Matriz Histórica
Del Gremio De La Prensa
Jueves, 21 setiembre 2017
OFIP


Oficina de los Derechos Humanos del Periodista

El proyecto de la Oficina de los Derechos Humanos del Periodista (OFIP) comenzó a tomar cuerpo el 12 de diciembre de 1991. La violencia terrorista de un lado, el narcotráfico de otro, y la represión estatal, estaban afectado seriamente el trabajo de la prensa independiente.

El nacimiento de la OFIP, sin embargo, no fue nada fácil. En aquellos años la intolerancia, la soberbia y la prepotencia habían sentado sus reales Nadie se animaba, salvo algunos sectores de la prensa independiente, en hacer frente A LA DICTADURA

La ANP decidió entonces, cumplir con su deber gremial. El proyecto fue elevado ante las máximas instancias de la Federación Internacional de Periodistas y organismos como Pen International, Amnistía Internacional, Artículo 19, entre otras entidades defensoras de los derechos humanos y de la libertad de prensa.

La ANP comenzó a operar con mayor energía. Sus comunicados responsabilizaban al Gobierno, denunciado que los crímenes se quedaban en la impunidad. La respuesta del régimen fujimorista y de su órgano operativo manejado por Vladimiro Montesinos, también se hizo presente, con acciones intimidatorias contra los dirigentes. Pero estos rechazaron cualquier posibilidad de dar marcha atrás. Al contrario asumieron su labor con mayor decisión. Las detenciones a periodistas se multiplicaron.

Desde el 5 de abril de 1992, cuando el autogolpe del gobierno de Alberto Fujimori, el local de la ANP amaneció rodeado de tanques y efectivos militares, sus teléfonos intervenidos y los domicilios particulares de sus principales dirigentes vigilados.

En esta la lucha  la ANP sufrió la dolorosa pérdida de muchos de sus más esclarecidos dirigentes y colegas que compartieron luchas con nuestra institución en el interior del país, cuya lista de casos más emblemáticos anexamos.

A mediados de los 90, desplegó una acción en el ámbito internacional para hacer escuchar la voz de los periodistas libres en el Perú. Las respuestas de organizaciones internacionales como de Federación Nacional de Periodistas de Brasil (FENAJ), Federación Argentina de Trabajadores de la Prensa (FATPREN), Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuela (SNTP), Sindicato de Periodistas de Paraguay (SPP), Asociación de Periodistas de Uruguay (APU), Sindicato de Trabajadores de la Prensa de República Dominicana, Colegio de Periodistas de Chile, Federación Nacional de Periodistas de Ecuador (FENAPE), Sindicato de Periodistas de Haití, la Red de Intercambio para la Libertad de Expresión (IFEX), Comité de Protección del Periodista, con sede en Nueva York, Amnistía Internacional, Reporteros sin Fronteras, Human Rights Watch, el Centro Internacional para Periodistas, Pen International, Artículo 19, Wola, Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos y Freedom Forum, no se hicieron esperar.

La Defensoría del Pueblo, en su informe del año 2000, hizo público reconocimiento a ello, puntualizando en el libro "Situación de la Libertad de Expresión en el Perú", lo siguiente: "Una institución que cumple una función muy importante en la protección de periodistas es la Asociación Nacional de Periodistas. Esta organización gremial cuenta con representantes al interior del país que le permiten atender las denuncias sobre atentados contra periodistas, Además, realiza alertas ante situaciones de afectación a la libertad de expresión, las mismas que envía a instituciones internaciones de protección de periodistas, así como a autoridades nacionales".