Matriz Histórica
Del Gremio De La Prensa
Miércoles, 21 octubre 2020
Becas - Cursos
Protocolos de seguridad para freelancers que cubren el covid-19

Los periodistas se encuentran entre los trabajadores de primera línea durante la pandemia debido a su tarea de informar. En muchos casos, deben lidiar no solo con los riesgos para la salud que supone el covid-19, sino también con los peligros involucrados en cubrir disturbios civiles, como se ha visto en las protestas en Estados Unidos en las últimas dos semanas. Si bien todos los periodistas y sus equipos enfrentan estas amenazas, los freelancers se encuentran en una situación particular de vulnerabilidad.

En respuesta a la pandemia, una alianza de medios, grupos de la industria y organizaciones para la libertad de prensa lanzó un conjunto de protocolos de seguridad para medios de comunicación, especialmente aquellos que trabajan con freelancers. La iniciativa surgió por las repetidas preocupaciones de periodistas que cubren la pandemia y que se enfrentan a nuevos desafíos para informar de manera segura.

"Cuando surgió el covid-19, nos dimos cuenta de que esto nos afectaría a todos. Es un momento muy delicado, e incluso en el entorno más seguro necesitarás medidas de seguridad", dice la directora ejecutiva de ACOS Alliance, Elisabet Cantenys, cuya organización desarrolló los protocolos y ayudó a organizar el acceso de seguros para periodistas freelance. "Estoy sorprendida por las conversaciones que tuve con editores de medios, en las que tuve que convencerlos sobre la importancia de la seguridad o de los protocolos de seguridad".

Ella espera que el covid-19 pueda cambiar la situación.

"El covid-19 ha hecho que el debate sobre la seguridad sea inevitable, y esto presenta una oportunidad", dice Cantenys. Las siglas de ACOS responden a "una cultura de seguridad" en inglés, y espera que el "lado positivo" del nuevo coronavirus lleve la discusión sobre la seguridad de los periodistas más allá del periodismo de conflictos y las incorpore en las rutinas de las redacciones.

Según los expertos de la industria, discutir las necesidades de seguridad y sus implicaciones asociadas al costo de hacer una cobertura es fundamental para permitir que los periodistas freelance trabajen de manera segura. La pandemia ha llevado a cierres de fronteras, cuarentenas y restricciones de movimiento, sin mencionar los problemas de salud asociados con un virus contagioso. Todo esto afecta la forma en que los periodistas trabajan.

"Lo diferente de esto es que afecta al 100% de nuestros proyectos y cambia la forma en que trabajamos como freelancers", dice Jaron Gilinsky, fundador de la plataforma Storyhunter que conecta a periodistas independientes con medios y editores. "No he visto nada como esto desde que fundé la compañía en 2012", ni el brote de ébola ni el secuestro por parte de ISIS de uno de sus freelancers, dice. La plataforma publicó una guía para grabar videos en el terreno después de recibir consultas de editores y productores acerca de cómo proceder durante la pandemia.

Todos los periodistas que hoy salen a cumplir un encargo deben considerar las implicaciones para la salud y prepararse en consecuencia, lo que significa que hacer una evaluación de riesgos es más importante que nunca.

Anna Therese Day, periodista freelance y cofundadora del Frontline Freelance Register (FFR), una organización internacional para freelancers, dice que en los primeros días había prisa por desplegar freelancers para cubrir el brote. Algunos editores encargados se apresuraron a asignar historias y colocar a las personas en aviones sin pensar en los riesgos de seguridad que podían correr y sin proporcionar contratos que tuvieran en cuenta contingencias tales como contraer la enfermedad o quedar varados en algún lugar.

“Cuando la pandemia comenzó a desarrollarse, yo misma y muchos otros miembros de FFR recibimos llamadas para cubrir la situación debido a nuestra experiencia en entornos hostiles, pero lo frustrante era que no había protocolos para la pandemia y nuestro entrenamiento no necesariamente se traduce protegerse de un riesgo sanitario como este”, explica.

Incluso los medios que cuentan con especialistas en seguridad entre su staff han descubierto que tenían que ponerse al día rápidamente sobre lo que significa la pandemia para sus periodistas y freelancers. Han tenido que actualizar sus recomendaciones y ayudar a los freelancers a descubrir cómo desarrollar una conciencia situacional cuando la información disponible sobre el nuevo virus de fuentes confiables como la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha evolucionado a medida que los expertos aprenden más.

"Como profesionales de la seguridad, tenemos que adaptarnos", dice Janelle Miller, jefa de seguridad global de TIME, quien ocupó el cargo solo unas semanas antes de que la OMS declarara la pandemia, y que no tiene experiencia en salud. "Tienes que hacer una investigación para proteger a tu staff, incluidos los freelancers".

Asegurarse de que un reportero tenga el equipo de protección personal adecuado, una planificación previa para realizar el trabajo y el apoyo que necesita para trabajar de manera segura se ha convertido en algo central para un editor que quiere encargar un trabajo. Los freelancers corren un riesgo particular porque a menudo carecen de acceso a equipos de protección y a un seguro, y es posible que no se les pague por un trabajo hasta mucho después de publicado. ¿Y qué sucede si se enferman como resultado del encargo? ¿Cómo se maneja y paga eso?

Los protocolos de seguridad de ACOS Alliance ofrecen una guía paso a paso para pensar y considerar los problemas de seguridad al asignar un encargo de cobertura durante y después de la pandemia. Desde hacer un plan de comunicaciones hasta una lista básica de equipos, los protocolos están diseñados para hacer que los editores y periodistas hablen sobre temas de seguridad y piensen cuánto cuesta cubrir la historia de manera segura.

Los editores y productores que no han trabajado con periodistas que hacen coberturas en entornos hostiles o zonas de conflicto pueden no estar familiarizados con el uso de protocolos de seguridad.

"En su mayor parte, los editores son muy responsables y se preocupan por los periodistas y fotógrafos que trabajan para ellos, pero pueden tener recursos limitados y es posible que no puedan hacer todo lo que quieren", dice Glenna Gordon, una fotoperiodista freelance que cubrió el brote de ébola. Cualquier director de una redacción agradecería tener un conjunto de protocolos de seguridad para ayudar a los editores y freelancers a descubrir cómo tomar riesgos calculados, afirma.

Como señalan los protocolos, garantizar la salud y la seguridad de los periodistas de una empresa no solo es un imperativo moral, sino que también ayuda a proteger uno de los activos más importantes de la organización: los periodistas.

“La seguridad implica proteger tu producto, tus periodistas. Será mejor que te asegures de que todos esos activos estén funcionando bien”, concluye Cantenys.

Courtney C. Radsch- - ijnet.org/es

 
Noticias y salud mental: lo que los periodistas deben saber

En alianza con nuestra organización matriz, el Centro Internacional de Periodistas (ICFJ), IJNet conecta a periodistas con expertos en salud y redacciones internacionales a través de una serie de seminarios web sobre covid-19 como parte del Foro de Cobertura de la Crisis Mundial de Salud.

El costo físico de la pandemia de covid-19 es ampliamente conocido, pero ¿cuál es el costo sobre la salud mental y cómo pueden los periodistas cubrirlo mejor?

Jessica Gold, profesora asistente de psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, y Zamo Mbele, psicoterapeuta en el Hospital Tara H. Moross y en el Centro Médico Donald Gordon de WITS, Johannesburgo, hablaron sobre el impacto que la pandemia tiene en la salud mental y brindaron recomendaciones.

Sobre lo que sabemos y lo que no sabemos acerca del covid-19

"Muchos de los impactos de la pandemia en la salud mental son desconocidos todavía. Creo que pasará mucho tiempo hasta que sepamos más", dijo Mbele. "Pero sí sabemos que hay un impacto importante y que puede ser abrumador en los niveles más agudos".

Se han hecho algunas encuestas preguntando a las personas si están estresadas o ansiosas, dijo Gold, pero tales estudios no han sido académicamente rigurosos. "Si estuviéramos extrayendo datos en este momento, no serían datos buenos", agregó. "Pero sabemos que hay angustia, que la pandemia está afectando a diferentes poblaciones, diferentes estados y diferentes ciudades de manera distinta, y que afecta desproporcionadamente a grupos específicos, como a los trabajadores de primera línea, y personas con condiciones preexistentes de salud mental".

Sobre el impacto según país

No todos los países se ven afectados de la misma manera. Mbele señaló que Sudáfrica, que ha superado las 1.200 muertes por covid-19 a nivel nacional, puede aprender de lo sucedido en los Estados Unidos, donde el virus atacó antes. "Es muy útil proyectar a futuro y anticipar el cansancio que sentirá la gente, el uso que harán de la psiquiatría y de los servicios de salud mental en particular, y el tipo de ayuda que podrían llegar a requerir".

Sobre la cobertura responsable de la salud mental durante la pandemia

"Estamos pidiendo a los periodistas que creen una narrativa donde, de hecho, no haya narrativa. Es algo muy difícil de diseñar. ¿Cómo se puede crear algo lineal o algo secuencial con un tema tan nuevo y difícil de asir?, preguntó Mbele. "Creo que lo primero es tener conciencia, como periodista, de que buena parte de lo que está sucediendo no encajará con tu reporteo habitual".

Gold aconseja a los periodistas cubrir historias sobre personas que están manejando bien la crisis. "Al pensar en matices, en modos de prevención, en tratamientos posibles, podemos reunir a personas alrededor de los temas en salud mental, para apoyarse mutuamente durante este tiempo difícil".

También ofreció consejos para cubrir enfermedades mentales. Es importante evaluar si la enfermedad mental de una persona es relevante para incluirla en una historia, y si es así, asegurarse de que la persona tenga un diagnóstico, dijo. Aléjate de las etiquetas y del lenguaje negativo que estigmatiza aun más a las personas con enfermedades mentales, y céntrate en aspectos positivos como el tratamiento y la prevención.

Sobre cubrir las complejidades de una persona que está sufriendo en varios frentes a la vez

Los asesinatos de Ahmaud Arbery, George Floyd, Breonna Taylor y otros ciudadanos negros en Estados Unidos, junto con las protestas que siguieron, han ocupado los titulares en ese y otros países y han agravado la desesperación de muchas personas que ya están lidiando con la pandemia.

Mbele dijo que la noticia de las protestas contra la policía tiene un gran alcance: "Estados Unidos es tan grande que cuando estornuda, el resto del mundo se resfría". También dijo que los problemas relacionados con la raza son una fibra particularmente sensible en Sudáfrica debido a su historia y traumas. "Creo que las protestas que estamos viendo también son el resultado de la pandemia y de la crisis. Creo que la frustración, el enojo, la impotencia y la desesperanza se suman al reclamo. Y, en otro sentido, también hay una necesidad de unirse, de ser solidario; un recordatorio de que existe un colectivo y de que seguirá existiendo después de esta pandemia".

Gold aconseja a los periodistas plantearse algunas de las preguntas que se hacen los proveedores de salud mental. "Cuando pensamos en la salud mental, pensamos en los factores que intervienen en ella; en el modelo biopsicosocial de las cosas. ¿Cómo influyen los factores biológicos, psicológicos y sociales en los individuos?

Amplifica las voces de los afectados. Por ejemplo, cuando hables sobre etnia o raza y su relación con la salud mental, entrevista a expertos en salud mental que pertenezcan a esa etnia o raza. Durante la entrevista "ten en cuenta que ellos también están atravesando un momento actual complicado y que pueden estar muy demandados".

Sobre cómo cubrir temas que pueden afectarte profundamente

"Hasta esta pandemia no me había dado cuenta de que los periodistas son, a su modo, psicoterapeutas: entrevistan a personas que han pasado por cosas realmente difíciles. Y en ocasiones lo hacen frente a otra gente, lo que me asusta. No quisiera hacer mi trabajo frente a gente que mira", dijo Gold. "Lo cierto es que los testimonios que puedes estar escuchando no son el tipo de cosas que la mayoría de la gente comparte con nadie. No es normal que las personas hablen sobre quienes murieron, sobre cosas realmente difíciles que les sucedieron, y no es normal escuchar eso una y otra vez y no quedar afectado. Después del trabajo es preciso procesar la información porque, si no lo haces, puede carcomerte. Gold aconseja meditación, lectura, escribir un diario o hacer terapia, si se necesita.

Mbele agregó que comprender que una situación o una entrevista sobre un tema en particular puede ser una situación traumática "es importante para el trabajo que potencialmente podrían realizar todos nuestros medios. Los periodistas no solo estarán capacitados para hacer su trabajo, sino que crearán resiliencia. Algo importante en este tiempo, para todos nosotros, es tener una respuesta simétrica. Nos encontramos en una crisis global única y la presión y la angustia que se producen son inmensas. Por eso creo que necesitamos una respuesta simétrica en términos de autocuidado".

Katya Podkovyroff Lewis- ijnet.org/es

 
Consideraciones éticas al cubrir el COVID-19

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia de COVID-19, cada vez más periodistas alrededor del mundo se han visto obligados a informar desde la primera línea de la crisis.

Los orígenes y la propagación del virus, la respuesta de los gobiernos y los individuos y la retórica que ha seguido cada uno de ellos plantean un conjunto único de dilemas para los periodistas que navegan por aguas desconocidas. Comprender las consideraciones éticas es importante para presentar contenidos equilibrados, justos y precisos de lo que está sucediendo.

Recaudos al cubrir fallecimientos

Al dar la noticia de la muerte de alguien por complicaciones de COVID-19, especialmente si se trata de una personalidad prominente, los periodistas deberían considerar abandonar el deseo de dar la primicia y tomarse un tiempo para consultar con las autoridades locales para ver, primero, si la familia del fallecido ha sido informada.

Detrás de los datos, hay vidas reales que se verán afectadas por la pérdida de un ser querido. Los periodistas deben tener cuidado de no ofender la sensibilidad de la audiencia a la que informan.

"Las cifras de víctimas son hechos, y los hechos siguen siendo la piedra angular del periodismo. Creo que la publicación de cifras de víctimas debe hacerse con un lenguaje que muestre sensibilidad y respeto por la vida humana", dice Eniola Akinkotu, periodista del periódico más leído de Nigeria, Punch.

En un artículo sobre cobertura ética de la muerte, Sal Lalji, directora de prensa y relaciones públicas de Samaritans, alienta a los periodistas a consultar con las familias antes de usar imágenes de las redes sociales para contar la historia. "Cuando una persona muere puede ser bastante molesto ver que los medios han tomado fotografías de sus redes sociales, que además no necesariamente serán la imágenes con las que los familiares quisieran que fuese recordada".

Respetar la confidencialidad de las fuentes

Los periodistas confían en las fuentes para conseguir información privilegiada, a la que de otra manera no podrían acceder. La naturaleza sin precedentes de la cobertura del COVID-19 significa que mucha información proviene de personas que están en la primera línea de la pandemia.

Se debe preguntar a todas las fuentes si se las puede nombrar en una cobertura, especialmente aquellas que podrían ser sensibles a la divulgación de su información. Esto incluye enfermeras, médicos, denunciantes en hospitales e instalaciones gubernamentales, personal descontento, fuentes que ofrecen información sobre el tratamiento y manejo de pacientes, y personas con conocimiento sobre encubrimientos de cifras de víctimas o tasas de infección.

Los periodistas nunca deben asumir que sus fuentes quieren ser nombradas. Es fundamental buscar su consentimiento y reflejar en la historia los permisos que otorgan.

También es importante asegurarse de que las fuentes no se identifiquen por contexto.

The News Manual ofrece un ejemplo: "La secretaria del Primer Ministro puede haberte dado información secreta de manera confidencial o extraoficial. Si escribes la historia atribuyendo los detalles a 'fuentes del staff personal del Primer Ministro', corres el riesgo de exponer a tu fuente, especialmente si solo hay una o dos personas en el staff personal del Primer Ministro. Sería mejor atribuirlo a 'fuentes de la oficina del Primer Ministro' si se trata de una oficina grande. Es necesario equilibrar la necesidad de demostrar que tus fuentes están cerca de la información (y, por lo tanto, son confiables), con la necesidad de proteger su identidad".

Mantener la confidencialidad de tu fuente  también es importante si esperas que te confíe más información en el futuro.

Verificar información

¿Se puede verificar tu información? Esta es la pregunta más importante para los periodistas que usan datos durante la pandemia de COVID-19. Hay numerosos datos provenientes de diferentes países y organizaciones que muestran cifras de víctimas, fondos asignados para suministros médicos y el impacto del virus en la vida en general.

Pero los datos pueden ser defectuosos, estar tergiversados, carecer de contexto e incluso inventarse, por lo tanto, los periodistas deben adoptar un proceso de verificación e interrogación exhaustivo.

En un artículo sobre visualizaciones de datos del coronavirus, Joel Selanikio, un ex investigador del Centro para el Control de Enfermedades, muestra cómo los mapas utilizados por CNN y The New York Times para "rastrear el brote" pueden distorsionar los datos.

Debido al diseño de un mapa, parecía que el virus se había expandido por todo China, pero había unos 35.000 casos en una población de 1.400 millones de personas, es decir, el 0,002% de la población. En otro ejemplo, un mapa de CNN que muestra la "propagación global del coronavirus", Norteamérica, Europa, Australia y Rusia, junto con China, están sólidamente infectados. Pero en el momento de la publicación, solo había un total de 12 casos en los Estados Unidos, de una población de 330 millones.

El uso del número acumulado de casos cuando se informa puede ser útil para comparar al COVID-19 con otros brotes como el SARS, pero no se puede confiar en el seguimiento en tiempo real porque nunca se desactiva. Muchas personas se han recuperado, algunas han muerto y otras siguen recibiendo tratamiento, por lo que no se puede utilizar para medir la tendencia del brote.

Los periodistas deben hacer esta distinción para asegurarse de que los datos que publican para su audiencia no sean estáticos y puedan usarse para rastrear la progresión en tiempo real sin subestimar o sobreestimar el impacto de la pandemia.

Cobertura del racismo y discursos de odio

Desde que apareció el COVID-19, han surgido nuevos discursos de odio y racismo por parte de líderes mundiales y actores de la industria. En los Estados Unidos, por ejemplo, el presidente Donald Trump se refiere abierta y repetidamente al COVID-19 como el "virus chino", lo que genera temores de acciones de odio por motivos raciales.

El jefe de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que había sido objeto de comentarios racistas y amenazas de muerte durante meses debido a su trabajo de supervisión de la respuesta global a la pandemia.

Los medios de comunicación a veces no tienen clara su responsabilidad a la hora de cubrir a los creadores de noticias que difunden la intolerancia. Esto se debe en parte a que se trata de un problema complejo y no susceptible a fórmulas éticas simples. La mejor práctica implica alertar a la sociedad de los agentes del odio, pero sin darles un viaje gratis que exagere su importancia y amplifique sus puntos de vista sin crítica. Según la Red de Periodismo Ético, puede ser difícil lograr el equilibrio adecuado.

El discurso de odio nunca debe celebrarse en los titulares. Informar las reacciones al discurso de odio puede ser una mejor manera de contar la historia, dice Akinkotu, periodista de Punch.

La cobertura del COVID-19 debe hacerse con el máximo respeto por la vida y la sensibilidad humana, especialmente en este momento de gran incertidumbre.

Katya Podkovyroff Lewis (ijnet.org/es).

 
Los efectos del COVID-19 en el periodismo freelance

En alianza con nuestra organización matriz, el Centro Internacional de Periodistas (ICFJ), IJNet conecta a periodistas con expertos en salud y redacciones internacionales a través de una serie de seminarios web sobre COVID-19 como parte del Foro de Cobertura de la Crisis Mundial de Salud.

Los freelancers son el núcleo del periodismo tal como lo conocemos. Pero como la pandemia de COVID-19 ha llevado a recortes presupuestarios en casi todos los niveles, los periodistas independientes tienen dificultades para encontrar trabajo. Sin un medio que los respalde, muchos se han convertido en responsables de su propia seguridad y bienestar, en momentos en que ambas se ven amenazadas.

¿Cómo pueden los freelancers responder y adaptarse a la actual crisis? ¿Cómo pueden reanudar su trabajo o utilizar este tiempo para invertir en su desarrollo profesional? ¿Qué discusiones tienen las redacciones sobre el futuro del trabajo freelance y qué buscan los editores?

El martes pasado, la periodista y realizadora independiente Zoe Flood dialogó en un panel online con la periodista freelance Melissa Noel y con Marc Perkins, editor jefe de BBC Africa Eye, sobre el estado del trabajo freelance. El panel fue organizado por ICFJ, la International Women’s Media Foundation, ACOS Alliance, el Dart Center for Journalism and Trauma y Frontline Freelance Register.

Sobre las piezas periodísticas

Noel, que cubre temas relacionados a la región del Caribe, ha cambiado su cobertura a temas domésticos de los Estados Unidos debido a la pandemia. “Donde sea que estés mirando, presta atención a lo que está pasando. ¿Qué buscan los editores en ese momento? ¿Cómo están cambiando las cosas? Y explorar dónde puedes encajar o incluso incorporar el sentido único de la especificidad de lo que cubras normalmente.

Perkins dijo que su equipo se las arregló para mantenerse en plena producción al depender únicamente de los trabajadores independientes que cubren temas COVID-19 y no COVID-19. "Creo que habrá fatiga por coronavirus y la gente querrá ver y leer otras cosas. Ahora estoy buscando otros proyectos que no estén directamente vinculados con el COVID-19".

Sobre los golpes económicos

Perkins admite que si bien el trabajo freelance está pasando por un momento particularmente turbulento, no es tan diferente de lo que suele ser. Para mejorar la estabilidad económica, Perkins aconsejó tener más de un flujo de ingresos, trabajar independientemente con un puñado de medios y tener múltiples conjuntos de habilidades (como enseñar u organizar capacitaciones) para cuando los períodos de asignaciones periodísticas se estanquen.

Noel agregó que "es importante pensar en nosotros mismos como un negocio, lo que significa en pensar cómo ganar dinero de distintas maneras".

Flood estuvo de acuerdo con Noel, agregando que trabajar en el desarrollo profesional o agregar múltiples fuentes de ingresos "es algo que los freelancers deberían hacer independientemente de la situación, porque es algo que se necesita para amortiguar los choques económicos y profesionales. Los freelancers están en una posición especialmente frágil", dijo. "Si ahora no estás muy ocupado puede ser un buen momento para considerar opciones alternativas y cómo crear líneas de ingreso y respaldo".

Sobre el desarrollo profesional

"Aconsejo en este momento solicitar becas o subsidios de diferentes organizaciones", dijo Noel, quien también mencionó que la razón por la que ha podido adaptarse a diferentes necesidades laborales como periodista multimedia es su capacidad para adaptarse a distintos pedidos de los editores.

Flood hizo hincapié en las ventajas del periodismo móvil: "tienes una cámara en tu teléfono y puedes aprender la gramática de la televisión, la forma en que las historias se construyen visualmente".

"Ahora es el momento de contactar a más editores y, si tienes algún tiempo de inactividad, involuntario o no, también es el momento de investigar y buscar trabajos en todo el mundo", dijo Perkins. "Y tienes que tratar de colocar tu nombre. El trabajo freelance es un juego bastante brutal y no puedes ser retraído y tímido. Ser persistente y cortés con todas las personas con las que tratas es extremadamente importante".

Proponer contenidos

Perkins recomendó presentar una idea completa desarrollada para que el editor entienda que la investigación se ha realizado de antemano en lugar de dar simplemente de una idea. Al mismo tiempo, aconsejó investigar bien el medio al cual quieres proponer tu contenido. Perkins también señaló que tuvo que modificar las propuestas que había enviado antes de la pandemia (algunas más que otras).

"Siempre trabajo para unos cinco medios diferentes a la vez, tanto televisivos como digitales, y el mensaje que he estado recibiendo de mis editores es el de comenzar a cubrir otros temas, otros eventos adyacentes a COVID-19", dijo Noel.

Consideraciones sobre seguridad

"Creo que una de mis mayores preocupaciones ha sido tener equipo de protección personal y también ajustar la forma en que hago las coberturas", dijo Noel, señalando el ejemplo de tener que desinfectar su equipo con mayor frecuencia, así como prestar atención a la distancia entre ella y su entrevistado.

“Pero entiendo que tener acceso a esas cosas no es lo mismo para todos, en función de dónde se trabaja y dónde se vive. Para mí, mi seguridad tiene que ser lo primero. He rechazado asignaciones en las que sentí que podía poner en riesgo mi salud".

Perkins señaló que los trabajadores freelance de zonas consideradas menos seguras, especialmente los periodistas, tienen más probabilidades de lidiar con consecuencias de su periodismo en el largo plazo por parte de entidades gubernamentales u otros actores.

“Creo que no hace falta decir que todos los empleadores tienen responsabilidades hacia tu seguridad. No es el caso de los freelancers", dijo.

Con respecto al COVID-19, Perkins admitió que la mayor preocupación actual es asegurarse de que los trabajadores independientes no se enfermen, lo que significa proporcionar equipo de protección y capacitación sobre cómo usarlo adecuadamente.

Sobre la importancia de los freelancers

“Creo que la belleza del trabajo freelance es que te da oportunidades para hacer cosas que normalmente nunca harías si eres miembro de un staff permanente. El objetivo de ser un freelancer es justamente tener esa oportunidad para cambiar", dijo Perkins.

"Hoy más que nunca, los periodistas freelance son realmente cruciales", dijo Noel. "Especialmente porque un periodista de redacción o de un equipo de noticias no puede estar en todas partes, así que somos esos ojos y esos oídos. Y creo que en el futuro este tipo de trabajo será todavía más importante".

Por Katya Podkovyroff Lewis (ijnet.org/es).

 
El periodismo brasilero narra la pérdida detrás de las cifras

Brasil ingresó en la lista de los seis países con más de 10.000 muertes por COVID-19 el 9 de mayo, 53 días después de anunciarse la primera defunción por esa causa en el país. Al momento de esta publicación (29 de mayo), Brasil alcanzaba las 26.991 muertes. Y los números pueden ser aun más altos, ya que se estima que los datos oficiales del Ministerio de Salud son la punta del iceberg, y que hay un subregistro crónico.

Una investigación realizada por expertos de la Universidad de São Paulo (USP) muestra que, al 4 de mayo, el país pudo haber tenido 14 veces más infecciones que las que se notificaron oficialmente. También hubo un crecimiento exponencial en las internaciones y muertes por Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), en comparación con el promedio de los 10 años anteriores. Por su parte, las muertes en el hogar aumentaron un 14,6%, en comparación con 2019.

Ese escenario llevó a los periodistas brasileños, como ha pasado en otros países, al desafío de contar las vidas detrás de los números y también de usar el periodismo para ayudar a familiares y amigos a velar a sus muertos, algo especialmente relevante con las limitaciones en los funerales y entierros consecuencia de la nueva enfermedad.

Acostumbrada a manejar números, la periodista de datos de UOL Judite Cypreste pasó dos semanas produciendo un mapa de casos del COVID-19 por municipio en Brasil. Ese trabajo meramente numérico la hizo sentir inquieta. "Necesitábamos hacer un reportaje donde los números fueran solo el punto de partida, y traer la parte humana", dice.

La incomodidad dio lugar al especial “Números Subestimados”, publicado el 30 de abril y producido con el periodista Luís Adorno. “Es una historia para mostrar que las personas no son números. Enfrentarse a esos datos es importante para mostrar que la pandemia está realmente ocurriendo; que la víctima puede ser tu vecino, tu pariente. Es un acercamiento al lector”, agrega Cypreste.

Desde el 4 de abril, el periódico Folha de S. Paulo ha publicado el especial "Historias de víctimas del nuevo coronavirus", en el que reúne obituarios divididos por semana. Al 9 de abril, había 82 textos en la página. El portal G1 publicó "Las víctimas del Covid-19", un memorial que reúne la historia de algunas de las personas que murieron por complicaciones por el nuevo coronavirus. Desde abril, el periódico Estadão también ha publicado obituarios en la página de la cobertura en línea de la pandemia.

Iniciativas colaborativas

El deseo de no dejar los recuerdos ocultos bajo las estadísticas fue también la razón para la creación del memorial colaborativo "Innumerables". Con el lema "no hay nadie a quien le guste ser un número, las personas merecen existir en prosa", la iniciativa está online desde el 30 de abril, basada en una idea del artista Edson Pavoni y el emprendedor social Rogerio Oliveira.

Las historias se reúnen a través de los esfuerzos de periodistas voluntarios. “Los números siguen creciendo, y no debemos olvidar que esos números son personas que tuvieron una vida de amor, tristeza, felicidad y que dejaron amigos y familiares. El memorial es un retrato, si bien pequeño, de la necesidad de conocer a esas personas”, explica la periodista y una de las coordinadoras del proyecto, Alana Rizzo.

Ante la velocidad de la pandemia, el grupo de ocho creadores puso en práctica la idea en tres semanas. Desde entonces, periodistas y estudiantes de periodismo han podido sumarse como voluntarios. "Sabemos que ninguna redacción tiene tanto alcance como para contar el número de casos, especialmente teniendo en cuenta la desigualdad que existe en Brasil, la existencia de tantos lugares a los que no llega la prensa, los ‘desiertos de noticias'. Entonces, la idea es movilizar a periodistas de todo el país para localizar las historias y rendir homenaje a las personas que murieron”, dice Alana Rizzo.

Cómo participar

Los periodistas pueden colaborar de tres maneras con Innumerables: buscar una historia, escribirla y publicarla en el sitio web; cargar un obituario que se haya publicado en otro medio, o revisar textos y transcribir audios enviados por amigos y familiares de la víctima de COVID-19 al memorial. En la página, hay un formulario para cargar las historias. También hay un correo electrónico de contacto. Todas las publicaciones pasan por una verificación y siguen una metodología. La idea, en el futuro, es transformar el memorial en una obra física.

Un día después de que Brasil pasara los 10.000 muertos por COVID-19, y dos semanas antes de que lo hiciera el New York Times, el periódico O Globo publicó una portada completa con una lista de nombres, edades, y una frase sobre decenas de víctimas del nuevo coronavirus. Entre los aproximadamente 140 nombres, la portada presentaba el titular: “10.000 historias: el evento más letal en Brasil en 102 años, la pandemia de COVID-19 alcanzó oficialmente 10.627 muertes ayer. Para que la dimensión humana de la tragedia no se pierda en la frialdad de las estadísticas, Globo honra las vidas reunidas en un memorial virtual".

El reportaje especial, dedicado al duelo y la memoria de los que partieron, tuvo dos páginas más, con nombres de más víctimas, sus edades y frases que resumen su historia. En el texto, los periodistas Rennan Setti y Gabriel Cariello explican que “incluso reducido a cifras, el nuevo coronavirus no es una cifra cualquiera; su letalidad es superlativa”.

Otra iniciativa de colaboración es el Memorial Corona Brasil creado por la "Red de apoyo para las familias de víctimas fatales de COVID-19", un colectivo de emergencia de 60 organizaciones en solidaridad con las familias de las víctimas de la pandemia. Los periodistas pueden unirse de distintas maneras: colaborando con la edición de historias en la página de Facebook, siguiendo la metodología desarrollada por la red; brindando a las familias apoyo emocional y social, o participando en un grupo de trabajo, junto con historiadores y científicos sociales, para pensar cómo documentar la memoria de la crisis.

“Hay una experiencia de redefinición de la vivencia del luto, al tiempo que se vive un luto anticipado y la gente tiene miedo. En este momento, muchos quieren socializar en las redes sociales el homenaje a la memoria de quienes se han ido. Es una forma de ayudar en el ritual de despedida”, explicó el historiador y uno de los creadores de la Red, Danilo César. La Red también reúne historias hechas por otros periodistas y realiza una investigación proactiva, hablando con las familias, para producir otros niveles de memoria de la pandemia.

Alice de Souza (ijnet.org/es/story)

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 6 de 139

Alertas - OFIP

Jaén: Periodistas denuncian impedimento de coberturas y maltrato verbal por parte de autoridades
18/10/2020

Periodistas locales de la provincia de Jaén denuncian ser hostigados por altos funcionarios de la Municipalidad Provincial de dicha circunscripción como represalia por su labor informativa. Impedime [ ... ]


Jaén: Gobernador Regional de Cajamarca amenaza a periodistas locales
08/07/2020

El Gobernador Regional de Cajamarca, Mesías Antonio Guevara Amasifuen, profirió expresiones denigrantes y amenazantes en contra de medios y periodistas locales de la provincia de Jaén, en dicha r [ ... ]


Atalaya: Periodistas locales son centro de campaña difamatoria por redes sociales
08/07/2020

Los periodistas Juan López Encinas, de Radio La Poderosa, y Carlos Eduardo Armas Ríos, de Radio Atalaya, vienen siendo blanco de una campaña difamatoria en redes sociales que busca desacreditarlo [ ... ]


Otras noticias

Filiales en Acción

ANP Filial Iquitos inició actividades por 54 aniversario
18/10/2020

La ANP Filial Iquitos inició sus actividades con motivo de su 54 aniversario con el webinar "Podcast: una nueva forma de narrar desde el periodismo". Para esta actividad se cuontó con la presencia  [ ... ]


ANP condena agresión a periodista en Arequipa
06/04/2020

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú - ANP rechaza la agresión de la que fue víctima el periodista Pablo César Rojas Huayapa, corresponsal de RPP en Arequipa, a quien se le obstaculizó [ ... ]


ANP Chiclayo: Periodista Brennan Barboza Bravo participó en taller organizado por Embajada Británica y Thomson Foundation
08/03/2020

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP) saluda la participación del periodista Brennan Barboza Bravo, de la ANP Chiclayo, en el taller Seguridad física y digital para periodistas. Br [ ... ]


Otras noticias

Informe Especial

La ONU pide ayuda ante la “devastación” causada por la covid
18/10/2020

GINEBRA.- Cuatro agencias de las Naciones Unidas lanzaron un nuevo llamado a la solidaridad internacional para enfrentar el impacto de la pandemia covid-19 sobre los grupos más vulnerables del planet [ ... ]


Premio Nobel al Programa Mundial de Alimentos ayudará a salvar millones de vidas
11/10/2020

NACIONES UNIDAS.-Al ganar el Premio Nobel de la Paz 2020 al Programa Mundial de Alimentos (PMA), con sede en Roma, las Naciones Unidas y sus agencias incrementan su presencia, cercana al monopolio, en [ ... ]


El fútbol narrado y comentado por mujeres: una nueva barrera rota en Perú
11/10/2020

LIMA.- El fútbol también suena con voz de mujer, como ha comenzado a escucharse en Perú, donde por primera vez un partido de la primera división fue transmitido por televisión con la narración y [ ... ]


Otras noticias
Créditos: Eylen Jalilíe