Matriz Histórica
Del Gremio De La Prensa
Miércoles, 24 abril 2019
Becas - Cursos


¿El periodismo y el activismo pueden luchar juntos contra la corrupción en la frontera entre México y EEUU?

¿Qué tienen en común el periodismo con el activismo? ¿Existen ejemplos exitosos de alianzas entre ambos? ¿Qué es lo que debe pasar para que esto se produzca? ¿Y cómo el periodismo y el activismo pueden aunar fuerzas para luchar contra la corrupción en la frontera entre México y Estados Unidos? Para abordar estas y otras preguntas, el Centro Internacional para Periodistas (ICFJ, por su sigla en inglés), el Border Center for Journalists and Bloggers, Iniciativa Sinaloa y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional en México organizaron el panel “Dialogo: el periodismo y la sociedad civil”, el pasado 29 de marzo en el Hotel Holliday Inn de Tijuana, en el marco del Border Hub, un programa dedicado a investigar la corrupción en la frontera entre México y Estados Unidos.

La frontera es una región particularmente complicada tanto para periodistas como activistas. En Sonora, por ejemplo, hay una fuerte represión e influencia del gobierno, dijo Priscilla Cárdenas, de Proyecto Puente, un medio periodístico de esa ciudad. “Están quienes aceptan chayote [soborno] y quienes no”, graficó. En tanto, Chihuahua es una de las zonas “más peligrosas para quienes defienden los derechos humanos y el periodismo”, aseguró Rocío Gallegos, presidenta de la Red de Periodistas de Juárez y directora de La Verdad, recordando que en los últimos seis años asesinaron a más de 18 activistas y periodistas, y la mayoría de esos crímenes continúan impunes. A pesar de esas circunstancias, contó que organizaciones de la sociedad civil se han fortalecido y hasta alcanzaron a sectores que medios y periodistas no podían llegar. “En Chihuahua hubo alianzas para trabajar que envalentonaron a la gente. Pero tras eso empezó una desilusión cuando vimos que muchas de esas voces de liderazgo se fueron al gobierno”.

En ese marco, ¿qué tienen en común periodistas y activistas? Gallegos marcó coincidencias como el respeto a los derechos humanos, el combate a la corrupción y que ambos son un contrapeso del poder. Por eso, interpreta que hay situaciones o circunstancias en las que el periodista y el activista puedan tener funciones complementarias, como por ejemplo, cuando existen “condiciones de control informativo o censura”, o “cuando se busca tener incidencia o cambio”. “Estoy convencida de que el periodismo puede provocar y un cambio, pero hay condiciones en que el periodismo necesita un acompañamiento”, por lo que puede actuar complementariamente con el activismo, expresó.

Jorge Luis Sierra, presidente del Border Center, consideró en cambio que periodismo y activismo han estado separados durante muchos años, con una gran falta de comunicación. Incluso entiende que los puntos de encuentro son muy limitados actualmente: “el periodista ve al activista como una fuente de información y estos ven al periodista como la caja de resonancia de su organización”.

En tanto, el activista Francisco Martínez, director de Tierra Colectiva: Ciudadanía, Género y Medio Ambiente, una organización civil de Baja California, dijo que existe una visión muy simplista de lo que es el activismo. Para ilustrar esto, informó que de las 1.352 organizaciones sociales que hay en Baja California, solo el 3% se dedican a la incidencia en la política, mientras que las demás son “asistenciales o religiosas”.

¿Y qué es lo que se ambas partes necesitan para trabajar en conjunto? Todos los panelistas respondieron que la confianza es el factor fundamental. “Cuando quiero hacer una alianza con una organización civil tengo que saber bien con quién estoy hablando. Con los periodistas es lo mismo”, dijo Martínez. Para Gallegos también es bueno que medios y organizaciones tengan “agendas similares o que se empaten”, aunque eso no necesariamente implicará que se salden potenciales diferentes. “Debemos vernos como una especie de complemento, pero independientes, y establecer el compromiso de cada uno sobre cómo operamos, porque ambas partes estamos bajo el escrutinio público”.

Pero para un trabajo fructífero, lo más importante según Sierra es seguir la agenda de los ciudadanos, y no la de los políticos o el gobierno. Desde el punto de vista periodístico, la historia que sirve para estas alianzas, argumentó, es aquella que “introduce desde la génesis del reportaje cuál va a ser el punto de violación principal en términos legales del funcionario público”. Para Sierra, “si eso se demuestra, ya el camino está allanado para el activista de la sociedad civil, que podrá convertir [el reportaje] en una denuncia penal o civil”.

Los panelistas también citaron ejemplos de complementariedad en el trabajo entre periodistas y activistas. Sierra contó su experiencia como becario ICFJ Knight en Panamá. En ese país había desarrollado un proyecto de periodismo de investigación que recogía denuncias ciudadanas de crímenes y corrupción y las mapeaba. Luego las denuncias se estudiaban con criterios periodísticos y finalmente se las entregaban a los medios para que ellos siguieran la investigación. El proyecto, llamado Mi Panamá Transparente, implicaba a tres medios, dos estaciones de radio, una de televisión, además de empresarios y organizaciones civiles por la seguridad del país.

Sierra explicó cómo a través del proyecto lograron que un puente que conectaba al distrito de San Miguelito  y era controlado por una pandilla, pasara a ser iluminado y vigilado por la Policía. Luego el ex becario ICFJ Knight también relató cómo por intermedio del mismo proyecto y gracias a la queja de varios empresarios, se dejó sin efecto una licitación para el astillero de Panamá, dado que la empresa de uno de los integrantes del consejo que elegía las postulaciones había sido seleccionada.

En tanto, Cárdenas relató cómo la organización Poder le ayudó a investigar un derrame tóxico de sulfato de cobre acidulado sobre el río Sonora que realizó la minera Grupo México, afectando a más de 22.000 personas de siete municipios. “Mucha de la información que quise acceder por solicitudes de acceso me la negaron. Solicitaba qué había pasado con el dinero destinado a beneficiar a afectados y no me lo decían. Te decían que los habían ayudado pero era evidente que no. Sin embargo el gobierno hasta presentaba cifras”. Entonces apareció en escena Poder. “Les dije los impedimentos que estaba teniendo para acceder a los datos, e interpusieron recursos de revisión a una solicitud que yo hice. Finalmente formularon tan bonito y tan bien sus preguntas que se las contestaron. Al final el organismo me entregó el expediente y fue parte fundamental de la investigación”, relató Cardenas.

Una conclusión quedo sobrevolando tras las exposiciones de los panelistas: cuando el periodismo y el activismo logran dejar de lado sus particularidades para potenciarse, pueden lograr cambios. Según Martínez: “las autoridades ciudadanas cuando ven juntas a la sociedad civil y al periodismo, tiemblan”.

Santiago Chávez

 
La periodista del mes de IJNet: Aliya Bashir

Aunque ha pasado la mayor parte de su vida en una zona de conflicto, Aliya Bashir ha dedicado su carrera a contar historias diferentes. Se enfoca en derechos humanos y justicia de género en una región en la que muchas personas le prestan atención a una sola cosa: el conflicto.

"Tanto en la cobertura internacional como en la nacional se habla sólo de historias negativas de mujeres", explicó Bashir. “No minimizo el hecho de que las mujeres se vean afectadas por el conflicto, pero la vida continúa. Incluso en medio de un bombardeo, la vida continúa. No es que no haya nada aquí. Eso es lo que me inspira".

Bashir nació y creció en Cachemira, una región administrada por la India donde ahora pasa la mitad de su tiempo, y la otra mitad está en Nueva Delhi.

Luego de  años como reportera independiente para The Guardian, Huffington Post y News Deeply, entre otros medios, Bashir actualmente se desempeña como reportera senior en Global Press Journal. Ha escrito sobre las viudas que quedaron atrás durante el conflicto en Cachemira, las formas en las que el cambio climático está afectando a las mujeres, radios comunitarias y más.

Ha enfrentado numerosos desafíos a lo largo de su carrera, incluyendo la vigilancia del gobierno, problemas de acceso a Internet y toques de queda. También ha sufrido del sexismo y se ha preocupado por su seguridad, problemas derivados de trabajar en una sociedad que no está acostumbrada a las mujeres periodistas.

Bashir encontró una oportunidad de capacitación en contextos hostiles del Centro Pulitzer a través de IJNet, junto con otras becas y oportunidades. Recibió una subvención del Fondo Howard G. Buffett para Mujeres Periodistas de la International Women's Media Foundation (IWMF), y otra beca del Population Reference Bureau (PRB).

"Creo que como mujer periodista y como periodista que cubre temas delicados o conflictivos, [la capacitación en entornos hostiles] es realmente importante", dijo Bashir. "Mi forma de trabajar no ha vuelto a ser la misma".

"Los fines de semana la gente planifica vacaciones y yo planifico horas especiales para revisar [IJNet] y ver qué hay [disponible] para mí durante la semana", agregó.

Hablamos con Bashir sobre su trabajo, los desafíos que ha enfrentado y sus consejos para jóvenes periodistas.

¿Qué te inspiró a convertirte en una periodista enfocada en temas vinculados a las mujeres?

Luego de mi graduación, las cosas empezaron a empeorar en Cachemira. Siendo de aquí descubrí que había [solo] unas pocas mujeres periodistas trabajando en Cachemira. Esa es la desafortunada y triste realidad actual. Entonces me pregunté ¿por qué no contribuir de una manera única y personal?

Yo anhelaba estas historias de mujeres. Veía que las historias principales eran de reporteros hombres y los problemas siempre eran masculinos. Así que le preguntaba a mi madre: "¿Hay problemas femeninos allí afuera?" Tenía curiosidad por esas cosas. Pensaba: "¿Por qué siempre muestran a las mujeres como indefensas, mujeres pobres?" Las mujeres siempre hacían el trabajo, pero no eran reconocidas ni se dignificaba su accionar.

Cuéntame alguna historia que hayas cubierto y qué desafíos enfrentaste

[Para la beca de PRB] Fui a la zona rural de Cachemira, lo cual es realmente difícil desde el punto de vista de la inseguridad. También convencer a la gente de hablar sobre historias de salud [fue un desafío] porque en ese momento el conflicto era realmente grande y existía la idea de que no se debía hablar de otra cosa que no fuera el conflicto. Sacar adelante esas dos historias fue muy difícil para mí. Tuve que retrasar mi informe un mes y medio porque el gobierno no tenía datos.

Todos los días hay historias sobre el conflicto, ya sean hechas por periodistas extranjeros o locales, entonces no hay presión sobre el gobierno para la  rendición de cuentas. Los periodistas no se hacen preguntas diferentes ni buscan datos diferentes, entonces el gobierno no se siente responsable. Tampoco existe una sociedad civil de [organizaciones] fuertes o intelectuales.

Realicé dos largas crónicas sobre problemas de salud que afectan a estas poblaciones rurales. El sistema de salud en Cachemira está totalmente en ruinas [y] todos dicen que es por el conflicto. Esa no es la realidad. La vida continúa y esa es una manera fácil de evitar el problema.

¿Qué otros desafíos has tenido que superar?

No todos tienen acceso a internet. Algunas personas son analfabetas o no tienen teléfonos móviles en áreas rurales. Ellos no entendían que yo no tuviera una copia impresa para mostrarles. Es difícil porque si les decía: "El artículo saldrá en Huffpost", ellos preguntaban "¿Qué es eso? No entendemos. Necesitamos la copia de la revista".

Las grandes organizaciones contratan principalmente a locales como fixers. No entienden que no se puede usar todo el tiempo a periodistas que realizan trabajos originales como fixers. He rechazado ofertas de grandes organizaciones que no quiero nombrar. Decía "Ok, pero ¿figuraré en los créditos?" Ellos me querían dar dinero, pero yo lo que quiero es que se reconozca mi trabajo. Lo rechacé. Sienten que los periodistas locales pueden ayudarte con ediciones especiales todo el tiempo, pero no te respetan como contribuyente.

¿Qué consejo le darías a jóvenes periodistas?

Ser mujer periodista es una fortaleza en sí misma. Si valoras tu género, si le das dignidad a quien eres, en lugar de verlo como una debilidad, esto se nota en tu trabajo. Siempre sentí que como mujer periodista de una zona de conflicto, como musulmana, tengo poder por ser quien soy. Eso siempre ha aparecido en mi trabajo. Es lo que te mantiene en movimiento: creer en ti mismo y presionarte constantemente para salir de tu zona de confort. Nunca va a ser fácil. Cuanto más trabajes, más esperarán tus lectores de ti.

ijnet.org/es/Taylor Mulcahey

 
El fact-checking es para todos, con la ayuda de estos recursos

La Red Internacional de Fact-Checking del Instituto Poynter (IFCN, por su sigla en inglés) ha emitido un llamado a la acción.

Equipada con las herramientas y los métodos adecuados, cualquier persona puede convertirse en una corroboradora de hechos capacitada y ayudar a detener la marea de información errónea de la web. Una plataforma para lograrlo, FactCheckingDay.com ofrece un arsenal de recursos para ayudar a detectar el engaño digital.

"La información errónea no conoce fronteras", dice el nuevo director de IFCN, Baybars Orsek. "Los verificadores [profesionales] no pueden trabajar solos".

"Iniciativas como IFCN y otras deberían trabajar para empoderar a los verificadores de datos y construir acciones colaborativas para enfrentar este fenómeno global", agrega Orsek, cofundador del proyecto de verificación de datos políticos de Turquía, Dogruluk Payi. "Todos tenemos la responsabilidad y la capacidad de contribuir a la causa".

Orsek advierte que los engaños, las teorías conspirativas y los rumores pueden ser fatales. "En muchas partes del mundo, decenas de personas han perdido la vida debido a la propagación de información errónea a velocidad viral, incluso provocando crisis humanitarias en algunos países", dijo.

En noviembre de 2018 la BBC informó que falsos rumores de niños secuestrados a los que les extrajeron los órganos se propagaron a través de WhatsApp en una pequeña ciudad mexicana. Como resultado, una multitud quemó hasta la muerte a dos hombres, a pesar de que la policía había indicado que eran delincuentes de delitos menores, no secuestradores de niños.

Los rumores también han generado violencia en otras partes del mundo como India, Myanmar y Sri Lanka, entre otros.

El corresponsal de medios de CNN Brian Stelter ha dicho que los informes falsos son "una plaga en la web", y aconseja aplicar una "regla de triple comprobación" antes de compartir enlaces. Stelter cree no sólo los profesionales sino todos los usuarios de internet pueden detectar información falsa y evitar su difusión.

Ahí es donde FactCheckingDay.com entra en escena, como una herramienta para capacitar a los usuarios a combatir la desinformación online.

El contenido está diseñado para dirigirse a cuatro públicos: periodistas, educadores, estudiantes y consumidores de noticias.

Aquí hay una muestra de lo que tiene para ofrecer:

Interactive EduCheckMap: Esta herramienta tiene 200 recursos disponibles en 15 idiomas desde 57 plataformas de verificación de datos, todas relacionadas con la alfabetización mediática y la instrucción de verificación de datos. Entre las ofertas, EduCheckMap incluye un plan de clases sobre cómo se difunden las noticias falsas, un video sobre la verificación de datos en internet y un cuestionario interactivo para ayudar a distinguir las noticias falsas de las reales. Este sitio ayuda a los usuarios a conectarse con verificadores de datos en todo el mundo.

Navigating Digital Information Crash Course: Esta serie de videos de Crash Course compuesta por 10 episodios promueve habilidades prácticas para ayudar a evaluar la información online. Presentado por John Green, autor de bestsellers y personalidad de internet, los espectadores aprenderán a evaluar la información online utilizando los mismos procesos que los verificadores de datos, y a comprender mejor cómo las plataformas gestionan la información.

Hands-on Fact-Checking Short Course: Este programa gratuito de 90 minutos puede ser utilizado para uso individual o como recurso en el aula. Incluye una descripción general de las mejores prácticas de verificación de datos, desarrollada por verificadores de datos y periodistas experimentados.

Other articles ready-made for media training workshops or newsrooms: Esta plataforma online ofrece una gran cantidad de artículos sobre las últimas noticias y métodos para verificar datos en varias plataformas. Los cursos ofrecidos incluyen "10 herramientas y trucos para verificar posteos de Instagram", "Tres formas de evitar la difusión de teorías conspirativas" y "Preparándose para lo peor: cómo estar listos para el próximo gran engaño viral".

IFCN fue fundada en Poynter en 2015 para ayudar a coordinar y apoyar el creciente número de iniciativas de verificación de datos. Sus principales objetivos son establecer un código de principios para la profesión, promover mejores prácticas y monitorear el impacto de la verificación de datos entre sus miembros. Su variedad geográfica abarca todo el mundo, con organizaciones miembro en Croacia, Grecia, Francia, Brasil y Kazajstán, entre otros países.

Todos los signatarios de IFCN deben pasar un riguroso proceso de evaluación, basado en cinco principios que incluyen la transparencia de las fuentes, el financiamiento y la metodología. Su nombre se agrega a la lista solo cuando son totalmente compatibles.

A Orsek le gustaría que IFCN se volviera más activa para ayudar a los verificadores de datos en lugares en los que está en juego la libertad de prensa, y para ver la verificación de datos "expandirse a todos los rincones de la Tierra".

ijnet.org/ Sherry Ricchiardi

 
Televisión y radio: una gran deuda del fact-checking

Los fact-checkers no solo tienen que lidiar con la desinformación. También tienen el problema de no poder llegar a más audiencias.

La mayoría de los sitios de verificación de datos en los Estados Unidos y en todo el mundo producen su contenido para el ámbito digital. Pocos trabajan con medios tradicionales como la radio y la televisión, lo que termina excluyendo de las verificaciones a una gran audiencia. El fact-checking no solo debería adoptarse más en esos ámbitos, sino que los verificadores que trabajan para medios impresos y digitales deberían aprender a hacer que su contenido sea más atractivo, prestando atención a periodistas televisivos y radiales.

Como becario TruthBuzz del Centro Internacional para Periodistas en los Estados Unidos, mi trabajo es hacer que la verdad se vuelva viral. Trabajo con organizaciones como Raleigh News & Observer y PolitiFact para crear contenidos más atractivos que lleguen a las personas allí donde ya estén escuchando, leyendo o mirando.

Para lograrlo, he construido alianzas de verificación de datos con medios radiales y televisivos. Trabajar con ellos es una manera sencilla de difundir la verdad más y más rápido.

Ampliar el fact-checking para llegar a las audiencias allí donde estén

Si bien la mayor parte de la verificación de datos en los Estados Unidos ocurre en el ámbito digital, hay espacio para la expansión hacia la radio y la televisión. Los medios de difusión ofrecen nuevas audiencias para fact-checkers.

El consumo de noticias en radio y TV es generalizado. Una encuesta del Pew Research Center de 2018 sobre los hábitos de consumo de los medios en Estados Unidos reveló que el 49% de los estadounidenses recibe sus noticias a través de la televisión y el 26% a través de la radio. Estas cifras en conjunto son significativamente más altas que las de los sitios web y las redes sociales: solo el 33% y el 20%, respectivamente.

Los fact-checkers necesitan aumentar sus esfuerzos en el ámbito del periodismo televisivo y radial para alcanzar a la mayoría de los miembros de la audiencia del lugar en que se encuentran, en vez de exigirles que adopten nuevos medios para acceder a verificaciones de hechos bien investigadas.

Usar la radio y la TV para combatir la desinformación también tiene beneficios fuera de los Estados Unidos. Menos de la mitad de la población mundial tiene acceso a internet. En países que no cuentan con un servicio de internet confiable, la radio y la televisión son la mejor manera de brindar contenido objetivo a las audiencias.

Por Matthew Riley/ijnet.org/es

 

 

 
Jaime Bausate y Meza: Dictan conferencia sobre economía solidaria y cooperativismo

La importancia de la Economía Solidaria y el Cooperativismo, como alternativa frente a la incertidumbre de estos años de globalización, fue la conferencia que dictó en la Universidad Jaime Bausate y Meza, el doctor Rogerio Dalló, ante un auditorio constituido por profesores y trabajadores administrativos de esta casa superior de estudios.

El doctor Rogerio Dalló, Secretario General de la Confederación Latinoamericana de Cooperativas y Mutuales de Trabajadores – COLACOT-, presentó, además, en el claustro universitario, su libro “El proyecto histórico político de la economía social y solidaria. Apuntes y reflexiones desde lo nuestro”, que resume las experiencias en la construcción de una alternativa solidaria para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores.

Dalló, especializado en economías solidarias, destacó que en las situaciones de inseguridad que se presentan cíclicamente, la solidaridad en la economía, donde los trabajadores asumen el reto de construir cooperativas o mutuales, ayudan a mejorar la calidad de vida de sus familias.

Destacó que la economía social y solidaria se sustenta en 5 ejes estratégicos que son: el combate a la desigualdad, la dimensión ecológica, el modelo democrático, identidad y la incidencia en las políticas públicas.

Universidad y Cooperativa organizaron la conferencia

El Rector de la Universidad, doctor Roberto Mejía Alarcón destacó el trabajo del doctor Rogerio Dalló, de quien señaló que es uno de los más importantes promotores de la Economía de Solidaridad Social, la misma que viene dando buenos resultados en varios países del continente.

Indicó, además, que en las palabras de Dalló hay un mensaje solidario que no se debe desaprovechar. Y esto se da, en las cooperativas de ahorro y crédito de los trabajadores, donde los socios ganan intereses por sus ahorros más que en el sector financiero y reciben préstamos para solventar situaciones diversas, con menos intereses.

Pero, precisó, los intereses que pagan, pasan a formar parte de la capitalización de la cooperativa, que es a la vez, cooperativa de los propios trabajadores.

La conferencia fue organizada por la Universidad Jaime Bausate y Meza y la Cooperativa 21 de julio de trabajadores de la ANP y de la Universidad. El presidente de la cooperativa, Juan Camborda Ledesma le dio la bienvenida a nombre de los socios, destacando que este tipo de conferencias buscan crear una consciencia solidaria entre los trabajadores no docentes y los profesores de la universidad y fortalecer la Cooperativa.

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 1 de 116
Créditos: productionscerise