Matriz Histórica
Del Gremio De La Prensa
Lunes, 1 junio 2020
Internacionales
Día del Trabajo en Chile: incidentes en marchas y detención de periodistas

SANTIAGO.- La conmemoración este viernes del Día del Trabajo en Chile se saldó con incidentes en distintas marchas a lo largo del país y con la detención en la capital de al menos 57 personas, entre ellas varios periodistas locales e internacionales que estaban cubriendo la protesta.

Distintas organizaciones convocaron una concentración al medio día en Plaza Italia, la rotonda de Santiago donde estalló la crisis social el pasado octubre, y a la que acudieron cerca de 200 personas, la mayoría con mascarillas y respetando las distancias de seguridad sanitaria, según constató Efe.

Apenas minutos después de que iniciara la concentración por el Primero de Mayo, un gran contingente policial irrumpió en las inmediaciones de la plaza lanzando agua y gas pimienta.

Según el cuerpo policial de Carabineros, las 57 personas fueron detenidas "por incumplimiento del decreto sanitario que prohíbe la congregación de más de 50 personas en un espacio público".

La presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores, Bárbara Figueroa, explicó a los medios que habían informado con anterioridad al Gobierno sobre la convocatoria y que solo tenían previsto hacer un acto de 15 minutos, "guardando las distancias de seguridad".

"Vimos un actuar de Carabineros que es absolutamente inexplicable (...) No es posible que un día tan importante como el Día Internacional de los Trabajadores, donde el Ejecutivo ha hecho un esfuerzo supremo por invisibilizarnos, nos niegue el derecho de haber cerrado una actividad de una forma muy simple", agregó la dirigente.

"ATENTADO CONTRA LA PRENSA"

Entre los detenidos, hay varios periodistas locales que estaban informando sobre la marcha y dos camarógrafos de las agencias internacionales France Presse (AFP) y Associated Press (AP), que fueron liberados al menos dos horas después.

Un equipo de la cadena nacional TVN llegó incluso a grabar y emitir en directo su detención y su posterior traslado a la comisaría.

"Repudiamos actuar represivo de Carabineros contra la prensa en medio de manifestaciones por el Día del Trabajo. Estas acciones son un atentado a la Libertad de expresión y derecho a la comunicación. El Gobierno debe responder por tales vulneraciones", denunció el Colegio de Periodistas.

El general Enrique Bassaletti explicó posteriormente a los medios que algunos periodistas detenidos no llevaban sus credenciales de prensa -algo que contradicen los vídeos viralizados en las redes sociales donde aparecen debidamente identificados y cargando sus cámaras profesionales- y aseguró que la institución vela "siempre para que los medios puedan hacer su trabajo".

"Lamentamos que se vea obstruida la función de los medios de comunidad, pero también (hay que) comprender que son circunstancias especiales", añadió.

El cuerpo policial informó además de que entre los detenidos hay un manifestante con coronavirus, que debía estar en cuarentena hasta el 9 de mayo y que fue trasladado a un centro sanitario.

También se dieron incidentes en la ciudad porteña de Valparaíso, donde al menos una decena de dirigentes sindicales fueron detenidos tras protagonizar un acto parecido al de Santiago.

Chile, cuyas autoridades ya hablan de retornar a la normalidad, detectó su primer caso de COVID-19 el pasado 3 de marzo y hasta este viernes registra 17.008 contagiados y 234 fallecidos.

A diferencia de otros países de la región con menos casos, el Gobierno chileno rechazó desde el inicio decretar el confinamiento nacional y cerrar totalmente la economía y optó por "cuarentenas selectivas y estratégicas", con restricciones de movimiento que se imponen y se levantan semanalmente en cada comuna (barrio) o ciudad en función de los nuevos contagios.

El país sí se encuentra bajo estado de excepción, con toque de queda desde las 22.00 hora local, con colegios, universidades y fronteras cerradas, así como la mayoría de los comercios, aunque en los próximos días se espera la reapertura de algunos centros comerciales.

EFE

 
ONG denuncia el asesinato de siete periodistas en el último año en Pakistán

ISLAMABAD.- Siete periodistas fueron asesinados durante el último año en Pakistán, donde las amenazas, los secuestros y la censura erosionan la libertad de prensa, denunció este jueves la Red de Libertad, organización que vigila el estado del periodismo en el país asiático.

La organización registró entre mayo de 2019 y abril 2020 un total de 91 ataques contra los periodistas y la libertad de prensa, entre ellos siete muertes, 12 intentos de asesinato, dos secuestros, nueve detenciones por parte de cuerpos estatales, 10 asaltos físicos, 23 amenazas, 10 casos de censura y ocho casos judiciales contra informadores.

"A los medios paquistaníes les están apretando los tornillos con varias formas de censura, entre ellos, asesinatos y amenazas, lo que resulta en la erosión del periodismo en aras del interés público", dijo a Efe el director ejecutivo de Red de Libertad, Iqbal Khattak.

La fuente indicó que ninguno de los siete asesinatos ha sido investigado, algo que ocurre casi siempre, ya que según sus datos de 130 muertes de periodistas en el país en las últimas décadas solo tres fueron aclarados.

El año pasado seis periodistas fueron asesinados, mientras que en 2018 la cifra se situó en cinco en el país.

En el 42 % de los 91 casos de ataques de algún tipo contra informadores, las víctimas o sus familiares sospecharon la intervención del Estado, instituciones públicas o funcionarios.

Khattak afirmó que esos ataques contra los medios de comunicación están alimentando la autocensura, ya que los informadores están "asustados" y el Gobierno no toma medidas para garantizar su seguridad.

De hecho, Khattak señaló al Gobierno del primer ministro paquistaní, Imran Khan, como responsable de que la libertad de prensa haya descendido en los últimos años "por sus continuos esfuerzos contra el periodismo" y en especial con la distribución de la publicidad estatal.

"Estás con nosotros o contra nosotros, ese es el Gobierno", remarcó el director.

Así, Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha calificado la situación de los medios en el país como "una obscenidad", con ejemplos como los cortes que ha sufrido la cadena Geo TV a lo largo del país por emitir imágenes de la oposición.

El gobernante partido Pakistán Tehreek-i-Insaf (PTI) llegó a calificar a los periodistas críticos como "antipaquistaníes" en Twitter y Khan se ha quejado en multitud de ocasiones del trato que recibe de la prensa.

RSF coloca a Pakistán en el puesto 145, tres menos que el año anterior, de un total de 180 en su índice de libertad de prensa de 2020.

EFE

 
Multan a periodista cubana por publicaciones en Facebook bajo nuevo decreto de internet

MIAMI.- Las autoridades cubanas deben retirar la multa impuesta a la periodista Mónica Baró y abstenerse de usar el Decreto 370 para hostigar a periodistas independientes, dijo el Comité para la Protección de los Periodistas.

El 17 de abril, la Policía Nacional Revolucionaria del Ministerio del Interior convocó a Baró, un reportero de la revista digital independiente de noticias  El Estornudo , a sus oficinas en La Habana, donde los agentes la interrogaron durante más de dos horas y la acusaron de trabajar para medios que aceptar fondos de organizaciones extranjeras que buscan "derrocar a la revolución cubana", según Baró, quien habló con el CPJ en una entrevista telefónica, e  informes de prensa  .

Al final del interrogatorio, los inspectores del Ministerio de Comunicaciones le mostraron a Baró un archivo que contenía numerosas publicaciones de su cuenta personal de Facebook, incluidas algunas publicadas hace meses, y le multaron con 3.000 pesos cubanos ($ 120), dijo Baró al CPJ.

Las autoridades alegaron que ella violó el Artículo 68 (i) del Decreto 370, una  regla que  prohíbe la difusión de "información contraria al interés social, la moral, los buenos modales y la integridad de las personas" en las redes públicas. Cuando se emitió el Decreto 370 en 2019, el  CPJ advirtió  que proporcionaba una herramienta legal para que las autoridades cubanas persiguieran a la prensa independiente.

"Las autoridades cubanas deberían dejar de acosar a Mónica Baró y otros periodistas independientes en la isla que informan sobre temas sociales y políticos", dijo Natalie Southwick, Coordinadora del Programa de América Central y del Sur del CPJ, en Nueva York. advirtió cuando se promulgó, se ha convertido en un dispositivo adicional en el kit de herramientas en constante expansión del régimen para apuntar a voces críticas y silenciar a la prensa ".

Baró le dijo al CPJ que le mostraron rápidamente el archivo de publicaciones de Facebook y que solo pudo identificar  una publicación , desde el día anterior, cuando comentó que recibió la citación del Ministerio del Interior y cuestionó su legalidad. Ella dijo que los interrogadores no habían discutido sus publicaciones de Facebook, y habían hablado repetidamente sobre las supuestas fuentes de financiamiento para las organizaciones de noticias para las que ella había escrito.

Las publicaciones de Baró  en Facebook  incluyen publicaciones personales y enlaces a sus informes para  El Estornudo .

Baró es al menos el quinto periodista independiente multado por el Decreto 370 desde su aprobación, según la  Asociación para la Libertad de Prensa , un grupo que aboga por la libertad de prensa en Cuba.

Baró dijo que se negó a firmar el recibo oficial de su multa y no la pagó. Ella le dijo al CPJ que planea presentar una apelación.

Cuba es uno de los entornos más hostiles para la prensa en el mundo y se encuentra entre los 10 países más censurados del CPJ  .

El CPJ llamó al Ministerio de Comunicaciones de Cuba para hacer comentarios, pero nadie respondió.

 

 

 
El periodismo también busca vacuna

El periodismo está acostumbrado al diluvio universal. Cada cierto tiempo, el cielo se dispone a caer sobre las cabezas de los periodistas. Y muchas veces cae. Ahora, los temores se disparan en una profesión que no deja de reinventarse pero que se siente más amenazada que nunca.

La gran pandemia ha convertido la información en un bien aún más necesario. Sin embargo, el pasado 1 de abril el papa Francisco elevó una plegaria por los trabajadores de la comunicación. Mal asunto cuando uno se ve obligado a encomendar su suerte a la divinidad.

Las vías de agua se abren por todos los flancos: los ingresos se desploman; la publicidad desaparece; los gobiernos menos empáticos con la democracia aprovechan para estrechar su cerco sobre los medios y los más concienciados apenas tienen la capacidad o el interés de ocuparse de un sector económico menor.

En medio de esta tormenta perfecta aparecen los ciudadanos. Enclaustrados por el confinamiento, devoran más información que nunca. Buscan noticias contrastadas, la opinión de expertos, tablones a los que asirse en momentos de confusión.

Y la confianza en los medios, atribulada en tiempos de desinformación y "fake news", de pronto comienza a repuntar. O eso dicen los primeros estudios, según el presidente de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA), Fernando de Yarza. El periodismo queda atrapado en lo llama "la perversa paradoja": "Cuando somos más demandados que nunca, la gasolina que necesitamos para funcionar no existe".

Especialmente castigados resultan los medios privados, asegura, cuyos ingresos se han visto mermados ya entre el 70 % y el 80 %.

Todo ello cuando, según el presidente de esta asociación que representa a más de 18.000 publicaciones en todo el mundo, "la prensa se ha convertido una vez más en lugar de referencia y refugio para los ciudadanos".

A título de muestra, en Francia -uno de los países del mundo con más infectados y que permanece confinado desde el 17 de marzo- la consulta de sitios web de información general creció en la primera semana de reclusión un 111 %, hasta las mil millones de visitas, y un 86 % en la segunda semana, hasta los 892 millones.

Una cadena de información continuada, BFMTV, se ha convertido en la quinta televisión más vista del país, con más del 4 % de cuota de pantalla.

El consumo se dispara. Las trabas a la labor de los periodistas, sean políticas o económicas, también.

LA CENSURA TAMBIÉN MATA

Desde que apareció la COVID-19 se ha recordado con profusión la última gran pandemia que azotó a la Humanidad. La "gripe española" se llamó así no porque se originase en España, sino porque fue en este país -neutral en la I Guerra Mundial- donde la prensa pudo informar con menos trabas del avance de la enfermedad en 1918.

El coronavirus llega en un momento en que las democracias son mucho más numerosas que entonces. Pero hasta las más asentadas se enfrentan hoy a una seria crisis de identidad.

Los esfuerzos de los gobiernos por ocultar la verdad o silenciar a los periodistas molestos dan alas a la propagación de la enfermedad, a juicio de Reporteros Sin Fronteras (RSF).

El secretario general de esta organización, Christophe Deloire, denuncia que si la prensa china hubiese sido libre, la pandemia no habría alcanzado su dimensión actual.

"La censura no es un tema interior. Cuando a los periodistas se les impide trabajar en un país, eso tiene consecuencias en todo el mundo. El viejo argumento de 'esto es un tema nuestro' ha quedado caduco, y la crisis del coronavirus es su demostración irrefutable", señala en una entrevista con Efe.

China ha expulsado a corresponsales extranjeros y trata de acallar a sus voces críticas internas; la India ha bloqueado internet en regiones del país; reporteros han sido detenidos o agredidos en Filipinas, Costa de Marfil o Ucrania...

Una web creada por RSF, "Tracker-19", rastrea estos y otros abusos que sufren los informadores en todo el mundo. En ella se puede constatar que las cortapisas a la libertad de prensa no se limitan a países autoritarios, sino que se extienden a democracias europeas o latinoamericanas.

Muchos Estados, considera Deloire, están aplicando la llamada "doctrina del shock", concepto acuñado por la autora canadiense Naomi Klein que alude a la explotación de las crisis por parte de los gobiernos para recortar derechos o aprobar políticas impopulares.

Eso sucede por ejemplo en Hungría, donde las medidas lanzadas por el ultranacionalista Viktor Orbán prevén hasta cinco años de prisión por difundir informaciones falsas sobre el coronavirus. Es legítimo preguntarse si no se usarán como ariete contra la prensa libre.

Pero también en otros países, democracias consolidadas, desaparece la rendición de cuentas, las ruedas de prensa se someten a filtros o se impide el acceso a las fuentes por mor de las circunstancias excepcionales.

BAJO EL SIGNO DE LA GUADAÑA

Allá donde no alcanzan las tijeras de los censores, la devastación económica hace el resto. La inminente recesión pone en jaque el derecho de los ciudadanos a una información veraz, libre y rigurosa, precisamente cuando más se necesita.

La COVID-19 ha pillado a los medios de comunicación en plena reconversión de su modelo de negocio: una vuelta de tuerca más en la concatenación de palos de ciego desde que internet y las nuevas tecnologías llegaron para cambiarlo todo.

La implantación de muros de pago, la aparición de medios nativos digitales que aún carecen de músculo financiero o la atomización de la oferta televisiva se someten a una nueva prueba de la que muchos no saldrán ilesos.

"La casa ya estaba ardiendo y la COVID solo echa más gasolina al fuego. Esto acelerará los cambios que ya se estaban produciendo y habrá que extraer lecciones importantes", reflexiona desde su casa de Nueva York el periodista y profesor Jeff Jarvis, uno de los grandes gurús globales del periodismo digital.

Fiel a su estilo cáustico, Jarvis no ahorra aspereza en sus augurios. "Nos dirigimos a un paraje de tierra quemada. Tendemos a buscar al mesías que nos salvará. Así que pensamos: 'Bueno, los muros de pago nos salvarán'. Pero todo mesías es un falso mesías. No hay ninguna solución que por sí sola nos vaya a permitir operar como lo hacíamos, debemos cambiar radicalmente", vaticina.

Algunas noticias dan fe de estos pronósticos: unos 60 diarios locales y regionales de Australia pertenecientes al grupo mediático News Corp -propiedad del magnate Rupert Murdoch- acaban de cerrar sus ediciones impresas por la caída de ingresos publicitarios.

En el Reino Unido se calcula que los sitios de información pueden perder 50 millones de libras gracias a la tecnología de "listas negras" que los anunciantes están usando para evitar que su publicidad aparezca en noticias sobre el coronavirus, según informa el diario "The Guardian".

Los datos de la Asociación Mundial de Periódicos apuntan a caídas bastante homogéneas en todo el mundo que van del 60 % al 80 % en ingresos publicitarios y del 20 % al 25 % en la circulación de periódicos, pese a que los gobiernos han apostado mayoritariamente por mantener abiertos los quioscos de prensa.

En este contexto, decisiones como la del grupo estadounidense Hearst, que se ha comprometido a no realizar despidos ni recortes salariales y además a pagar un bonus de un 1 % a sus empleados durante la cobertura del coronavirus, parecen casi la excepción que confirma la regla.

Con el fin de frenar el choque más inmediato, se suceden estos días los llamamientos a que los Estados apoyen financieramente a los medios de comunicación para salvaguardar un pilar de la democracia.

Y se cita con insistencia el modelo de Dinamarca, que ha aprobado ayudas específicas dirigidas a los medios de comunicación por valor de 24 millones de euros.

Para De Yarza, que abogó por este tipo de intervenciones en un reciente artículo público, el sostén de los gobiernos a fórmulas de apoyo a la prensa "será un termómetro de su compromiso democrático".

UN OFICIO EN MUTACIÓN

Redacciones vacías, entrevistas por videoconferencia, ruedas de prensa virtuales, emisiones desde el salón de casa, horarios alterados. El periodismo no escapa a las inmensas transformaciones a las que obliga el confinamiento por el virus. Muchos presagian que estos cambios han llegado para quedarse.

Si el periodismo debe repensarse por enésima vez, no tendrá solo que idear nuevas fuentes de ingresos. El reto será también adaptarse a una realidad que puede modificar la forma en que se ejerce el oficio.

A unos pocos no los pillará por sorpresa.

En la ciudad estadounidense de San Francisco llevan preparándose para el próximo gran terremoto, "The Big One", desde hace años. Así que la contingencia del coronavirus ha permitido a los periodistas del diario "San Francisco Chronicle" poner en práctica lo que llevan ensayando mucho tiempo.

Este periódico realiza un simulacro dos veces al año para el caso de que un gran seísmo acabe con su edificio y las infraestructuras de la ciudad. El último lo hicieron solo unos días antes de cerrar la redacción por la pandemia, el 12 de marzo.

Todos los consultados para este reportaje coincidieron en que la crisis será un catalizador de los cambios que ya se venían gestando, y que dibujan un panorama muy diferente al actual.

Para el presidente de la WAN-IFRA, en la adaptación de la prensa a las nuevas tecnologías hubo una primera fase caracterizada por el "mestizaje" entre el diario impreso y el digital, que ahora desembocará en una "distinta concepción física" de las redacciones y en la generalización de la figura del colaborador.

"En 48 horas, se ha hecho en España una labor de adaptación al teletrabajo que en condiciones normales nunca se hubiera dado. Y a Sudamérica ese proceso ha llegado muy rodado, se han entrenado para implantarlo", señala De Yarza.

Y aunque la función del periodista siempre será informar, la propia esencia del oficio también se ve sometida a revisión estos días.

"La verificación de las noticias falsas ('fake news') era el arma de la última guerra. Para la actual lo será hacer oír las voces de los expertos en ciencias y medicina", asegura Jarvis.

Este profesor de la City University de Nueva York pide que se deje de concebir el periodismo como un producto. Se trata más bien -según propone en una definición adaptada a los nuevos tiempos- de un servicio que permite a las comunidades entablar "una conversación respetuosa, informada y productiva".

Solo el tiempo dirá si el coronavirus llegó para cambiarlo todo, o si simplemente fue una etapa más en el inexorable proceso de transformación de un oficio que se sigue buscando a sí mismo.

EFE

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 4 de 245

Alertas - OFIP

ANP rechaza amenazas a periodistas de diario judicial Jornada en Ayacucho
30/11/2019

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú – ANP expresa su firme rechazo a las amenazas por redes sociales contra el equipo periodístico del diario judicial Jornada, en Ayacucho, que tienen  [ ... ]


Tarapoto: Absuelven a periodista denunciado por congresista fujimorista
24/10/2018

SAN MARTÍN.- La Corte Superior absolvió al periodista de Tarapoto, Edgar Alarcón Zavaleta, denunciado por Esther Saavedra por presunta difamación agravada. La congresista fujimorista solicitó, a [ ... ]


Puno: Amenazan de muerte a periodista
02/10/2018

El periodista Liubomir Fernández Fernández, del diario La República, en Puno, fue amenazado de muerte por Rubén Choquehuanca Mamani, cuñado del candidato a la gobernación regional, Alexander Flo [ ... ]


Otras noticias

Filiales en Acción

ANP condena agresión a periodista en Arequipa
06/04/2020

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú - ANP rechaza la agresión de la que fue víctima el periodista Pablo César Rojas Huayapa, corresponsal de RPP en Arequipa, a quien se le obstaculizó [ ... ]


ANP Chiclayo: Periodista Brennan Barboza Bravo participó en taller organizado por Embajada Británica y Thomson Foundation
08/03/2020

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP) saluda la participación del periodista Brennan Barboza Bravo, de la ANP Chiclayo, en el taller Seguridad física y digital para periodistas. Br [ ... ]


ANP Huamanaga presente en vigilia por periodista desaparecida Daysi Mina Huamán
29/02/2020

La ANP Huamanaga estuvo presente en la vigilia realizada en Santa Rosa exigiendo que la periodista desaparecida Daysi Mina Huamán sea hallada con prontitud. De esta forma, a través de la base Huama [ ... ]


Otras noticias

Informe Especial

OIT presenta un sombrío panorama laboral para los jóvenes tras la pandemia
30/05/2020

GINEBRA.- Uno de cada seis jóvenes en el mundo perdió su empleo estos meses, los que lo mantuvieron vieron caer sus horas de trabajo un 23 %, y la formación de muchos más se detuvo, según un info [ ... ]


El hambre puede cuadruplicarse en América Latina este año
30/05/2020

PANAMÁ.- El impacto socioeconómico de la covid-19 en América Latina y el Caribe podría dejar a cerca de 14 millones de personas en inseguridad alimentaria severa al cierre de 2020, según proyecci [ ... ]


Coronavirus: El virus del hambre
30/05/2020

BOGOTÁ/WASHINGTON.- Banderas blancas en Guatemala, trapos rojos en Colombia, saqueos en supermercados en Venezuela, la crisis desatada por el coronavirus ha provocado que el hambre en América Latina [ ... ]


Otras noticias
Créditos: Eylen Jalilíe