Matriz Histórica
Del Gremio De La Prensa
Martes, 2 marzo 2021
Becas - Cursos
Consejos para detectar desinformación online

En Estados Unidos, los propagandistas ya están trabajando para sembrar desinformación y discordia social en el período previo a las elecciones de noviembre.

Muchos de sus esfuerzos se han centrado en las redes sociales, donde la capacidad limitada de atención las personas las empuja a compartir contenidos antes de leerlos, en parte porque reaccionan emocionalmente, no lógicamente, a la información que encuentran. Eso es especialmente cierto cuando el tema confirma lo que una persona ya cree.

Es tentador culpar a los bots y a los trolls de estos problemas. Pero compartir es nuestra culpa. Investigaciones han confirmado que las mentiras se difunden más rápido que la verdad, principalmente porque las mentiras no están sujetas a las mismas reglas que la verdad.

Como psicológa que estudia la propaganda, presento a continuación algunas preguntas a hacerte al toparte con contenido que podría ser falso. De esa manera, podrás protegerte a ti mismo –y a los demás– de mentiras, medias verdades y giros engañosos sobre los acontecimientos actuales.

1. ¿Una publicación te provocó enojo, disgusto o miedo?

Si algo que ves en línea dispara emociones intensas –especialmente si esa emoción es indignación–, debería ser una señal de alerta para no compartirlo, al menos no de inmediato. Lo más probable es que tuviera la intención de ocasionar un corto circuito en tu pensamiento crítico jugando con tus emociones. No te dejes engañar.

En cambio, respira.

La historia seguirá estando allí después de que la verifiques. Si resulta ser real y aun deseas compartirla, es posible que también desees considerar el incendio al que podrías estar contribuyendo. ¿Necesitas avivar las llamas?

Durante estos tiempos sin precedentes debemos tener cuidado de no contribuir a los contagios emocionales. En última instancia, no estás a cargo de alertar al público sobre las noticias de última hora y no estás en una carrera para compartir cosas antes que otras personas.

2. ¿Te hizo sentir bien?

Una nueva táctica que están adoptando los guerreros de la desinformación es publicar historias agradables que la gente querrá compartir. Esas piezas pueden ser ciertas o pueden contener tanta verdad como las leyendas urbanas. Pero si muchas personas comparten esas publicaciones, esto les otorga legitimidad y credibilidad a las cuentas falsas que publicaron originalmente ese contenido. Así esas cuentas se posicionan mejor para compartir mensajes maliciosos cuando juzguen que es el momento adecuado.

Esos mismos agentes también usan otras tácticas que apuntan a hacerte "sentir bien", incluidos intentos de jugar con tu vanidad o tu autoimagen. Probablemente hayas visto publicaciones que dicen "Solo el 1% de las personas son lo suficientemente valientes para compartir esto" o "Haz esta prueba para saber si eres un genio". Esos no son clickbaits benignos; a menudo ayudan a una fuente fraudulenta a obtener acciones, a construir una audiencia o, en el caso de esos "cuestionarios de personalidad" o "pruebas de inteligencia", están tratando de obtener acceso a tu perfil de redes sociales.

Si te encuentras con una pieza como esta, si no puedes evitar hacer clic, simplemente disfruta de la buena sensación que te da y sigue adelante. Comparte tus propias historias en lugar de las de otros.

3. ¿Es difícil de creer?

Además, recuerda que una peculiaridad de la psicología humana es que las personas solo necesitan escuchar algo tres veces antes de que el cerebro comience a pensar que es cierto, incluso si es falso. Lo que lees puede hacer una afirmación extraordinaria, como que el Papa respaldó a un candidato presidencial de Estados Unidos, cuando nunca antes ha respaldado a un candidato. El astrónomo y autor Carl Sagan abogó por la respuesta que deberías tener ante tales afirmaciones: "Las afirmaciones extraordinarias requieren evidencia extraordinaria", que es una premisa filosófica de larga data. Fíjate si la afirmación fue respaldada por alguna evidencia, y luego verifica que la calidad de esa evidencia sea válida.

4. ¿Confirma lo que ya piensas?

Si estás leyendo algo que coincide perfectamente con lo que ya piensas, es posible que te sientas inclinado a decir "Sí, es cierto" y compartirlo ampliamente.

Mientras tanto, estás ignorando distintas perspectivas.

Estamos fuertemente motivados a confirmar lo que ya creemos y evitar sentimientos desagradables asociados con desafíos a nuestras creencias, especialmente creencias fuertemente arraigadas.

Es importante identificar y reconocer nuestros prejuicios, y tener cuidado de ser más críticos con los artículos con los que estás de acuerdo. Trata de probar que son falsas en lugar de buscar la confirmación de que son verdaderas. Mantente atento porque los algoritmos todavía están configurados para mostrarle las cosas que creen que le gustarán. No seas presa fácil. Fíjate en otras perspectivas.

5. ¿Tiene errores de tipeo?

Las publicaciones que están plagadas de errores ortográficos y gramaticales son las principales sospechosas de difundir inexactitudes. Si la persona que la escribió no se molestó en revisar la ortografía, probablemente tampoco la verificó. Y, de hecho, pueden estar usando esos errores para llamar tu atención.

De manera similar, una publicación que utiliza varios tipos de letra podría revelar involuntariamente que se agregó material al original, o puede estar tratando de llamar la atención deliberadamente.

6. ¿El posteo es un meme?

Los memes suelen ser una o más imágenes o videos cortos, a menudo con texto superpuesto, que transmiten rápidamente una sola idea.

Si bien todos podemos disfrutar de una buena risa con un nuevo meme, los memes -en particular los que siembran discordia política-, han sido identificados como uno de los medios emergentes de propaganda. En los últimos años, la práctica de utilizar memes para incitar a la división se ha intensificado rápidamente y los grupos extremistas los utilizan con una eficacia cada vez mayor.

Por ejemplo, grupos de supremacistas blancos se han apoderado del meme "Sapo Pepe", una imagen caricaturesca que puede atraer a un público más joven.

Sus orígenes como imágenes benignas y humorísticas sobre gatos gruñones, gatos que quieren hamburguesas con queso o llamadas para "mantener la calma y seguir adelante" han llevado a nuestro cerebro a clasificar los memes como agradables o, en el peor de los casos, inofensivos. Nuestros guardias han bajado. Además, su efímera naturaleza subvierte aún más el pensamiento crítico. Mantente alerta.

7. ¿Cuál es la fuente?

¿La publicación proviene de un medio de comunicación poco confiable? El sitio web Media Bias/Fact Check es un buen lugar para buscar si una fuente de noticias en particular tiene un sesgo partidista. También puedes evaluar la fuente por ti mismo. Utiliza criterios basados en la investigación para juzgar la calidad y el equilibrio de la evidencia presentada. Por ejemplo, si un artículo expresa una opinión, puede presentar hechos parciales de una manera favorable a esa opinión, en lugar de presentar todas las pruebas de manera equilibrada para impulsar al lector a sacar una conclusión.

Si te parece que estás en un sitio sospechoso, pero el artículo específico parece correcto, te sugiero que busques otra fuente confiable para obtener la misma información y, en su lugar, compartas ese vínculo. Cuando compartes algo, los algoritmos de los motores de búsqueda y las redes sociales cuentan tu intercambio como un voto para la credibilidad general del sitio. Por lo tanto, no ayudes a los sitios de desinformación a aprovechar su reputación.

8. ¿Quién lo dijo?

Los políticos y otras figuras públicas no siempre dicen la verdad. Puede ser que una persona en particular haya dicho una oración en particular, pero eso no significa que la oración sea correcta. Puedes verificar el presunto hecho, por supuesto, pero también puedes ver cuán veraces son determinadas personas.

Si estás escuchando información de un amigo, por supuesto, no hay un sitio web que chequear. Tendrás que confiar en el pensamiento crítico a la antigua para evaluar lo que dice. ¿Es creíble? ¿Siquiera tiene fuentes? Si es así, ¿qué tan confiables son esas fuentes? Si evaluar el mensaje es demasiado trabajo, tal vez simplemente usa el botón "Me gusta" y omite el de "compartir".

9. ¿Hay una agenda oculta?

Si encuentras algo que parece convincente y verdadero, consulta lo que dicen las fuentes no partidistas sobre el tema. Para comprender los puntos de vista de los medios de comunicación, eche un vistazo a esta Tabla de sesgo en los medios.

No encontrar ninguna mención del tema en los medios no partidistas puede sugerir que la declaración o anécdota es solo un tema de conversación para un lado o el otro. Como mínimo, pregúntate por qué la fuente eligió escribir o compartir ese artículo. ¿Fue un esfuerzo por informar y explicar las cosas a medida que sucedían, o un intento de influir en tus pensamientos o acciones, o en tu voto?

10. ¿Has chequeado los hechos?

Hay muchas organizaciones de verificación de datos acreditadas, como Snopes y FactCheck. Incluso hay un sitio dedicado a la verificación de memes. No lleva mucho tiempo hacer clic en uno de esos sitios y echar un vistazo.

Pero puede llevar mucho tiempo deshacer el daño de compartir información falsa, lo que puede reducir la capacidad de las personas para confiar en la evidencia y en sus semejantes.

Para protegerte a sí mismo, y a las personas en tus redes sociales y profesionales, debes estar atento. No compartas nada a menos que estés seguro de que es verdad. Los guerreros de la desinformación están tratando de dividir a la sociedad. No les ayudes. Comparte sabiamente.

H. Colleen Sinclair/ijnet.org/es

 
Universidad Jaime Bausate y Meza: Homenaje al primer diarista de América Latina

Con motivo del Día del Periodista, docentes y directivos de la Universidad Jaime Bausate y Meza participaron de un conversatorio en homenaje a Francisco Antonio Cabello y Meza, quien con el seudónimo de Jaime Bausate y Meza fundó el primer diario de América Latina con el nombre de El Diario de Lima.

El doctor, José García Sosaya, Decano encargado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación Social de la Universidad, dio la bienvenida a los docentes y autoridades por su presencia en este acto ad portas de celebrar el Día del Periodista este 1º de octubre.

El panel estuvo integrado por el Director de la Escuela Profesional de Periodismo, magister Édgar Dávila Chota, quien hizo una semblanza de Jaime Bausate y Meza, editor del primer diario del Perú y de América Latina publicado el 1 de octubre de 1790.

El destacado profesional resaltó la enorme contribución al periodismo peruano de Jaime Bausate y Meza al fundar el Diario de Lima, quien conocedor que la población de Lima y otras ciudades del virreinato carecían de información diaria decidió publicar el Diario de Lima, cuyo costo era de 15 reales al mes y se entregaba en las principales calles de Lima a las 9 de la mañana.

El docente y periodista Raúl Graham Rojas, presentó a Jaime Bausate y Meza, además de periodista como ciudadano, y como tal resaltó que recorrió la ciudad, la estudió y luego público en El Diario de Lima lo que vio, estudió y recogió de la Lima de entonces.

Mencionó que Jaime Bausate y Meza llegó a Lima el 15 de abril de 1790 y se casó luego con María Dolores Blanco y editó su diario el 1 de octubre de 1790 en la imprenta de Niños Expósitos, en la calle de Los Huérfanos y desde enero de 1791 en la imprenta que había adquirido en la calle de Las Campanas en el Rímac.

Entre sus campañas periodistas puso de relieve aquella que iniciara el Diario de Lima, a fines de 1790, para la construcción de un cementerio en los extramuros de la ciudad. Ello, al advertir el riesgo de epidemia en la capital ante el hacinamiento y los continuos entierros en las numerosas iglesias de la capital y que fuera inteligentemente acogida por las autoridades virreinales algunos años después.

Por su parte, el docente y periodista Ricardo Montero Reyes, explicó que Jaime Bausate y Meza difundió importantes hechos relacionados con las actividades económicas y comerciales.

“El ilustre editor español fue precursor del periodismo peruano, de las ediciones periodísticas impresas, del diarismo y también del periodismo dedicado a propalar hechos relacionados con las actividades económicas y comerciales”, expresó.

Montero Reyes, sostuvo que El Diario de Lima se definió como un medio especializado en hechos económicos y comerciales publicando noticias económicas décadas antes que la Revista de Lima, El Correo de Lima y La Prensa, por lo que consideró que es justo reconocer a Jaime Bausate y Meza como precursor de esta especialidad.

 
Consejos para cubrir temas de desempleo en la pandemia

En alianza con nuestra organización matriz, el Centro Internacional de Periodistas (ICFJ), IJNet conecta a periodistas con expertos en salud y redacciones internacionales a través de una serie de seminarios web sobre COVID-19 como parte del Foro de Cobertura de la Crisis Mundial de Salud.

El presente artículo corresponde a nuestra serie sobre el coronavirus. Entra aquí para leer más.

“Es importante cubrir el desempleo en el contexto de la pandemia de Covid-19 no solamente teniendo en cuenta los fracasos y las pérdidas, sino también las historias de supervivencia y de éxito, de la gente que se ha logrado reinventar, que ha encontrado otros caminos, ha estudiado, ha aprendido y ha dado vuelta a la tortilla”, destacó Ginette González (Venezuela), periodista especializada en economía, durante el seminario web “Cómo interpretar los números de desempleo en pandemia”, organizado por el Foro de Cobertura de la Crisis Mundial de la Salud del Centro Internacional para Periodistas (ICFJ) y la Red Internacional de Periodistas (IJNet).

González es directora de Descifrado.com, un portal digital que impulsa el conocimiento de microeconomía de los grupos más vulnerables de Venezuela, y participó del conversatorio junto con Lucila Berniell (Argentina), economista investigadora de la CAF; Jorge Roig (Venezuela), miembro del Consejo de Administración de la OIT;  y Manuel Mera (Argentina), investigador asociado de CIPPEC. Actuó como moderadora Desirée Esquivel, gerente de Comunidad del Foro.

La periodista venezolana insistió en que los materiales periodísticos deben combinar historias humanas bien contadas con cifras estadísticas bien precisas. “Aunque la historia sea muy conmovedora y tengas elementos de vida, de sentimiento, de emoción, que le llegue a su audiencia, usted no debe descuidar sus historias con cifras contundentes. Estamos hablando de empleo, de economía. Hay que evitar las generalizaciones como ‘muchos, pocos algunos, cientos de miles’. Utilice las cifras alternadamente con detalles de situaciones súper conmovedoras e interesantísimas en el marco de la pandemia”, sugirió.

Recomendó utilizar el género de la crónica o el periodismo literario para relatar mejor. “Una historia puede transformar la comprensión de lo que estamos viviendo. Siempre debemos tratar de dejar un mensaje positivo, aun en las situaciones más difíciles. El periodista no se debe tirar a la muerte, sino más bien ayudar a levantar a la sociedad, mostrar los caminos que señalan los expertos. Servir a la audiencia para que pueda encontrar las vías de superación en esta pandemia”, agregó.

González compartió con los participantes las siguientes “recomendaciones en siete pasos para una cobertura sencilla y eficaz sobre el desempleo en el marco de la pandemia”.

Comparar las estadísticas oficiales con las privadas. En nuestros países hay intereses de quienes realizan los estudios, quienes los pagan, quienes los mandan hacer. No siempre hay información transparente. La estadística oficial no siempre es la más clara, la más impoluta. Hay que decantar los sesgos de intereses.

Manejar ejemplos. Contar historias de personas.

Conversar con los diferentes sectores de la economía. No todos los sectores ven igual la misma situación.

Recordar quién es nuestra audiencia. Variar el lenguaje, según a quien nos dirigimos.

Utilizar un lenguaje sencillo, comprensible.

Interactuar con la audiencia. En fundamental en esta época de predominancia de las redes sociales.

Consultar datos y estudios de organismos internacionales.

Al respecto, Roig, miembro del Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), dijo que esta organización es una de las que deben ser tenidas en cuenta como fuente de estadísticas sobre empleo y desempleo.

“La OIT ha implementado un concepto novedoso, al medir las horas de trabajo perdidas. Ha dado cifras impactantes para el primer trimestre de este año, señalando que hubo un 5,4% de horas de trabajo perdidas en todo el mundo, y que en el segundo trimestre, con la pandemia, ha subido al 14%. Eso significa la pérdida de 400 millones de empleos en el mundo”, destacó.

En Latinoamérica, el salto fue de un 3% de horas perdidas de empleo en el primer trimestre al 18,3% en el segundo trimestre, por el efecto de la pandemia, y se estima que para fin de año se mantendría en un 11,4%, refirió.

Roig coincidió en que la crisis debe motivar actitudes creativas para buscar formas de superación, tanto por parte los gobiernos como de las personas. “Así como muchos empleos van a desaparecer, otros están surgiendo. Si hace diez años les hubiera dicho que un operador de dron gana 10 mil dólares mensuales, todos preguntarían que es un dron, porque aún no existía. La mitad de las profesiones que van a existir dentro de diez años aún no se conocen. Todo eso es implica un reto muy apasionante”, indicó.

“El mundo está dispuesto a pagar conocimiento, no está dispuesto a pagar sudor. En nuestros países podríamos hacer cambios interesantes, para que, en vez de ser unos básicos exportadores de materias primas, o de productos que hasta ahora han dado resultados, empecemos a pensar más en aspectos de tecnología y conocimientos, que van a ser lo más vital para el futuro”, enfatizó.

En tanto, Berniell puso énfasis en que la pandemia ha afectado principalmente en la pérdida de empleos a las mujeres y a los jóvenes, así como a los trabajadores informales. Recomendó que las políticas de reactivación económica deben contemplar de manera prioritaria a estos sectores.

“En América Latina el 70 a 80% de los ingresos de las familias dependen exclusivamente de sus trabajos, y esos ingresos han caído casi totalmente con la pandemia. Es un desafío para los gobiernos replantear las políticas para enfrentar esta situación”, explicó.

A su vez, Mera dijo que aún no se tiene una dimensión real del impacto de la pandemia en el empleo, porque las restricciones sanitarias también dificultaron la realización de encuestas y estudios más precisos. “Recién ahora empezamos a tener datos más certeros y vemos que hay un efecto mucho más profundo del que se creía al principio. En Argentina se refleja que el desempleo subió de 10 a 13 puntos de abril a junio, pero si leemos con otros datos encontramos que el desempleo es del 30%. Cuando se levanten las restricciones, ¿cuántos de estos puestos de trabajo seguirán y cuántos habrán sido destruidos? El desafío es contemplar las variables y cómo será el futuro para emprender acciones. ¿Qué tan arrasada quedará la tierra?”, se preguntó.

Andrés Colmán Gutiérrez.

 
Los periodistas rusos cambian la televisión por YouTube

La versión en ruso de YouTube existe desde 2007. Al igual que con las versiones en otros idiomas, la plataforma primero se nutrió de contenido generado por los usuarios, en su mayoría consistente en gatos, canciones y chistes. Pero en los últimos tres años, las cosas comenzaron a cambiar a medida que reconocidos periodistas se sumaron a YouTube para llegar a nuevas audiencias. Allí el periodismo está evolucionando gradualmente en términos de género, estilo y financiación.

“Una vez, nuestro equipo fue a Estados Unidos y una de las personas que entrevistamos no podía superar el hecho de que estuviéramos filmando para un programa de YouTube. Nos preguntaba: "¿Qué quieres decir con que un periodista esté filmando para YouTube? ¿Qué quieres decir con que tienes casi un millón de suscriptores? No te creo'”, cuenta Vyacheslav Varfolomeev, productor digital del canal de YouTube Redaktsiya, lanzado por el periodista Alexey Pivovarov en marzo de 2019.

Varfolomeev cuenta que esperaban que el proyecto tuviera éxito, pero que no se imaginaron que despegaría tan pronto. Solo un año después del lanzamiento, Alexey Pivovarov mostró con orgullo en Twitter el Botón de oro de YouTube, que se otorga a quienes tienen más de un millón de suscriptores. Hoy en día, otros periodistas como Yuri Dud (vDud), Irina Shikhman (de "¿Qué tal una charla?"), y Xenia Sobchak también tienen Botones de oro.

¿Por qué tantos periodistas rusos se unen a YouTube? Una razón es la ausencia de censura, la libertad y la chance de producir un periodismo de alta calidad que no se puede producir en la televisión regular. Las principales reglas que se aplican a los periodistas en esta plataforma son internacionales y son las mismas para todos los creadores, en particular, el hecho de que la monetización de los videos depende de su contenido y de la popularidad del tema.

Dud, pionero del periodismo ruso en YouTube, dijo a la revista GQ que "la televisión en Rusia está muerta para siempre". Y añadió: "La gente quiere ver contenido más libre y menos rígido que el que se ve en la televisión".

Dud, ex editor en jefe y actual director ejecutivo adjunto de Sports.ru, fue la primera persona en demostrar que hay una demanda suficiente de contenido periodístico en YouTube. La audiencia rusa está dispuesta a ver conversaciones de 90 minutos que Dud, un periodista deportivo, mantiene con un grupo muy diverso de personas conocidas. Él se unió a YouTube en 2017 para mejorar su manera de hacer entrevistas y terminó siendo uno de los blogueros y entrevistadores más populares de Rusia.

¿Quién está mirando?

Usuarios de todo el mundo buscan contenido profesional en YouTube, y los videos son cada vez más largos, diversificados y de mayor calidad. Según datos de Deloitte, YouTube es la plataforma más popular de Rusia para el consumo de contenido de video y los periodistas encajan bien en la producción de piezas profesionales.

Ilya Ovcharenko, quien coproduce videos para el canal Parfenon con Leonid Parfenov, señala que en Occidente, el público consume contenido periodístico en servicios pagos como Hulu, Netflix y Amazon Prime.

"Actualmente no tenemos una TV donde se puedan hacer esas cosas", dijo Ovcharenko a IJNet. Según una investigación realizada por Deloitte, solo el 11% de los residentes de Rusia pagan por contenido de video.

La demanda de videos de alta calidad con contenido relevante e importante es impulsada por el público más maduro de YouTube. La audiencia de la plataforma está madurando y comienzan a interesarse por temas más serios.

“Abrimos un nuevo nicho: 'YouTube maduro', dice Ovcharenko. “Después de nosotros empezaron a aparecer otros proyectos similares. Antes de nuestra aparición, los anunciantes de lujo como bienes raíces, automóviles y demás no tenían un canal en la plataforma donde pudieran invertir su dinero. Ahora lo tienen".

Aproximadamente el 27% de la audiencia del canal de Ovcharenko son personas de entre 35 y 45 años, el grupo de edad más relevante para esos anunciantes.

¿Qué formatos periodísticos funcionan en YouTube?

Después del programa deportivo de Dud, el género de entrevistas se popularizó. Pronto, la plataforma vio nacer proyectos similares con presentadores profesionales, como ¿Qué tal una charla?, de Irina Shikhman, el canal de Xenia Sobchak y Notquitepozner de Nikolai Solodnikov. Solodnikov afirmó hace dos años que "YouTube finalmente venció a la televisión".

En TV el periodista es prisionero del formato y género del programa específico en el que trabaja. En YouTube, el periodista es libre de elegir la forma en que cuenta la historia, siempre que el contenido esté bien empaquetado para la audiencia objetivo. Leonid Parfenov, por ejemplo, tiene dos programas: uno es un video blog y el otro la serie documental Namedni. Irina Shikhman, Yuri Dud y Alexey Pivovarov también hacen documentales para YouTube.

De acuerdo con Varfolomeev de Redaktsiya, el proyecto cambió de formato poco después de su lanzamiento. Los primeros episodios del programa tenían protagonistas distintos cada vez. Más tarde, sin embargo, Redaktsiya dejó atrás las entrevistas personales, y hoy cada episodio está dedicado a un tema o problema específico.

"No se nos ocurrió nada radicalmente nuevo", dice Varfolomeev, "pero estamos produciendo grandes historias de forma regular".

Además, Redaktsiya publica un resumen semanal de noticias. YouTube ha demostrado ser una buena plataforma para la publicación de este tipo de contenido. Xenia Sobchak y el editor en jefe de la revista Esquire, Sergey Minaev, también producen resúmenes de noticias para sus canales.

Con sus diversas oportunidades y una sensación de relativa libertad, este impulso del periodismo a YouTube impulsado por el periodismo se parece cada vez más a la televisión.

“Creo que en los próximos tres o cuatro años, YouTube tendrá los mismos formatos que tenía la televisión de los 90, como programas de entrevistas, miniseries y entretenimiento”, dice Ovcharenko. "Será televisión 'a pedido'".

Por СОФЬЯ ЛОПАЕВА/ ijnet.org/es

 

 
Las lecciones que la pandemia y el estallido social le dejan al periodismo en Chile

Un estudio realizado por la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica mostró que, en contextos de crisis, la audiencia espera de los medios una función más emocional: que ayuden a manejar la ansiedad y fomenten el autocuidado.

Mientras revisa las cifras que entregó el estudio de opinión pública "Comunicaciones, desinformación y emociones en la pandemia COVID-19 en Chile", publicado por la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica en julio, Daniela Grassau —parte de los seis investigadores del proyecto— hace una apreciación. "Los medios y periodistas han estado expuestos a un desafío gigantesco y siempre se les mira críticamente desde la opinión pública, la academia y las fuentes. Se ve todo lo malo que hacen, los errores que cometen", dice.

"Se deja de lado que se está tratando con periodistas, camarógrafos, editores y con un sinfín de personas que también están viviendo la crisis: están exactamente igual de afectadas, viviendo situaciones personales muy complejas, sobre todo si tienen que salir a terreno y están literalmente poniendo en riesgo sus vidas y las de sus familias. Pueden tener en su entorno personas de altísimo riesgo, muy enfermas, o haber sufrido alguna pérdida muy dolorosa y, pese a todo eso, siguen ejerciendo", continúa.

Lo dice porque lo que quiere presentar es un enfoque propositivo. "Es inevitable que la gente que está trabajando en los medios de comunicación esté, en algún nivel, afectada por lo que está pasando. Toda esta decodificación tenemos que hacerla desde esa ventana: es importante ponderar la mirada y la crítica desde eso, y tratar de entender lo que está pasando y buscar formas de ayudar, de no tirar más por el suelo un trabajo que está siendo muy difícil", dice.

Desde esa perspectiva, la académica propone que se analicen las cifras del estudio: que los medios más usados por la ciudadanía para informarse —redes sociales en un 60% de la muestra y televisión en un 49%— son al mismo tiempo los peor evaluados: en una escala de 1 a 7, las redes sociales reciben una nota 3,0 y la televisión un 3,3. Se trata de una segunda mirada al circuito informativo chileno, luego de se aplicara la primera ola de la encuesta en noviembre de 2019, luego del estallido político y social que se generó en el país.

El interés original era cuantificar la dura crítica que vino con la crisis hacia los medios tradicionales y también medir la penetración de las noticias falsas. "Era un escenario informativo muy confuso, de mucha crítica, pero además de un uso de medios muy intensivo de parte de las audiencias, porque estábamos encerrados por varios días consumiendo esta especie de maratón informativa. Eso produjo el interés por hacer esta encuesta y habíamos planeado una segunda ola de este estudio luego del plebiscito", explica Grassau.

Pero el 26 de abril de 2020, la fecha para la cual estaba planificado el plebiscito constitucional que se acordó como una vía política para salir de la crisis, la pandemia le había provocado la muerte en Chile a 189 personas. Para fines de agosto, ya había causado 11.289 decesos. La elección fue postergada para octubre. "Tomamos la decisión de postergar el estudio y de convertirlo en un monitoreo de lo que estaba pasando. Si bien el contexto era distinto, tenía como punto en común un uso muy, muy intenso de todo tipo de medios de comunicación", expone.

El periodista en las crisis

La segunda ola de la encuesta reveló que la ciudadanía valora del periodista, en primer lugar, la función de entregar objetivamente las noticias (94%) y luego la de actuar como verificador de informaciones falsas (89%). "El rol de supervisar el trabajo de las autoridades, que es el que uno pensaría que más te van a decir que es importante, al final es el que menos se insiste de parte de las audiencias como prioritario. A lo que le dan muchísima importancia es a fomentar el autocuidado de la población, realizar notas esperanzadoras y ayudar a manejar la ansiedad", dice Grassau.

Este dato podría entregar luces sobre cómo modificar los contenidos que se enseñan en las escuelas de periodismo luego del paso de esta crisis mundial. Así lo plantea Ingrid Bachmann, otra de las investigadoras que participó del estudio junto a los académicos Sebastián Valenzuela, Claudia Labarca, Daniel Halpern y Soledad Puente. "Si piensas en la formación de profesionales, lo que nos enseñan es precisamente el rol de perro guardián, el de controlar a la autoridad. No es algo que se enseñe que, en situaciones de crisis, lo que la audiencia necesita es otra cosa", dice.

En ese sentido, Grassau cree que un buen aprendizaje de esta crisis sería que los medios se prepararan para "el desastre siguiente". "Siempre va a haber uno y los medios de comunicación deberían estar preparados para eso: tener una pauta de temas, preguntas, expertos, formas de mirar, protocolos de acción, qué tipo de pautas alternativas tener, porque son contenidos que se podrían prever fácilmente. Si existiera preparación de los medios de comunicación, sería mucho más fácil convivir con eso, y lograrían un manejo de la ansiedad de la población mejor", dice.

Otra diferencia con respecto a la medición de noviembre está en la exposición y credibilidad de las noticias falsas: antes un 47% afirmaba haberlas escuchado y compartido, mientras que hoy ese porcentaje se redujo a 23%. "Lo que vimos con el estallido fue que nacieron iniciativas de verificación de datos en Chile, que estábamos bastante al debe. Es una de las cosas para lo que sirven las crisis: darse cuenta de que hay oportunidades para hacer cosas que no se estaban haciendo y que se necesitan", dice Bachmann.

"Y las condiciones en las que estamos viviendo han producido una alfabetización digital forzada en gran parte de la población", complementa Grassau. "En la medida en que se produjo, también crecieron las oportunidades para que las personas aprendieran a acceder a fuentes de información confiables. Son más las posibilidades de que les compartan datos por WhatsApp, pero también son más las posibilidades de que ese dato lo chequeen por otras vías y no se queden solamente con la información que les llega", concluye.

Consuelo Ferrer/ ijnet.org/es

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 2 de 140

Alertas - OFIP

Jaén: Periodistas denuncian impedimento de coberturas y maltrato verbal por parte de autoridades
18/10/2020

Periodistas locales de la provincia de Jaén denuncian ser hostigados por altos funcionarios de la Municipalidad Provincial de dicha circunscripción como represalia por su labor informativa. Impedime [ ... ]


Jaén: Gobernador Regional de Cajamarca amenaza a periodistas locales
08/07/2020

El Gobernador Regional de Cajamarca, Mesías Antonio Guevara Amasifuen, profirió expresiones denigrantes y amenazantes en contra de medios y periodistas locales de la provincia de Jaén, en dicha r [ ... ]


Atalaya: Periodistas locales son centro de campaña difamatoria por redes sociales
08/07/2020

Los periodistas Juan López Encinas, de Radio La Poderosa, y Carlos Eduardo Armas Ríos, de Radio Atalaya, vienen siendo blanco de una campaña difamatoria en redes sociales que busca desacreditarlo [ ... ]


Otras noticias

Filiales en Acción

ANP Filial Iquitos inició actividades por 54 aniversario
18/10/2020

La ANP Filial Iquitos inició sus actividades con motivo de su 54 aniversario con el webinar "Podcast: una nueva forma de narrar desde el periodismo". Para esta actividad se cuontó con la presencia  [ ... ]


ANP condena agresión a periodista en Arequipa
06/04/2020

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú - ANP rechaza la agresión de la que fue víctima el periodista Pablo César Rojas Huayapa, corresponsal de RPP en Arequipa, a quien se le obstaculizó [ ... ]


ANP Chiclayo: Periodista Brennan Barboza Bravo participó en taller organizado por Embajada Británica y Thomson Foundation
08/03/2020

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP) saluda la participación del periodista Brennan Barboza Bravo, de la ANP Chiclayo, en el taller Seguridad física y digital para periodistas. Br [ ... ]


Otras noticias

Informe Especial

La violencia en línea daña profundamente a las mujeres periodistas
18/12/2020

WASHINGTON.- Un número alarmantemente alto de mujeres periodistas son ahora blanco de ataques en línea asociados con campañas de desinformación digital orquestadas. El impacto de estos ataques inc [ ... ]


Los periodistas como historiadores del presente
18/12/2020

*La democracia es imposible sin libertad de expresión y diversidad informativa *El buen periodismo es siempre de “compromiso”; la neutralidad no existe Con la fundación de las primeras escuela [ ... ]


Perú: Cómo un proyecto autoritario cayó en solo seis días
21/11/2020

El lunes 9 de noviembre, luego de que el legislativo Congreso de Perú aprobara velozmente la vacancia del presidente Martín Vizcarra por indicios de corrupción y designara como presidente interino  [ ... ]


Otras noticias
Créditos: Eylen Jalilíe