja y violencia sexual son cometidos en su mayoría por hombres contra mujeres.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de violencia de pareja y violencia sexual son de carácter individual, familiar, comunitario y social. Algunos se asocian a la comisión de actos de violencia, otros a su padecimiento, y otros a ambos. Entre los factores de riesgo de ambas, violencia de pareja y violencia sexual, se encuentran los siguientes:

un bajo nivel de instrucción (autores de violencia sexual y víctimas de violencia sexual);

un historial de exposición al maltrato infantil (autores y víctimas);

la experiencia de violencia familiar (autores y víctimas);

el trastorno de personalidad antisocial (autores);

el uso nocivo del alcohol (autores y víctimas);

el hecho de tener muchas parejas o de inspirar sospechas de infidelidad en la pareja (autores);

las actitudes que toleran la violencia (autores);

la existencia de normas sociales que privilegian a los hombres o les atribuyen un estatus superior y otorgan un estatus inferior a las mujeres; y

un acceso reducido de la mujer a empleo remunerado.

Entre los factores asociados específicamente a la violencia de pareja cabe citar:

los antecedentes de violencia;

la discordia e insatisfacción marital;

las dificultades de comunicación entre los miembros de la pareja;

la conducta dominadora masculina hacia su pareja.

Y entre los factores asociados específicamente a la violencia sexual destacan:

la creencia en el honor de la familia y la pureza sexual;

las ideologías que consagran los privilegios sexuales del hombre; y

la levedad de las sanciones legales contra los actos de violencia sexual.

Las desigualdades entre hombres y mujeres y la aceptación de la violencia contra la mujer son la causa principal de la violencia ejercida contra estas.

Consecuencias para la salud

La violencia de pareja (física, sexual y emocional) y la violencia sexual ocasionan graves problemas de salud física, mental, sexual y reproductiva a corto y largo plazo a las mujeres. También afecta a sus hijos y tiene un elevado costo social y económico para la mujer, su familia y la sociedad. Este tipo de violencia puede:

Tener consecuencias mortales, como el homicidio o el suicidio.

Producir lesiones, y el 42% de las mujeres víctimas de violencia de pareja refieren alguna lesión a consecuencia de dicha violencia.

Ocasionar embarazos no deseados, abortos provocados, problemas ginecológicos, e infecciones de transmisión sexual, entre ellas la infección por VIH. El análisis de 2013 reveló que las mujeres que han sufrido maltratos físicos o abusos sexuales a manos de su pareja tienen una probabilidad 1,5 veces mayor de padecer infecciones de transmisión sexual, incluida la infección por VIH en algunas regiones, en comparación con las mujeres que no habían sufrido violencia de pareja. Por otra parte, también tienen el doble de probabilidades de sufrir abortos.

La violencia en la pareja durante el embarazo también aumenta la probabilidad de aborto involuntario, muerte fetal, parto prematuro y bebés con bajo peso al nacer. El mismo estudio realizado en 2013 puso de manifiesto que la probabilidad de sufrir un aborto espontáneo entre las mujeres objeto de violencia de pareja es un 16% mayor y la de tener un parto prematuro un 41% mayor.

Estas formas de violencia también pueden ser causa de depresión, trastorno de estrés postraumático y otros trastornos de ansiedad, insomnio, trastornos alimentarios e intento de suicidio. El análisis de 2013 concluyó que las mujeres que han sufrido violencia de pareja tienen casi el doble de probabilidades de padecer depresión y problemas con la bebida.

Entre los efectos en la salud física se encuentran las cefaleas, lumbalgias, dolores abdominales, trastornos gastrointestinales, limitaciones de la movilidad y mala salud general.

La violencia sexual, sobre todo en la infancia, también puede incrementar el consumo de tabaco, alcohol y drogas, así como las prácticas sexuales de riesgo en fases posteriores de la vida. Asimismo se asocia a la comisión (en el hombre) y el padecimiento (en la mujer) de actos de violencia.

Repercusión en los niños

Los niños que crecen en familias en las que hay violencia pueden sufrir diversos trastornos conductuales y emocionales. Estos trastornos pueden asociarse también a la comisión o el padecimiento de actos de violencia en fases posteriores de su vida.

La violencia de pareja también se ha asociado a mayores tasas de mortalidad y morbilidad en los menores de 5 años (por ejemplo, por enfermedades diarreicas o malnutrición).

Costos sociales y económicos

Los costos sociales y económicos de este problema son enormes y repercuten en toda la sociedad. Las mujeres pueden llegar a encontrarse aisladas e incapacitadas para trabajar, perder su sueldo, dejar de participar en actividades cotidianas y ver menguadas sus fuerzas para cuidar de sí mismas y de sus hijos.

Prevención y respuesta

Cada vez hay más estudios bien concebidos sobre la eficacia de los programas de prevención y respuesta. Se necesitan más recursos que refuercen la prevención y la respuesta frente a la violencia de pareja y la violencia sexual, en particular en el ámbito de la prevención primaria, a fin de impedir que llegue a producirse.

Existen datos procedentes de los países de ingresos altos que indican que las intervenciones de sensibilización y la prestación de orientación psicológica para mejorar el acceso a los servicios dirigidos a las víctimas de violencia de pareja son eficaces a la hora de reducir dicha violencia. Los programas de visitas domiciliarias en que participan los servicios periféricos de salud por medio de profesionales de enfermería capacitados también parecen prometedores a efectos de reducir la violencia de pareja. No obstante, aún han de evaluarse para poder ser utilizados en entornos con pocos recursos.

Entre las estrategias de prevención que podrían dar buenos resultados en entornos de bajos recursos cabe citar las siguientes: aquellas que permiten que la mujer se emancipe económica y socialmente mediante una combinación de microfinanciación y formación en materia de igualdad de género; las que fomentan la comunicación y las relaciones interpersonales dentro de la pareja y la comunidad; las que reducen el acceso al alcohol y su uso nocivo; las que transforman las normas sociales y de género nocivas, mediante la movilización de la comunidad y la educación grupal y participativa de mujeres y hombres con el fin de provocar una reflexión crítica sobre las relaciones de género y de poder desiguales.

Para propiciar cambios duraderos, es importante que se promulguen y se apliquen leyes, y se formulen y ejecuten políticas que promuevan la igualdad de género del modo siguiente:

poniendo fin a la discriminación de la mujer que persiste en las leyes relativas al matrimonio, el divorcio y la custodia;

poniendo fin a la discriminación que persiste en las leyes sobre sucesiones y propiedad de activos;

mejorando el acceso de la mujer al empleo remunerado;

formulando políticas y planes nacionales para combatir la violencia contra la mujer, y dotándolos de medios.

Si bien prevenir la violencia contra la mujer requiere un enfoque multisectorial, el sector de la salud tiene un papel importante que desempeñar. El sector de la salud puede:

Concienciar con relación al hecho de que la violencia contra la mujer es inaceptable y que ese tipo de violencia debe considerarse un problema de salud pública.

Prestar servicios integrales, y sensibilizar y capacitar a los proveedores de servicios de salud para que respondan a las necesidades de las víctimas de manera integral y empática.

Prevenir que se repitan los actos de violencia mediante la detección inmediata de las mujeres y los niños que sean víctimas de esta, derivándoles a los servicios pertinentes y prestándoles el apoyo necesario.

Promover normas de género que establezcan la igualdad entre hombres y mujeres como parte de las competencias psicosociales y los programas de educación sexual integral que se imparten entre los jóvenes.

Generar datos científicos que permitan determinar las estrategias más eficaces y la magnitud del problema mediante la realización de encuestas poblacionales, o incluyendo la violencia contra la mujer en las encuestas demográficas y de salud de ámbito poblacional, así como en los sistemas de vigilancia e información sanitaria.

RV: EG (ipsnoticias.net).

 
El periodismo bajo hostigamiento en el Brasil de Bolsonaro

RÍO DE JANEIRO.- La presidencia de Brasil excluyó a Folha de São Paulo de los diarios y revistas que sus funcionarios seguirán leyendo pagados con dinero público, en una represalia del presidente Jair Bolsonaro por informaciones que le molestaron en los últimos meses.

La medida ya la había anunciado Bolsonaro el 31 de octubre en la emisora de televisión Bandeirantes, una de sus preferidas. Relacionó su decisión con una entrevista de casi dos meses antes, el 3 de septiembre, concedida al diario que publicó “solo desinformación”, según el gobernante de extrema derecha.

Parece una retaliación mezquina, al suspender suscripciones en cantidad similar a las adjudicadas a otros dos grandes diarios de distribución nacional, O Globo y O Estado de São Paulo, 74 y 73 respectivamente, lo que equivale a pocos miles de dólares al año.

Pero se trata de un escarmiento y un aviso a todos los medios de comunicación, a través de dos pesos pesados del sector. Folha de São Paulo es el diario de mayor tirada en Brasil, con cerca de 330.000 ejemplares diarios, y TV Globo encabeza el conglomerado mediático más poderoso del país, que controla la televisión de mayor audiencia, el segundo diario en circulación, y otros periódicos, revistas y radios.

Que la libertad de prensa está en riesgo en este país de 210 millones de habitantes ya se sabe desde las elecciones de octubre de 2018, cuando Folha de São Paulo fue amenazada la primera vez por haber divulgado que empresarios financiaron la difusión masiva de mensajes maliciosos pro Bolsonaro en la plataforma WhatsApp, en lo que podría constituir un delito electoral.

El periodismo es blanco permanente de ataques del gobierno que llegó al presidencial Palacio de Planalto el 1 de enero. Como la enseñanza y el sector cultural, estaría bajo dominio de izquierdistas y del marxismo, según repiten los bolsonaristas.

Bolsonaro amenazó también con sacar del aire a TV Globo, que además de tener la mayor audiencia local es gran exportadora de sus telenovelas. El mecanismo sería no renovar su concesión en 2022, como castigo por su “periodismo sucio, vergonzoso”, según el presidente.

Esa fue su reacción a un reportaje del 29 de octubre que lo involucraba en la investigación policial sobre el asesinato de Marielle Franco, entonces concejala de Río de Janeiro, el 14 de marzo de 2018, un caso de repercusión internacional.

Bolsonaro fue mencionado por un testigo, el portero del conjunto residencial en el oeste de Río de Janeiro donde tienen viviendas tanto el presidente como el principal sospechoso del asesinato, el ex policía militar Ronnie Lessa, preso desde marzo de este año.

Un presunto cómplice en la muerte de la emergente dirigente política y social buscó a Lessa pocas horas antes del crimen, pero habría sido “Jair” quien autorizó su entrada al condominio, según el portero que modificó su versión después de la gran repercusión de su testimonio inicial.

El testimonio tampoco tenía validez, ya que aquel día Bolsonaro, entonces diputado, participaba en sesiones legislativas en Brasilia, destacó la información de TV Globo.

De todas formas el reportaje irritó profundamente al presidente. Algunas horas después del noticiero él difundió un video-mensaje de 23 minutos con insultos variados a la emisora de televisión.

La guerra contra TV Globo, sin embargo, viene de antes. La televisora que acaparaba la mayor parte de los gastos publicitarios del gobierno hasta el año pasado, proporcional a su audiencia, vio reducida su cuota en lo que va de este año a cerca de la mitad de la destinada a cada una de sus dos principales competidoras, según datos oficiales

No se explicó el motivo de ese vuelco, pero es notorio que Bolsonaro favorece los medios de comunicación de grupos de confesión evangélica, especialmente los televisivos.

Se manifiesta así la orientación de su gobierno, de hablar a sus adeptos, en desmedro de otros sectores y por lo tanto de la comunicación con un público más amplio, que es cautivo de Globo.

La venganza contra una o varias noticias adversas, en el caso de Folha de São Paulo, se sobrepone al interés público de contar con información adicional y diversificada para orientar políticas de gobierno.

Los 24 diarios y 10 revistas que se incluyen en las suscripciones de la Presidencia se destinan a proveer información a los funcionarios para “la toma de decisiones” y la elaboración de “contra-respuestas” al noticiero, según la licitación divulgada el 28 de noviembre para contratar una empresa que ofrezca el acceso a esas publicaciones.

Entre esos medios están extranjeros, como The New York Times y El País, de España.

El ejercicio del periodismo se volvió peligroso y precario en el Brasil presidido por un adepto declarado de dictaduras militares, como la brasileña de 1964 a 1985 y la de Augusto Pinochet en Chile (1973-1990), en nombre del combate al comunismo que identifica hasta hoy en las corrientes políticas que no sean netamente de derecha.

Los «enemigos» no son solo los medios

Las amenazas y castigos contra los medios por cualquier crítica manifestada, aunque aislada, constituyen solo una punta más visible.

El ascenso de la extrema derecha al gobierno hizo más complejo el ejercicio del periodismo en Brasil, con el ambiente saturado de informaciones falsas o tendenciosas diseminadas por las redes sociales.

Ese fenómeno creció desde antes en el país e hizo proliferar las agencias de “verificación de los hechos” (fact-checking), un nuevo campo para la vieja actividad periodística de revisión de los datos. Surgieron por lo menos ocho desde 2015.

Pero no dan abasto. Las “fake news”, como son más conocidas las informaciones falsas, se convirtieron en un arma cotidiana en la política.

Muchos creen que fueron decisivas para el triunfo electoral de Bolsonaro, cuya campaña difundió que el izquierdista Partido de los Trabajadores, había distribuido mientras gobernó el país (2003-2016) en las escuelas un “kit gay”, supuesto manual para conversión de niños al homosexualismo.

En realidad se trataba de videos de educación sexual que no llegaron a los estudiantes.

Ahora un ejército de formuladores y repetidores de falsedades responde a cualquier estímulo de Bolsonaro.

En junio se diseminó por las redes sociales que el gobernador del estado de Maranhão, Flavio Dino, había sustituido la bandera brasileña por una del comunismo.

Dino es de hecho del Partido Comunista del Brasil, pero la foto usada para la difamación tenía una bandera china a su lado porque fue hecha durante visita del vicepresidente del Banco del BRICS (grupo conformado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), el chino Xian Zhu, al gobierno de Maranhão, un estado de la región del Nordeste.

Se trata de una región que sufre la hostilidad de Bolsonaro, porque fue la única región brasileña donde Bolsonaro no obtuvo mayoría en las elecciones. Y Dino es el “peor gobernador”, opinó el presidente.

Los peores ataques a su reputación la sufren los disidentes o expurgados del oficialismo, como el general retirado Carlos Santos Cruz, despedido por Bolsonaro antes de cumplir seis meses como secretario de Gobierno con tareas de coordinación política.

Ráfagas de insultos e intrigas emitidas por allegados al presidente forzaron su salida del gobierno.

Joice Hasselmann, diputada del gobernante Partido Social Liberal (PSL), confesó haber llorado ante las ofensas a ella y su familia, que comprendieron fotos falseadas que la presentaban desnuda o como prostituta y dossiers injuriosos, después que votó en contra del candidato de Bolsonaro para liderar del partido.

Esta antigua periodista fue la mujer que obtuvo la mayor votación para diputada nacional, con más de un millón de votos. Designada como jefa de la bancada oficialista, fue destituida y sometida a una campaña humillante y machista por redes sociales.

Se hicieron virales los insultos de cerda (“Peppa pig”), gorda y traidora, por no acatar la orientación de Bolsonaro para sustituir al líder del PSL en la Cámara de Diputados. Luego, el 19 de noviembre, el presidente dejó ese partido, el último de los muchos de los que se ha ido este capitán retirado del Ejército en su carrera política.

Ahora ella se dedica a impulsar la Comisión Parlamentaria de Investigación que trata de desnudar orígenes y responsabilidades en esa guerra de falsas noticias, “el submundo de la Internet”, en que los hijos del presidente son protagonistas, según la diputada.

“Ese es el gobierno de la mentira” y debe ser enfrentado con una “actitud combativa y no solo defensiva”, resumió a IPS Paulo Jerónimo de Souza, presidente de la Asociación Brasileña de (ABI).

(IPS) Mario Osava

 
Sindicatos piden que se considere violencia de género delito europeo

BRUSELAS.- La Confederación Europea de Sindicatos (CES) solicitó a la Comisión Europea (CE) que considere la violencia de género como un delito en la UE, para que se puedan emitir contra los acusados órdenes de detención transfronterizas, las conocidas como euroórdenes

En una carta dirigida a la próxima presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, los sindicatos pidieron más apoyo a la prevención, protección y reparación de las víctimas, así como la adhesión de la UE al Convenio de Estambul del Consejo de Europa contra la violencia de género.

“La violencia contra las mujeres aún alcanza niveles alarmantes en toda Europa, facilitada por una legislación inadecuada que dota de impunidad a los perpetradores”, subrayó la secretaria general de CES, Esther Lynch.

En la carta se destacó que siete Estados miembros (Bulgaria, República Checa, Hungría, Letonia, Lituania, Eslovaquia y Reino Unido) no han ratificado el Convenio de Estambul y se incidió en que la adhesión de la UE “impulsaría los esfuerzos de los sindicatos, empresas y otras organizaciones para combatir la violencia contra la mujer”.

“La violencia de género no termina en los hogares. La violencia física o psicológica contra las mujeres también ocurre en el lugar de trabajo, independientemente del sector en el que trabajen, su profesión o nivel educativo”, afirmó Lynch en la misiva.

También exigió que todos los Estados miembros aprueben el Convenio contra la violencia y el acoso en el trabajo que impulsó este año la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Las demandas de la Confederación Europea de Sindicatos se producen con el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra el 25 de noviembre en honor a las hermanas Mirabal, torturadas y asesinadas ese día de 1960 por la dictadura del general Rafael Trujillo en la República Dominicana.

EFE

 
La “indolencia” ante los crímenes de género moviliza a las peruanas

Mujeres de diversos colectivos y grupos feministas marcharon en Lima para protestar contra la “indolencia” del Estado peruano y sus operadores de justicia frente a los más de 140 feminicidios y las 70 denuncias diarias de agresiones sexuales cometidas en el país en lo que va de 2019.

Ese panorama de violencia es el que llevó a centenares de mujeres a unirse a la marcha “Juntas contra todas las violencias” para recorrer las calles del centro de Lima, desde el Palacio de Justicia hasta la plaza San Martín, con un llamado que reclama el fin de los feminicidios y de la violencia que sufren las mujeres en Perú.

“Actualmente, la situación es alarmante, nosotras llamamos la atención sobre los más de 140 casos de feminicidio, que se van reportando a lo largo del año, y también sobre los reportes que da el Ministerio Público, que ha registrado que cada día en el Perú se reportan 70 denuncias por violación sexual”, declaró a Efe la portavoz del centro Flora Tristán, Victoria Solís.

COLECTIVOS DENUNCIAN IMPUNIDAD

A propósito del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, Solís explicó que “seguimos teniendo dificultades y violaciones que muchas veces los Estados reproducen revictimizando” a las personas agredidas.

“La impunidad que hay en el sistema de justicia por parte de fiscales, por parte de los jueces, que procesan estos casos de violencia, es terrible, es alarmante”, añadió.

El año pasado, los Centros de Emergencia Mujer registraron 149 feminicidios en Perú, donde sólo el 10 % de las víctimas había denunciado un hecho de violencia previo.

Las tentativas de feminicidio fueron el doble.

A su vez, la Policía Nacional reportó 7.303 denuncias de desapariciones en 2017, de las cuales 4.565 correspondían a mujeres adultas y menores.

 
Economía global está en una ralentización sincronizada

PEKÍN.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que el mundo se enfrenta a una situación de ralentización económica "sincronizada" por factores como las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos y las incertidumbres derivadas.

En una rueda de prensa posterior a la reunión "1+6" celebrada en Pekín, en la que participaron autoridades chinas y diversas instituciones económicas internacionales, la nueva directora gerente del FMI, la búlgara Kristalina Georgieva, indicó que "la economía global está en una ralentización sincronizada".

La búlgara explicó que el crecimiento global "está previsto en solo un 3 % en 2019, el más lento en una década", al tiempo que recordó que el crecimiento del 90 % del PIB mundial se ralentizó en el último año, algo que contrasta con el avance del 75 % de las economías hace dos años.

Según sus cálculos, las pérdidas estimadas para la economía global por la guerra comercial entre esas dos potencias ascenderán a 700.000 millones de dólares hasta 2020, el 0,8 % del PIB mundial.

"Debemos movernos de una tregua comercial (entre China y Estados Unidos) a una paz comercial", exhortó.

Para Georgieva, la actual coyuntura -que también depende del resultado de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE)- aumenta la vulnerabilidad financiera y plantea retos a largo plazo como la desigualdad en los ingresos, los problemas demográficos o las disparidades regionales.

Estos asuntos "seguirán pesando sobre el crecimiento a menos que nos enfrentemos a ellos con rapidez", advirtió.

Por su parte, el presidente del Banco Mundial (BM), David Malpass, se refirió al "potencial" que tienen las reformas estructurales para el pueblo chino, aunque advirtió de que la economía del país asiático se enfrenta a "limitaciones de deuda y estructurales" que harán necesarios nuevos motores del crecimiento.

En esa reunión también participaron el primer ministro chino, Li Keqiang, así como representantes de la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Consejo de Estabilidad Financiera.

EFE

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 1 de 79

Alertas - OFIP

ANP rechaza amenazas a periodistas de diario judicial Jornada en Ayacucho
30/11/2019

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú – ANP expresa su firme rechazo a las amenazas por redes sociales contra el equipo periodístico del diario judicial Jornada, en Ayacucho, que tienen  [ ... ]


Tarapoto: Absuelven a periodista denunciado por congresista fujimorista
24/10/2018

SAN MARTÍN.- La Corte Superior absolvió al periodista de Tarapoto, Edgar Alarcón Zavaleta, denunciado por Esther Saavedra por presunta difamación agravada. La congresista fujimorista solicitó, a [ ... ]


Puno: Amenazan de muerte a periodista
02/10/2018

El periodista Liubomir Fernández Fernández, del diario La República, en Puno, fue amenazado de muerte por Rubén Choquehuanca Mamani, cuñado del candidato a la gobernación regional, Alexander Flo [ ... ]


Otras noticias

Filiales en Acción

ANP Filial Iquitos realizó taller de capacitación periodística
30/11/2019

La ANP Filial Iquitos, junto al Instituto de Defensa Legal (IDL), realizó el taller de capacitación periodística "Desentrañando las redes de la corrupción en el sistema de justicia. Una mirada de [ ... ]


ANP Paita participó en ceremonia de izamiento de bandera
30/11/2019

La ANP Paita participó en una ceremonia de izamiento de bandera con motivo de la celebración de sus 26 años de fundación. Dicho acto fue encabezado por el presidente de esta base, compañero Otto  [ ... ]


ANP Filial Ica: Taller de especialización periodística Compromiso social de la prensa
01/11/2019

La ANP Filial Ica realizó el taller de especialización periodística sobre: "Compromiso social de la prensa", con la participación especial de Carlos Caldas Pozo, el último sábado 25. La Asociac [ ... ]


Otras noticias

Informe Especial

La violencia contra la mujer, un grave problema de salud pública
30/11/2019

La violencia contra la mujer, especialmente la ejercida por su pareja y la violencia sexual, constituye un grave problema de salud pública y una violación de los derechos humanos de las mujeres, de  [ ... ]


El periodismo bajo hostigamiento en el Brasil de Bolsonaro
30/11/2019

RÍO DE JANEIRO.- La presidencia de Brasil excluyó a Folha de São Paulo de los diarios y revistas que sus funcionarios seguirán leyendo pagados con dinero público, en una represalia del presidente [ ... ]


Sindicatos piden que se considere violencia de género delito europeo
25/11/2019

BRUSELAS.- La Confederación Europea de Sindicatos (CES) solicitó a la Comisión Europea (CE) que considere la violencia de género como un delito en la UE, para que se puedan emitir contra los acusa [ ... ]


Otras noticias
Créditos: Eylen Jalilíe